Cómo hacer frente a la pérdida de tu perro

Cómo hacer frente a la pérdida de tu perro

Perder a un perro o cualquier otra mascota, es un proceso que puede llegar a ser realmente duro para la persona que lo sufre, ya que para muchas personas estos son una parte muy importante de su vida y son considerados un miembro más de la familia. Diferentes estudios indican que el 30% de los dueños sienten el dolor por la pérdida de su perro durante seis o más meses, mientras que para un 12% de las personas el suceso llega a ser realmente traumático en sus vidas.

A la hora de afrontar el duelo por la pérdida de un perro influye en gran medida la forma en la que se ha perdido a la mascota, es decir, si ha sido a causa de la edad, por un accidente o por la necesidad de sacrificarlas a causa de una enfermedad, si bien en todos los casos se trata de un proceso muy doloroso.

Sacrificar a un perro es muy doloroso, ya que más allá del dolor que supone perder a la mascota, existe un sentimiento de culpa por tomar ese tipo de decisiones, lo que se suma a los momentos de gran angustia que se deben presenciar. Por su parte, cuando el fallecimiento de la mascota se debe a una acción repentina, como puede ser un atropello, al no haber una preparación para esta situación, los dueños acostumbran a quedarse en “shock”.

Por otro lado hay que tener en cuenta que cuando el perro o mascota muere en el propio hogar, esto tiene efectos positivos, ya que la mascota en cuestión se encuentra en un lugar que conoce y que le resulta familiar por que es donde recibe el cariño de sus dueños, además de tener la oportunidad de despedirte de él. Sin embargo, esto lleva a los dueños a una situación complicada, en la que deben decidir si se quieren enfrentar a esta situación o si, por el contrario, prefieren no ver cómo su mejor amigo peludo se va y prefieren que sea otra persona la que resuelva esta cuestión, principalmente por que supone un gran golpe emocional que no se está en disposición de asumir.

Cómo hacer frente a la pérdida de tu perro

Muchas de las personas que han tenido una mascota, principalmente en aquellos casos en los que ha habido una gran unión con ella, son conocedores de que la pérdida de la misma puede llegar a ser similar a la pérdida de un amigo o un familiar, ya que lleva asociado un gran duelo cargado de dolor por la gran compañía y fidelidad que los perros y otras mascotas acostumbran a dar a sus dueños, habiendo un nexo de unión entre ambos realmente especial. Ese vínculo y el sentimiento existente entre ambas partes hace que llegue a ser muy doloroso desprenderse de él para siempre.

Según los expertos, es precisamente el vínculo existente entre el dueño y el perro que puede llegar a afectar tanto a la salud mental como a la física, ya que la reacción al duelo por la pérdida de una mascota se compara al experimentado al fallecer un miembro de la familia. De hecho, hoy en día hay muchas personas que aunque abogan por no tener hijos, sí tienen relaciones en algún punto comparable con sus mascotas, a las que cuidan y con las que pasan una gran parte de su tiempo cada día.

Por todo ello, la muerte de un perro, gato o cualquier otra mascota puede ser uno de los momentos más difíciles en la vida de una persona, aunque a nivel social no se reconoce como con un impacto emocional similar a la pérdida de un ser humano, ya que para aquellas personas que no han tenido mascotas o no les profesan tanto cariño, puede haber una clara falta de sensibilidad hacia este tipo de situaciones.

Cómo hacer frente a la pérdida de tu perro

Cómo hacer frente a la pérdida de tu perro

Teniendo claro todo lo anterior y la importancia que puede tener un perro para una persona, hay que tener en cuenta que hay varias fases por las que pasar para afrontar el duelo por su pérdida, unas fases similares a las que tienen lugar cuando muere una persona, y que son las siguientes:

Negación

En esta primera fase la persona no es capaz de afrontar aún el duelo, siendo beneficioso para empezar a tratar el mismo el guardar o deshacerse de los juguetes u objetos de la mascota, además de ser aconsejable ocupar la mente en otro tipo de actividades y tareas, lo que te ayudará a no estar pensando de forma constante en la pérdida.

Expresión de emociones

En la segunda fase llega el momento de la melancolía, la tristeza, la rabia…, siendo aconsejable llevar a cabo un ritual para despedirle y no tener miedo a llorar y a expresar los sentimientos que se puedan sentir y tener en esos momentos, debiendo ser capaz de desahogarse y echar fuera del interior todo lo que haga falta  para ayudar a sentirse mejor.Cómo hacer frente a la pérdida de tu perroReconstrucción

En esta tercera fase es cuando la persona se da cuenta del vacío que deja el animal y que debido a ello se rompen muchas rutinas diarias que antes pasaban desapercibidas porque ya eran algo del día a día, como sacar al perro a pasear, jugar con él…., por lo que es el momento de empezar a crear nuevas rutinas en las que ocupar el tiempo y la mente.

Relacionarse con el recuerdo

Para finalizar, en la última fase es el momento de relacionarse con el recuerdo de la mascota fallecida de otra forma, de una manera más segura, haciendo que aunque en tu interior siempre permanezca el cariño que se sentía y siente por el perro o la mascota, se sepa continuar adelante en la vida.

Estas son las fases habituales para un proceso de duelo, teniendo en cuenta que no todas las personas tarda el mismo tiempo en recuperarse de la pérdida de un perro, al igual que ocurre lo mismo con las personas, siendo algunas las que prefieren adoptar a otro compañero y quienes prefieren pasar un tiempo sin tener una nueva mascota.

Enviar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies