Seleccionar página

Te lo digo, estamos aquí en la Tierra para tirarnos un pedo, y no dejes que nadie te diga lo contrario. -Kurt Vonnegut

Los pedos son divertidos. Los niños lo saben y los padres lo saben porque sus hijos se lo recuerdan. No hay forma de obtener más alegría en los niños con menos trabajo. El cosquilleo está cerca, pero requiere esfuerzo. Farting proporciona auto-liberación y entretenimiento para los niños. La relación costo-beneficio es excelente.

La pregunta es: ¿por qué los pedos son divertidos? ¿Cómo es que los pedos pueden hacernos reír hasta que duela? ¿Cómo provocan los pedos el tipo de risa que se niega a salir con la adicción? Solo el posible dolor en el diafragma detiene la risa. Una pregunta secundaria es por qué el poder gelatinoso de los pedos no funciona tan bien con las mujeres adultas.

A lo largo de los años, solo he visto algunos artículos científicos sobre el humor y la risa. Hoy tengo la impresión de que aunque los psicólogos anteriores a Sigmund («El Espíritu») Freud estaban interesados ​​en el tema, el pedo no ha abandonado su misterio. Lo poco que sabemos sobre el humor tiene que ver con por qué nos reímos de los chistes. Una buena broma despierta expectativas, solo para frustrarlas con una propina. No hace daño si alguien es denunciado en el camino. Entonces nos reímos.

Ahora bien, esta teoría es demasiado cerebral para explicar la risa de pedos. No se evoca ningún escenario narrativo para revertirlo. Hay sonido, pero no hay palabras. Y nadie está diseccionado. Los niños (y el resto de nosotros) se ríen con el pedo, no con él (o ella). Al tirarse pedos, el pedo no puede denigrar a un grupo ajeno. Podrías decir, junto con Monty Python, «Me estoy tirando pedos en tu dirección general», pero eso es otro asunto.

Algo más está sucediendo, algo límbico. Algo del cerebro de los mamíferos está dirigiendo el espectáculo, aunque es extraño que los humanos y algunos chimpancés sean los únicos mamíferos que parecen usar esta parte del cerebro.

¿Y por qué no nos reímos de los eructos? Los eructos son simplemente groseros, y es su misma grosería lo que profundiza el misterio del pedo gracioso.

Me importa el pedo de la risa porque es misterioso. La risa del pedo está tratando de decirnos algo sobre nuestra naturaleza, algo que aún no entendemos del todo. Ver Spiegel, 2013, para un esfuerzo reciente o los libros de Dawson sobre la historia natural y cultural de los pedos. Pocas personas han comentado sobre su trabajo, pero a los que les gustaba les gustaba.

Los psicólogos brillan por su ausencia. Quizás piensen que la risa provocada por el pedo es estúpida e indigna de la atención de los académicos. Pero, ¿qué pasa con las risas que vemos y escuchamos cuando la gente mira videos de los estudios de cumplimiento de Asch o los estudios de obediencia de Milgram? Los participantes en estos estudios tienen dolor psicológico porque las experiencias los ponen en una crisis de conciencia. Muchos espectadores se ríen como si estuvieran divertidos. Cuando se les pregunta, expresan compasión hacia los participantes de la investigación y algunos se avergüenzan de su risa, pero no obstante se ríen. Sus sistemas límbicos rechazan los intentos de controlar su corteza.

Sospecho, pero no puedo probarlo, que la risa de pedos tiene algo en común con la risa nerviosa ante la angustia de otras personas. Pero dudo que estos dos tipos de risa sean iguales. Sospecho, por ejemplo, que los mismos niños que aman los pedos no se ríen de la angustia de otras personas.

Mis impresiones son improvisadas y no pretendo diseñar una experiencia crítica. Sin embargo, me tomé la libertad de contar una de mis lecciones sobre un sitio web que encontré donde se presentan alrededor de 50 pedos diferentes en todo su esplendor auditivo. Cada pedo tiene su propio nombre, y muchos de esos nombres son creativos y originales, como The Long and Winded Road, Laurel and Farty y Old Sparky.

Audazmente predije que si tocaba una pequeña muestra, los hombres de la clase se reirían incontrolablemente, mientras que la respuesta de las mujeres sería mixta. Esta hipótesis no fue rechazada (p> 0.05). Un estudiante estaba tan cautivado por la demostración que me envió un enlace a un sitio de pedos donde un predicador falso lee escrituras falsas con el sonido del gas. Le dije que este tratamiento del tema era difícil de interpretar porque confundía (¿entiendes?) Escatología y teología. No obstante, reconocí que el clip fue un puntazo.

Sospecho que las respuestas de los lectores a este artículo también serán mixtas, desde la risa (entre los que encontraron el sitio de pedos) hasta la incomprensión y el disgusto. A los tres grupos, les digo (risas aparte) que hay una historia psicológica aquí esperando ser contada. Si nuestras respuestas límbicas revelan las profundidades de nuestra alma, entonces reírse de cosas extrañas es una señal de las profundidades. ¿Qué nos dice esto sobre nosotros mismos? Y si esta pregunta es demasiado profunda o demasiado kierkegaardiana, siempre podemos tomarnos un descanso y respirar un poco de aire fresco.

Ahora estamos a la espera de un trabajo neurocientífico que muestre que su cerebro se tira pedos o escucha pedos. Predigo una mayor actividad en los centros de recompensa del sistema límbico.

Para el desenlace, les dejo saber que según el Urban Dictionary, la expresión inmediatamente se refiere a un pedo rápido y silencioso. Ésta no es la intención de los franceses. El sentido callejero de la expresión es, por así decirlo, fartuit. Para ver más hilaridades polvorientas, consulte Jim Dawson (2010) Did Someone Steps On A Duck: A Natural History of the Pet.

Concluyamos poéticamente: Salomón que habla sabiamente. Los pedos suaves no apestan. Pero los que se cuelan apestan para ablandar la piedra. (Traducción: Salomón, el Sabio, habla. Los pedos ruidosos no apestan. Pero los que se escabullen debilitan las rocas más duras).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies