Seleccionar página

Fuente: Wikimedia Commons a través de Robert J. Fisch

Recuerdo que cuando era niño mis padres compartían vívidos recuerdos del asesinato de John F. Kennedy. Podían decirme dónde estaban y con quién estaban cuando se enteraron de que habían disparado al presidente.

En 1977 Roger Brown y James Kulik llamaron memorias como esta memoria flash. Argumentaron que los eventos traumáticos significativos se almacenan de una manera completa y vívida que captura el contexto, el evento y la respuesta emocional al mismo. La idea es que cuando sucede algo muy peligroso o emocional, puede que no haya tiempo para analizar exactamente lo que sucedió. Al almacenar un recuerdo vívido de la situación, la persona puede volver a examinarla más tarde y aprender de ella para evitar situaciones potencialmente peligrosas nuevamente en el futuro.

Desde la publicación de este influyente artículo, los psicólogos han cuestionado la veracidad de estos recuerdos. Brown y Kulik examinaron las características de los recuerdos de eventos pasados. Examinaron el asesinato de Martin Luther King en detalle, pero también recopilaron datos sobre otros intentos de asesinato y conmociones personales inesperadas del pasado.

La gente tiene mucha confianza en sus recuerdos flash. Sienten que se han conservado todos los detalles. Pero la investigación sobre la memoria sugiere que la confianza es engañosa. Estos estudios no permitieron a los investigadores evaluar la precisión de los recuerdos.

Desde entonces, cada vez que hay tragedias inesperadas, los psicólogos se han apresurado a obtener declaraciones de las personas sobre sus recuerdos inmediatos de los hechos y han tratado de darles seguimiento más tarde.

Un ejemplo fascinante de esta investigación fue publicado en un artículo en la edición de junio de 2015 de la revista Journal of Experimental Psychology: General por 17 autores que incluyen a varios investigadores líderes de la memoria. Estos investigadores enviaron nuestros registros de memoria inmediatamente después de los ataques aéreos del 11/9/01. Enviaron encuestas de seguimiento a los participantes después de 1, 3 y 10 años. Aunque tienen bastantes datos sobre las primeras encuestas, solo unas 200 personas completaron las 4 encuestas.

Aún así, los resultados son bastante interesantes. Todos los participantes de la encuesta todavía tenían recuerdos de cómo se enteraron del evento, con quién estaban, qué hicieron, qué sintieron, la primera persona con la que hablaron y lo que estaban haciendo. ‘Estaban haciendo antes de descubrir el ataque. Esto significa que todos los participantes de la encuesta tenían recuerdos que podrían denominarse memoria flash. En general, también tenían mucha confianza en la memoria.

A pesar de su dependencia de la memoria, cuando se compararon los detalles de sus recuerdos con la investigación inicial realizada dentro de los 10 días posteriores al 11 de septiembre, hubo inconsistencias significativas. Un año después del evento, solo alrededor de 2/3 de lo que la gente recordaba era correcto. Esta precisión no disminuyó mucho después, y 10 años después del 11 de septiembre, las personas todavía tenían alrededor del 60% de precisión.

Entonces, si bien los recuerdos flash no son como videos del evento, probablemente sean más precisos que los recuerdos de la mayoría de los eventos que tuvieron lugar hace 10 años.

La gente también tenía una memoria bastante buena para los principales eventos relacionados con el 11 de septiembre, como la cantidad de aviones involucrados y los lugares del accidente. Sus recuerdos de hechos más periféricos (como la ubicación del presidente Bush durante los ataques y las líneas aéreas de los aviones utilizados) fueron menos recordados. Las personas a menudo recordaban estos hechos más tarde si estaban expuestas a informes de los medios y películas que contenían esta información.

Otra faceta interesante de estos recuerdos es que si alguien agrega un detalle incorrecto en su memoria para el evento, es probable que esa información errónea se repita en relatos posteriores en lugar de corregirla. Esto sugiere que una de las razones por las que los recuerdos flash siguen siendo tan vívidos para las personas es porque se recuerdan con el tiempo. La información adicional que surge cuando alguien recuerda un recuerdo puede incorporarse a ese recuerdo más adelante.

Este estudio es parte de un creciente cuerpo de trabajo que sugiere que la experiencia de los recuerdos flash es real. Esto sucede tanto para eventos públicos impactantes (como el 11 de septiembre) como para eventos personales. Aunque los recuerdos son muy vívidos (lo que conduce a un sentimiento de confianza en que el recuerdo es correcto), existen inconsistencias significativas en los recuerdos de la mayoría de las personas.

Consulte mi nuevo libro Smart Change, así como mis libros Smart Thinking y Habits of Leadership.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies