Seleccionar página

Fuente: Kelly Sikkema/Unsplash

Puede parecer una exageración decir que todo fluye de la consulta, pero cuando se trata la depresión mayor, ese suele ser el caso.

Desde la perspectiva del médico, la consulta psiquiátrica es clave para recopilar la mayor cantidad de información posible a fin de diagnosticar el problema, determinar el mejor tratamiento y delinear lo que puede esperar sentir y cuándo durante el proceso de tratamiento.

Es tan esencial para el éxito final del tratamiento que existe un tomo de más de 800 páginas para profesionales dedicados al tema. (Se llama Entrevista psiquiátrica: el arte de comprender: una guía práctica para psiquiatras, psicólogos, consejeros, trabajadores sociales, enfermeras y otros profesionales de la salud mental por Shawn Christopher Shea, MD)

Sin embargo, si alguien me escuchara conversar con un nuevo paciente al comienzo de una sesión, podría sonar como si solo estuviéramos teniendo una conversación informal: «¿Cómo se siente?» «¿Cuánto tiempo te has estado sintiendo así?» «¿Alguien en tu familia ha sufrido de un problema similar?»

Pero no estoy simplemente disparando la brisa cuando hago estas preguntas a los pacientes. Estoy usando el procedimiento de diagnóstico probado con el tiempo que nos enseñaron en la escuela de medicina, que está tan enfocado con láser como una radiografía, un monitor de presión arterial, un estetoscopio o cualquier otro dispositivo de detección médica.

Es una herramienta de recopilación de información comúnmente conocida en la comunidad médica por el acrónimo SOAP de subjetivo, objetivo, evaluación y plan.

El proceso SOAP se divide en cuatro partes:

1. Subjetivo: Tú, como Experto

La clave de la consulta eres tú. Usted, el paciente, es el experto en cómo se siente. Tienes las pistas de lo que eventualmente será la resolución del misterio médico: tu diagnóstico. Cuanto más comparta sobre sus síntomas, cómo afectan su vida y su historial familiar, médico y de medicamentos, más fácil será para su proveedor de atención médica determinar su diagnóstico.

Mientras que algunas personas vienen a mi oficina deseosas de descargar sus sentimientos, otras son más reticentes y necesitan que se les anime. Prefiero recopilar la información yo mismo, pero el consultorio médico que visite puede requerir que los pacientes completen listas de verificación de síntomas y formularios médicos, de medicamentos y de antecedentes familiares antes de ver al médico.

Cualquiera que sea el formato de consulta que use su proveedor de atención médica, asegúrese de llevar a su cita notas sobre lo que le ha estado molestando y los resultados de exámenes de salud recientes, para que su médico tenga la información necesaria para determinar un diagnóstico preciso.

La depresión interrumpe el sueño, aumenta la pérdida de memoria y aumenta la ansiedad y nubla el pensamiento. Al anotar sus síntomas y preguntas antes de su visita médica y tomar notas durante la misma, se asegurará de cubrir lo que tiene en mente durante su cita médica y podrá regresar y volver a leer las recomendaciones del médico después de la misma.

2. Objetivo: el médico como observador

La parte objetiva de la consulta psiquiátrica comienza en el momento en que ingresa al consultorio de su médico, inicia sesión en una cita de telesalud o llama para programar una cita. Hay mucho que aprender al escuchar, mirar y ser sensible al estado de ánimo y la fisicalidad de alguien.

El tono de voz, la apariencia, la postura, el comportamiento, la actitud, la higiene, el arreglo personal, la expresión emocional, el ritmo y los patrones del habla, el contacto visual o la falta de contacto visual y los procesos de pensamiento contienen pistas sobre el estado mental de una persona.

La capacidad de juicio de un paciente, la comprensión de su condición y la empatía por los demás (que generalmente disminuye severamente en la depresión y apenas puede estar presente en la esquizofrenia) también son cualidades clave para observar. Si alguien tiene pensamientos o planes de suicidio o de dañar a otros, el médico tiene la obligación de actuar y puede comunicarse con un miembro de la familia o responder de alguna otra manera.

Su médico también puede solicitar que le envíe informes de su análisis de sangre y examen físico, ya que los hallazgos de laboratorio y las pruebas de detección pueden influir en el tratamiento elegido.

3. Evaluación: Diagnóstico de la depresión

Una vez que su proveedor de salud haya reunido toda la información relevante, es hora de una evaluación. Las personas a las que se les diagnostica depresión a menudo se sorprenden. El hecho es que la depresión es un nombre engañoso para una condición que tiene tantos síntomas variados y aparentemente no relacionados.

La depresión y la ansiedad están relacionadas, y muchas personas con depresión pueden encontrar su estado de ánimo más ansioso que deprimido. También hay un fuerte componente cognitivo en la depresión. Los pensamientos rumiantes dificultan la concentración y el enfoque. La resolución constructiva de problemas sufre. Las decisiones son difíciles de tomar.

La tendencia a ver todo bajo una luz negativa suele ser más prominente que la tristeza o la irritabilidad. Los pensamientos obsesivos, las preocupaciones, las ansiedades y los arrepentimientos no dejan lugar para creer que el alivio es posible. Un sentimiento de remordimiento por todo lo que ha hecho mal o no ha logrado y la sensación de que nada funcionará en el futuro son manifestaciones de un hiperenfoque en lo negativo.

Además de los síntomas cognitivos y del estado de ánimo, existen signos somáticos de depresión, que incluyen problemas para comer, dormir, interés sexual y dolores corporales. Cuando les explico a los pacientes que su constelación de síntomas me hace creer que están sufriendo de depresión, algunos se sorprenden.

«¿Qué quieres decir con que estoy deprimido? No lloro en todo el día. Solo estoy ansioso», es una respuesta típica.

Otra reacción común: «Por supuesto que estoy deprimido. ¿No lo estarías tú si tuvieras mis problemas?».

Con frecuencia, también hay alivio. Finalmente, mis pacientes entienden que los síntomas físicos, emocionales y cognitivos aparentemente no relacionados están ligados a una condición.

4. Plan: esbozar la ruta hacia la recuperación

Estar preparado para cómo se verá y se sentirá el camino hacia la recuperación puede ser sumamente útil para lograr un resultado exitoso del tratamiento. La depresión provoca ansiedad, y saber qué esperar y cuándo es clave para mantener la calma. Desafortunadamente, muchas personas comienzan a entrar en pánico si el tratamiento no comienza a funcionar de inmediato y dejan de tomar sus medicamentos antes de que surtan efecto.

La ansiedad se alivia cuando se establece un plan de tratamiento adecuado y tranquilizador. Después de una consulta psiquiátrica, debe sentir que se está embarcando en un viaje y que le han dado buenas instrucciones, que está preparado para las señales y los desvíos que pueda encontrar, y que se siente seguro de que llegará a donde quiere ir.

Si usted o alguien a quien ama está pensando en suicidarse, busque ayuda de inmediato. Para obtener ayuda las 24 horas del día, los 7 días de la semana, marque 988 para la Línea Nacional de Prevención del Suicidio, o comuníquese con la Línea de Texto de Crisis enviando un mensaje de texto con la palabra TALK al 741741. Para encontrar un terapeuta cerca de usted, visite el Directorio de Terapias de BlogDePsicología.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies