Cómo hacer frente al agotamiento de la relación con tu jefe

Cómo hacer frente al agotamiento de la relación con tu jefe

Hay personas que no logran conseguir la satisfacción total en su trabajo, un problema que en muchas ocasiones no viene determinado por el propio trabajo en sí, si no por las dificultades que las personas se encuentran por parte de sus propios jefes, compañeros o clientes. En ocasiones, estos hacen que se origine un mayor grado de estrés en el trabajo y teniendo en cuenta que el trabajo ocupa una gran parte de nuestra vida, esto acaba repercutiendo negativamente a todos los niveles.

La relación con un jefe puede llegar a ser realmente agotadora y suponer un gran problema para el normal desarrollo de la vida diaria. Para poder hacer frente a la misma, es importante que tengas en cuenta una serie de aspectos y circunstancias que te vamos a detallar a lo largo del presente artículo. De esta manera sabrás cómo hacer frente al agotamiento de la relación con tu jefe y el resto de compañeros.

Sé capaz de dominarte

Si tienes un jefe que parece que te ignora, si ves que un compañero hace lo propio o que un cliente se queja de forma constante, es probable que entiendas este tipo de situaciones. Independientemente de quién sea la persona que te esté produciendo un agotamiento mental y te haga frustrarte a la hora de ir al trabajo, tienes que es saber que es más sencillo que logres cambiar tu mismo que esperar a que lo hagan el resto de personas que te rodean.

Evalúa cómo es un día en tu puesto de trabajo

Cuando vayas a tu trabajo, empieza por analizar constantemente cómo es tu día de trabajo, analizando los momentos que vives y detecta quiénes son los responsables de que acabes tu día laboral con una sensación de agotamiento, enfado o incluso tristeza.

Mira hacia tu interior

Cuando una persona hace algo que nos resulta molesto, es habitual que tengamos reacciones automáticas, las cuales no podemos controlar y que se trata de impulsos del momento, unas reacciones que hacen que habitualmente provocan choques con otras personas y que hagan que te vayas enfadado a tu casa. Sé capaz de identificar la forma en la que reaccionas cuando te sientes atacado por otra persona.

 

Establece límites

Es importante conocer hasta dónde puede llegar tu paciencia, estableciendo así tus propios límites. Estos serán acordes a tu personalidad y tus valores, así como la propia tolerancia que tiene cada persona. Una vez que conozcas tus límites, deberás trabajar por que nadie sea capaz de traspasarlos.

Aceptación

Debes empezar a aceptar determinadas situaciones que son parte de tu vida diaria. Toda rutina de trabajo se encuentra formada por momentos buenos y por otro malos, que son obstáculos que, por mucho que quieras, no podrás evitar, como puede ser reunirte con un cliente que siempre se queja o con un superior que no trata a sus empleados de forma correcta.

Trata de respirar profundamente en estos casos, no permitas que la otra persona supere tus límites y sé capaz de controlar tus impulsos.

Identifica cada momento

Una vez que empieces a afrontar las relaciones negativas en base a los puntos que hemos detallado con anterioridad, irás siendo capaz de identificar cuando puede darse cada momento y aprender a conocer los síntomas que te podrán determinar si estás haciendo o no lo correcto.

Existen diferentes síntomas que notarás si no estás haciendo las cosas bien y sigues frustrado en el trabajo:

  • Síntomas físicos: Rigidez en el cuelo, acaloramiento, dolor de espalda, insomnio, dientes apretados..
  • Síntomas mentales: Distracciones recurrentes, pensamientos de carácter obsesivo, ideas violentas…
  • Síntomas emocionales: Ansiedad, pánico, desesperación, broncas…

Si consigues analizar todas estas molestias que puedas sufrir, estarás en mejor disposición de poder identificar cual es el origen de las mismas y luego trabajar para así tratar de superarlas.

Cómo liberarte de esas relaciones

Cuando una persona que trabaja con nosotros, ya sea un jefe u otra persona, tiene una mala actitud hacia nosotros es habitual que nos podamos sentir mal, sintiendo emociones que incluso nos puedan bloquear en nuestro día a día, el cual condicionan. La clave para ello es liberarse de las actitudes de esas personas, lo cual puedes conseguir con estos pasos:

  1. Físicamente: Lo primero que debes hacer para liberarte desde el punto de vista físico es respirar profundamente, tratar así de relajarte y liberarte de tu enfado y volver a prestar atención a aquello en lo que estás trabajando. Para ello concéntrate en tu respiración y deja salir de forma lenta los sentimientos negativos.
  2. Mentalmente: Analiza la situación que estás viviendo a nivel mental, de la forma más rápida, preguntándote acerca de lo que está ocurrido y qué puedes hacer para evitar sentirte mal. Es importante preguntarse a uno mismo para así conocer profundamente la situación y la manera de afrontar en las mejores condiciones.
  3. Verbalmente: Debes buscar la manera correcta de poder entablar una conversación para tratar de resolver el problema y tratar de solucionar ese momento incomodo que puedas sufrir. Trata de buscar las palabras adecuadas para establecer un límite que sea firme pero que no perjudique a tu trabajo, buscando ser directo y claro pero no irrespetuoso.
  4. Herramientas de trabajo: Para comunicarte con tus jefes y compañeros, puedes utilizar herramientas de trabajo para hacerlo, siendo las más utilizadas en la actualidad el correo electrónico o los servicios de mensajería instantánea como WhatsApp. De esta manera, si tras una reunión o una discusión quieres comunicarte con esa persona, pero no te sientes con la suficiente seguridad y confianza para abordar el tema en persona, puedes intentar a hacerlo a través de alguno de estos medios. No obstante, ten en cuenta que, tarde o temprano, tendrás que enfrentar el problema a la cara, pero sí te puede servir para iniciar de alguna forma el tema, para tratar así de resolverlo con la mayor brevedad.

Teniendo en cuenta todos estos consejos debes ser capaz de superar esas malas relaciones que puedas tener con tus jefes o compañeros y que te frustran en el trabajo y que te impiden desarrollar tus tareas con mejor actitud.

Enviar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies