Seleccionar página

La resiliencia es nuestra capacidad para recuperarnos y recuperarnos de un contratiempo o una experiencia desafiante. Es como nos quitamos el polvo y nos levantamos en lugar de rendirnos cuando caemos. Gran parte del trabajo sobre la resiliencia se centra en el desafío, la dificultad o el evento que desencadenó una crisis. Sin embargo, podemos practicar la resiliencia todos los días mediante las pequeñas decisiones que tomamos que nos preparan para hacer lo extraordinario. La resiliencia está ahí, dentro de nosotros, solo necesita ser reconocida y cultivada. Cuando desarrollamos nuestra resiliencia, hay algunos factores clave que nos ayudan a recuperarnos y fortalecernos a través de la dificultad, y uno de esos factores es el humor.

El humor puede honrar la importante capacidad de no tomarse uno mismo demasiado en serio, pero también puede tener espacio para la compasión, la diversión, la alegría y la ternura a pesar de los factores estresantes, las heridas y el dolor que todos experimentamos.

Cuando se trata de duelo, pérdida, dolor e incluso factores estresantes diarios, las personas tienden a pensar que no hay lugar para el humor. Sin embargo, es parte de nuestra condición humana y juega un papel importante en la resiliencia. Los beneficios del humor se extienden no solo psicológicamente, sino también físicamente. El humor es una herramienta vital que puede ayudarnos a ganar perspectiva incluso en los momentos más oscuros. En su libro El hombre en busca de sentido, el neurólogo, psiquiatra y sobreviviente del Holocausto Victor Frankl dijo: “El humor, más que cualquier otra cosa en la composición humana, puede permitirse la indiferencia y la capacidad de superar cualquier situación, aunque solo sea por unos pocos segundos.»

El humor en este contexto es inclusivo y amplio. El humor es una constelación de alegría, juego, no tomarse uno mismo demasiado en serio, ver la belleza, tener un sentido de asombro y asombro, y tener su ingenio sobre uno mismo. Puede surgir cuando estás desesperado y eliges reírte a carcajadas de lo absurdo de la vida.

Mujeres sonriendo en un campo de girasoles.

Fuente: Courtney Cook/Unsplash

El objetivo del humor es quitarte el peso de los hombros y ablandar tu corazón. Afortunadamente, hay muchas maneras de incorporar el humor en nuestra vida diaria.

La risa es el analgésico natural del cuerpo, lo que permite que el cuerpo libere endorfinas. La risa también tiene otros beneficios documentados. A corto plazo, activa y libera su respuesta al estrés y alivia la tensión acumulada. A largo plazo, la investigación sugiere que la risa mejora nuestro sistema inmunológico, alivia el dolor en el momento y aumenta nuestro umbral del dolor.

¿Cómo nos reímos más? Establece la intención de buscarlo. Busque medios que lo hagan reír: películas, programas, videos, libros o memes. Pasa tiempo con un colega, amigo o familiar que te haga reír. Los momentos de risas y alegría compartidas pueden traer una sensación de comodidad y cercanía. Sin embargo, asegúrese de que la risa que está buscando no sea a expensas de otra persona o un animal.

Otra forma de incorporar el humor es a través del juego. Si bien muchos de nosotros dejamos de jugar en la edad adulta, es un acto que ayuda a alimentar la creatividad, la imaginación y la resolución de problemas. El juego no tiene que estar estructurado y organizado; puede ser no planificado y un poco desordenado. El juego también puede ser un estado mental que implica permanecer curioso, abierto y aventurero. Podemos incorporar el juego en casa a través de hobbies, con niños o animales, o cualquier cosa que nutra nuestro lado lúdico. En el trabajo, podemos brindar un espacio para jugar al permitir tiempo para la curiosidad o la lluvia de ideas. Las empresas a menudo ahora brindan oportunidades para jugar en su espacio de trabajo, ya que la investigación ha sugerido que jugar en el trabajo aumenta la productividad y la creatividad.

Una sugerencia final para incorporar el humor es notar momentos de asombro y asombro. Esta vía es particularmente útil para aquellos que no se consideran del tipo risueño o juguetón. Para encontrar asombro y asombro, piensa en momentos en los que algo te dejó sin aliento o en un momento en el que te detuviste para asimilarlo todo. En su libro A Year of Kindness, la investigadora Pamela Paresky explica que el asombro y el asombro son importantes para nuestras prácticas diarias de bienestar. El asombro y la maravilla nos ayudan a mantenernos humildes y curiosos, y a dar un paso atrás cuando sea necesario.

El humor nos brinda breves momentos de alivio de la seriedad y responsabilidades de la vida diaria. Ser resiliente incluye tener la fuerza para ver el humor en nuestras circunstancias y no tomarnos a nosotros mismos tan en serio. A veces, es importante respirar hondo o reírse y saber que todo estará bien.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies