Seleccionar página

Por Lei Zhang, Ph.D.; editado por Patricia Lockwood, Ph.D., y Jo Cutler, Ph.D.

No es ningún secreto que estamos influenciados por las preferencias de los que nos rodean. Lo que se ve en la televisión o incluso qué afirmaciones fácticas se deben creer pueden estar profundamente influenciados por lo que otras personas ven o creen. Este fenómeno, denominado influencia social, fue informado en las primeras investigaciones realizadas en la década de 1950 por el psicólogo social Solomon Asch.

Los ahora infames experimentos de Asch funcionaron de la siguiente manera: imagine que se ha inscrito en un experimento de psicología y se le pide que realice una prueba de visión en una habitación con otras personas. En la prueba, ve una tarjeta con una línea negra y tiene que elegir cuál de las tres líneas en una tarjeta separada tiene la misma longitud que la línea objetivo. Antes de revelar su respuesta, puede escuchar lo que eligieron las otras personas en la sala. Para empezar, todos eligen el mismo que tú, el que claramente es correcto. Luego, en la tercera ronda, todos los demás eligen por unanimidad una línea que está seguro de que es incorrecta. ¿Cómo respondes cuando es tu turno? Asch demostró que las personas estaban dispuestas a ignorar la realidad y dar una respuesta incorrecta cuando se ajustaba al resto del grupo.

Desde este primer trabajo, quedan varias preguntas. A menudo, no tomamos decisiones únicas, pero necesitamos aprender qué elegir con el tiempo, por lo que es importante comprender cómo la influencia social afecta el aprendizaje. Tampoco sabemos cómo las influencias sociales en el aprendizaje funcionan en el cerebro. Por ejemplo, no sabemos si aprender sobre lo que otras personas quieren se basa en las mismas áreas del cerebro o en áreas diferentes al aprendizaje basado en nuestras propias preferencias.

siguiendo a la multitud

Fuente: Vova Krasilnikov/Pexels

Medición de la influencia social en el cerebro

En un estudio reciente, del cual soy coautor, 185 voluntarios realizaron un experimento de toma de decisiones multijugador en grupos de cinco. Cada participante tuvo que hacer muchas elecciones entre dos imágenes abstractas, donde una era una mejor opción que la otra para ganar dinero.

Este tipo de experimentos han sido realizados por investigadores antes. Estudios previos que utilizaron este tipo de experimento han demostrado que las personas generalmente son muy buenas para aprender a elegir la mejor imagen para ganar más dinero. Este proceso parece depender del neurotransmisor dopamina, que está particularmente interesado en que los resultados sean mejores de lo que esperamos y, por lo tanto, realmente importante para el aprendizaje.

Sin embargo, en este nuevo experimento, hubo un giro. Después de decidir entre dos imágenes, las personas tenían la oportunidad de observar lo que habían seleccionado otras cuatro personas. Ahora tenían la oportunidad de cambiar de opinión. ¿Querían quedarse con la imagen que eligieron antes o querían cambiar su elección para copiar al grupo?

De hecho, qué imagen era la mejor para elegir cambió a lo largo del experimento sin que los participantes lo supieran. Al comienzo del experimento, uno de los dos símbolos devolvía dinero el 70 por ciento de las veces y, después de algunas rondas, cambió y solo dio dinero el 30 por ciento de las veces. Estos cambios se produjeron varias veces a lo largo del experimento. Este llamado paradigma de aprendizaje inverso creaba la suficiente incertidumbre para los voluntarios como para que siempre tuvieran que aprender y volver a aprender para ganar más dinero.

Descubrimos que las personas cambiaban con más frecuencia cuando se enfrentaban a opciones opuestas de los demás, pero, curiosamente, la segunda opción (después de considerar la información social) mejoró las opciones de las personas: si seguían a la multitud, ganaban más dinero. Los modelos matemáticos avanzados demostraron que, al aprender de los demás, las personas pueden realizar un seguimiento de lo bien que los demás estaban haciendo la tarea y usar esa información social para optimizar sus propias elecciones. En palabras simples, aprender de los demás fue muy útil.

Lo que también fue muy importante de este estudio fue que uno de los cinco participantes de cada grupo lo completó durante una resonancia magnética funcional (fMRI). Esta técnica de imágenes cerebrales nos permitió medir si las mismas o diferentes partes del cerebro estaban involucradas en el aprendizaje de la experiencia directa en comparación con el aprendizaje de la influencia social. Descubrimos que aprender de otras personas ocurría en la corteza cingulada anterior, una parte del cerebro que se ha demostrado que tiene neuronas individuales que prefieren responder a las recompensas de otras personas, e incluso en monos. Al aprender sin ninguna influencia social, estaba involucrada una parte diferente del cerebro, la corteza prefrontal ventromedial.

Juntos, estos hallazgos mostraron que cuando las situaciones son cambiantes e inciertas, aprender de los demás puede ser una estrategia útil.

¿Es siempre bueno el aprendizaje social?

Comprender cuándo y cómo es beneficioso aprender de los demás se vuelve particularmente importante a medida que tratamos de abordar los desafíos globales. Un área importante es el papel de la influencia social en la polarización política. Un estudio reciente descubrió que, en lugar de que las personas siempre se vean influenciadas para estar de acuerdo con las opiniones políticas de los demás, aquellos que tenían opiniones extremas mantendrían su propia opinión con más fuerza si se encontraran con opiniones opuestas en las redes sociales. Esto sugiere que, si bien la influencia social suele ser la norma, y ​​a menudo somos influenciados para ser más como quienes nos rodean, en algunos contextos puede ocurrir lo contrario y nos volvemos más diferentes de los demás.

Otra pregunta importante es cómo podemos buscar las opiniones de otras personas en primer lugar. Los estudios han demostrado que tenemos un sesgo para buscar información si es positiva. Todavía no sabemos cómo podría funcionar esto cuando la información es sobre otras personas, lo cual es una pregunta importante para futuras investigaciones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies