Seleccionar página

Las intervenciones por drogas y alcohol, en las que los familiares empujan a un adicto hacia el tratamiento, se han vuelto tan populares que todo un programa, Intervención, narra la vida de las personas que se someten a procedimientos y tratamiento continuo. Si bien las intervenciones pueden ayudar a las personas a recibir tratamiento, también pueden socavar las relaciones, lo que podría empeorar a un adicto. Si un procedimiento es apropiado para su ser querido depende de varios factores, y no hay forma de predecir con 100% de precisión lo que sucederá durante un procedimiento.

¿Qué es una intervención?

Una intervención utiliza la presión de los compañeros para alentar a un adicto a admitir su problema y luego buscar el tratamiento adecuado. Durante el procedimiento, se reúne un grupo de amigos cercanos y familiares, y la reunión suele ser una sorpresa para el adicto. Cada miembro del grupo describe las formas en que han sido lastimados por la adicción del adicto, le ruega al adicto que lo trate y luego enumera las consecuencias de no buscar tratamiento. Por ejemplo, una mujer podría describir las formas en que la adicción de su esposo daña a sus hijos y su matrimonio, y luego decir que dejará el hogar familiar si su cónyuge no busca tratamiento.

Las intervenciones tienen una carga emocional y los miembros de la familia se esfuerzan por ser específicos sobre las peores consecuencias del abuso de drogas y alcohol. En lugar de simplemente decir que el abuso es dañino, los miembros del grupo pueden detallar los tipos específicos de sufrimiento que han experimentado en un esfuerzo por ayudar al adicto a ver los efectos profundos de su comportamiento.

Las intervenciones a menudo, pero no siempre, son supervisadas por un profesional de la salud mental o un intervencionista que dirige la intervención. Si el adicto acepta someterse a tratamiento, por lo general irá a tratamiento poco después del procedimiento. Los drogadictos que se niegan al tratamiento pueden esperar sufrir las consecuencias descritas por sus seres queridos; El objetivo de este enfoque es hacer que la búsqueda de tratamiento parezca la opción más obvia, fácil y gratificante.

¿Están funcionando las intervenciones?

Hay pocos datos disponibles sobre la efectividad de las intervenciones, posiblemente porque la efectividad es difícil de definir. Es más probable que los drogadictos busquen tratamiento cuando se someten a una intervención, pero las intervenciones no afectan el resultado del tratamiento en sí. Si un adicto busca tratamiento sin estar completamente comprometido con una vida de sobriedad, como algunos podrían hacer en respuesta a la abrumadora presión de grupo de una intervención, es menos probable que mejore.

En general, la intervención es un esfuerzo de último recurso para un adicto que constantemente ha rechazado el tratamiento o se ha salido del vagón de la sobriedad. Como resultado, la mayoría de las personas que se someten a intervenciones ya están profundamente arraigadas en sus adicciones. Pero cuando los adictos a las drogas tienen un fuerte apoyo social y tienen acceso a un buen tratamiento, es más probable que mejoren; una intervención puede servir como punto de encuentro para una familia dedicada a ayudar a un ser querido a lograr el bienestar.

Riesgos de las intervenciones

Las intervenciones no plantean riesgos graves para la salud o psicológicos y no agravarán directamente la adicción. En cambio, el principal riesgo que plantean las intervenciones es una interrupción en su relación con el adicto. Algunos adictos reaccionan a las intervenciones con ira, y salen antes de que se complete el proceso. En otros casos, el adicto puede rechazar el tratamiento, lo que le obligará a seguir adelante con las amenazas que ha hecho. Especialmente para los familiares y amigos que están acostumbrados a empoderar, proteger o dar dinero al adicto, este cambio en la relación puede ser doloroso.

Cómo hacer que una intervención sea más efectiva

Un profesional de la salud mental o un intervencionista certificado puede guiarlo a través del proceso de su intervención, y el asesoramiento profesional puede ayudar a aliviar las tensiones y aumentar las posibilidades de éxito. Al final del día, no se puede obligar a alguien que no quiere ayuda a buscarla. Sin embargo, la planificación avanzada y el cumplimiento de su plan pueden mejorar sus posibilidades de éxito. Estos pasos pueden ayudar:

  • No programe una intervención cuando es probable que el adicto esté drogado o estresado. Si el adicto tiene que ir a trabajar, ha tenido una ruptura recientemente o está distraído o abrumado, tendrá dificultades para escuchar.
  • No grites ni avergüences al adicto. La intervención no es el lugar para los viajes de culpa. En cambio, su trabajo es ayudar al adicto a ver cómo la adicción ha lastimado a las personas que ama. El adicto no debe sentirse como una persona mala o avergonzada. Haga una distinción clara entre el adicto y su enfermedad.
  • Sea lo más específico posible al detallar los efectos de la adicción del adicto en usted. No digas simplemente: “Tu adicción está dañando nuestro matrimonio. En su lugar, diga: “Tu adicción te ha hecho quemar todos nuestros ahorros e ignorar a nuestros hijos. «
  • Mantenga sus palabras breves y al grano. Una perorata larga puede resultar abrumadora. Trate de escribir lo que planea decir con anticipación, luego limítese a cinco minutos o menos.
  • Diseña un plan de tratamiento específico. Pedirle tratamiento a un adicto puede ser abrumador si aún no lo ha programado. Asegúrese de que el seguro de adicción a las drogas pague el programa y que tenga una vacante. También querrá asegurarse de que el programa coincida con los valores del adicto. Un programa basado en el modelo de 12 pasos, que se refiere a un poder superior, no se adaptará a un ateo estridente, por ejemplo. Si el adicto quiere recurrir a programas distintos al que usted ha elegido, confíe en su palabra y ofrézcase a ayudarlo a encontrar un programa alternativo.
  • Controle sus consecuencias. Si prometes dejar de darle dinero al adicto y darle dinero unos días después, le enseñas que tus amenazas son vacías y sin sentido. Una intervención es un acto de último recurso, por lo que deberá asegurarse de estar preparado, emocionalmente y de otro modo, para cambiar fundamentalmente su relación con el adicto una vez que finalice la intervención.

Una intervención puede ser emocionalmente agotadora e incluso un poco aterradora, pero a menudo es lo único que funciona para convencer a los adictos de que busquen ayuda. Para ayudarlo a encontrar un intervencionista en su área, visite el sitio web de la Asociación de Especialistas en Intervención.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies