Seleccionar página

Se corrió la voz: estar “elegantemente tarde” ya no está de moda.

En 2022, las personas llegan a tiempo a los eventos sociales, en comparación con llegar tarde de 15 a 20 minutos según la moda en 2019. Un artículo reciente del New York Times (Rosman 2022) discutió este fenómeno y sugirió que se debe a COVID-19 y la falta de contacto humano que experimentamos durante la pandemia.

Las personas llegan a tiempo porque anhelan las interacciones humanas y están emocionadas de reunirse con otros mientras aún está permitido. Las personas también llegan a tiempo al trabajo porque se acostumbraron a trabajar desde casa y quieren minimizar su tiempo de oficina, simplemente «haz el trabajo y vete a casa», lo que hace que las personas sean más eficientes en su desempeño laboral. Por más convincentes que puedan ser estas explicaciones, encontré que estas explicaciones son demasiado simplistas.

Como investigador del comportamiento del consumidor cuya investigación se centra en el tiempo y el estilo de programación, «llegar a tiempo» no es un objetivo que la gente pueda decidir. Todos tenemos una tendencia natural inherente que llevamos desde una edad temprana que sigue un tiempo de reloj, donde de hecho confiamos en el reloj para decidir cuándo y dónde estar y por cuánto tiempo, o un evento de tiempo, donde decidimos cuándo y dónde estar, en base a lo que nos dice nuestro sentido interno.

Creación del entorno de reloj-temporizador

Fuente: andrey grushnikov/Pexels

Históricamente, los humanos funcionaban principalmente en tiempo de eventos por defecto hasta el uso de relojes de sol en la antigüedad. Si bien las señales temporales externas obviamente estaban presentes antes de los relojes de sol (por ejemplo, la salida o puesta del sol, el paso de las estaciones), es el advenimiento de los relojes de sol y el rápido progreso tecnológico lo que permitió dividir el tiempo en unidades cada vez más precisas (horas, minutos, segundos).

La popularidad del reloj estaba íntimamente relacionada con la necesidad de coordinación para maximizar la eficiencia económica y promover el progreso tecnológico. En las sociedades industrializadas, la popularidad del reloj culminó con el taylorismo y su defensa de una «mejor manera» de lograr el máximo rendimiento en una tarea definiendo la cantidad óptima de tiempo que se debe dedicar a ella.

Desde entonces, décadas de investigación económica han defendido la hora del reloj como la forma óptima de organizar actividades en las sociedades industriales modernas.

Sin embargo, cabe señalar que no todas las sociedades han adoptado por igual la hora del reloj: investigaciones anteriores muestran diferencias culturales en el grado de confianza en la hora del reloj (p. ej., Suiza, Alemania, EE. UU.) frente a la hora de los eventos (p. ej., Brasil, Ecuador; Levine, 1997). Anclarse en el reloj para programar actividades todavía se siente poco natural para gran parte del mundo de hoy (Levine, 1997).

Confiar en el reloj para obtener el control

Entonces, ¿qué lleva a la gente a adoptar la hora del reloj frente a la hora del evento? Investigaciones recientes sugieren que, además de la influencia cultural, el estilo de programación de una persona puede estar relacionado con la autorregulación: las personas que trabajan en el tiempo del reloj se preocupan por la eficiencia cuando atienden las tareas planificadas (se enfocan en hacer las cosas), mientras que las personas que trabajan en el tiempo del evento se preocupan por la eficiencia. con efectividad—se enfocan en hacer las cosas bien (Avnet & Sellier 2011).

Además de estos objetivos (ser eficiente versus ser perfecto), estos estilos de programación representan formas distintas de administrar el control y el bienestar personal (Sellier & Avnet 2019). Dado que la programación consiste en un plan para que ocurra un evento en un punto particular, un propósito fundamental de la programación de actividades es controlar cuándo y dónde se llevarán a cabo estas actividades. Por lo tanto, la adopción de tiempo de reloj versus tiempo de evento también puede reflejar diferentes expresiones y grados de control.

¿De qué tipo de control estamos hablando? Para un estilo de programación, el reloj (una señal externa) controla los eventos planeados, mientras que para el otro, el individuo controla los eventos planeados (basado en el sentido del individuo, una señal interna).

La confianza en una ubicación externa versus una ubicación interna de la indicación de tiempo utilizada para programar actividades va de la mano con la ubicación de control de las personas, es decir, su “lugar” de control. En particular, la investigación encontró que la adopción de la hora del reloj o la hora del evento refleja diferentes grados en los que las personas creen que controlan el entorno (Sellier & Avnet 2014).

Las personas que confían en la hora del reloj se rinden a los dictados del reloj. Como resultado, es más probable que perciban que el entorno está controlado por una fuerza externa: el azar, el destino u otros poderosos (Levenson, 1973).

Por el contrario, las personas que confían en el tiempo del evento comienzan y finalizan las tareas programadas en función de su evaluación de la finalización de la tarea. De ello se deduce que es probable que perciban que las cosas están sucediendo debido a sus acciones. En resumen, el estilo de programación está íntimamente entrelazado con la percepción de los individuos sobre su nivel de control sobre su entorno social.

Fuente: Bárbara Olsen/Pexels

Fuente: Bárbara Olsen/Pexels

siguiendo el reloj

Esto nos lleva de nuevo a por qué de repente más personas llegan a tiempo en comparación con la era anterior a la pandemia.

Parte de este comportamiento puede explicarse por el hecho de que la pandemia creó en nosotros un reconocimiento de que la vida es inesperada y ocasionalmente aleatoria. Muchas personas se dan cuenta de que han perdido el control sobre sus vidas. Las cosas que antes creían seguras ya no lo eran.

Esa sensación de caos hace que las personas quieran captar conceptos e ideas que creen que pueden controlar. Usando el reloj, una señal externa provoca una falsa sensación de organización y orden.

Los que eran reloj-cronómetros antes de la pandemia se vieron menos afectados por este caos que los eventos-cronómetros, pues ya funcionaban en un mundo rendido al reloj. Pero los temporizadores de eventos, que siempre organizaron su mundo en función de su sentido interno, de repente perdieron esa habilidad. Su solución es aferrarse a lo que parece estable, que es el tiempo.

Una pequeña paradoja en el sentido de que, debido a una pérdida del sentido del control, permitimos que una señal externa nos controle. Pero esta señal nos da lo que hace una autoridad superior, una sensación de estabilidad y organización.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies