Seleccionar página

Le pasa a todo el mundo. Ha sido invitado a cenar y tomar algo con compañeros de trabajo (los compañeros de trabajo divertidos, no los molestos). Pero en cambio, decides quedarte en la oficina para trabajar más. Por supuesto, no puede evitar preguntarse: ¿qué es exactamente lo que se está perdiendo? ¿Cuánto se divierten sin ti allí? ¿Habrá alguna broma dentro de la que ya no seas consciente?

El sentimiento omnipresente siempre ha estado ahí. Sin embargo, ahora tenemos una nomenclatura formal para describir el ‘miedo a perderse algo’, o como todos hemos aprendido: FOMO.

Esto es particularmente frecuente entre los adultos jóvenes de la sociedad occidental. Y si siempre ha existido el miedo a perderse, la explosión de las redes sociales ha lanzado de cabeza a nuestros jóvenes a la experiencia FOMO. Ahora tenemos la capacidad (o la maldición) de ver fácilmente lo que todos nuestros compañeros están haciendo todo el tiempo. En realidad, no hay forma de escapar.

En un estudio reciente publicado en Motivation and Emotion, científicos de la Universidad de Carleton y McGill examinaron la base socio-psicológica de FOMO. Querían ver cómo esto afectaba a los estudiantes universitarios de primer año, prediciendo que estaría asociado con una serie de resultados negativos relacionados con el estrés y la emocionalidad negativa. Además, los científicos predijeron que los estudiantes que se sometieron a FOMO tendrían más probabilidades de no dormir y experimentar más fatiga.

¿Cómo experimentaron los investigadores

Su primer estudio fue un trazado del terreno para comprender mejor FOMO. Principalmente, el investigador quería saber en qué días ocurrió principalmente el FOMO, con qué frecuencia fueron las experiencias y qué salió de la experiencia del FOMO. También querían saber si la frecuencia de las experiencias FOMO estaba relacionada con los rasgos de personalidad de los Cinco Grandes: apertura, conciencia, extroversión, amabilidad y neuroticismo.

Por ejemplo, los estudiantes universitarios de primer año con teléfonos inteligentes completaron un diario durante 7 días. Recibieron cinco alertas a lo largo del día con un enlace a una encuesta, que les preguntó sobre sus experiencias actuales. Al final del semestre, se pidió a los estudiantes que completaran un cuestionario en línea centrado en el bienestar y la satisfacción con la vida.

Los resultados de este estudio mostraron que FOMO estuvo presente para los participantes durante todo el día, pero especialmente más tarde en el día y hacia el final de la semana (TGIF, ¿verdad?).

Las personas cuyos comportamientos se parecían más a las obligaciones personales, incluida la escuela o el trabajo, tenían más probabilidades de informar un mayor FOMO. También se asoció con resultados negativos previstos, como fatiga, estrés, problemas para dormir y síntomas psicosomáticos. Curiosamente, cuando se trata de descubrimientos de personalidad, FOMO no fue predicho por el neuroticismo o la extraversión. Todos lo sienten, independientemente del temperamento.

Un segundo estudio de seguimiento

Los resultados claramente justificaron un estudio de seguimiento. Ahora el equipo estaba interesado en ver qué papel desempeñaban las redes sociales. Querían saber si las experiencias de FOMO estaban específicamente relacionadas con el uso de las redes sociales. También hicieron el argumento de la terquedad de FOMO – para mostrar que sucede todo el tiempo, incluso cuando la experiencia que hace que una persona «eche de menos» es una experiencia que en sí misma es divertida e interesante.

Para este segundo estudio, los investigadores crearon un escenario en el que se pidió a los participantes que leyeran una actividad que una persona había planeado hacer esa noche, además de una actividad alternativa. En el escenario imaginado, la gente siempre eligió la actividad planificada. Aquí, contrastaron las características de la actividad elegida versus la actividad planificada. En un caso, las actividades alternativas fueron sociales o no. Y en el otro caso, la persona imaginaba que se le «recordaba» otra actividad social (una fiesta) a través de un amigo o una notificación en las redes sociales.

Como era de esperar, FOMO fue un sentimiento comúnmente reportado, que creó emociones negativas y sentimientos de distracción. Además de eso, los resultados mostraron que FOMO se sintió independientemente de cómo la persona descubrió la actividad social alternativa que se estaba perdiendo. Escucharlo de un amigo en las redes sociales produjo la misma cantidad de FOMO. Y finalmente, también se sintió incluso cuando la actividad elegida fue placentera (social).

¿Cómo me deshago de FOMO, si lo hay?

En general, este es un primer paso en la ciencia que intenta descubrir la base socio-psicológica de FOMO. Siguiente paso: averigüe si hay formas de revertir o mitigar los efectos negativos de FOMO. Puede imaginarse que podrían existir técnicas de intervención que podrían dotar a una persona de ciertos recursos regulatorios para luchar contra el FOMO. Podría ser un cambio en el control de la atención: enfóquese menos en las pérdidas potenciales debido al retiro y enfóquese más en las ganancias inmediatas de lo que se está haciendo en el presente.

Seguro. Es más fácil decirlo que hacerlo.

Pero hasta que llegue la solución perfecta, mientras tanto, tenga la seguridad de saber que FOMO disminuye con la edad. Así que no hay necesidad de temer este próximo cumpleaños.

Soy especialista en ciencias del comportamiento y coach de rendimiento. Puede encontrar más de mi trabajo que cubre la base psicológica del rendimiento mental máximo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies