Seleccionar página

Fuente: Foto de Yaroslav Shuraev (Pexels)

Si un día en el futuro te visita un ser poderoso y te ofrece un solo deseo, ¿cuál sería? Eso sí, puede ser lo que quieras. Esto incluye poder, dinero, un título especial; o cualquier otra cosa que desees. Y tal vez hazte una pregunta antes de pedir ese deseo:

“Cuando esté tomando mi último aliento, ¿puedo mirar hacia atrás y decir que mi vida fue buena?”

He aquí una sugerencia: Desea la capacidad de adaptarse al cambio. Ese es un buen deseo.

Una regla universal

¿Por qué hay tanto énfasis en el cambio? ¿Por qué el cambio hace una diferencia tan grande en el resultado de tu vida? Bueno, hay una regla que todos enfrentamos. No podemos eludirlo y no hay nada que podamos hacer para alterar esta regla. Es el hecho de que la vida cambia y pocas cosas permanecen igual.

Si bien es posible que algunas cosas no cambien drásticamente, el cambio es inevitable. Podemos vivir con nuestros padres durante años, podemos pasar una gran parte de nuestras vidas en una relación, o podemos encontrar una carrera satisfactoria que nos brinde estabilidad durante décadas. Pero el cambio todavía vendrá. A veces podemos controlar estos cambios, pero muchas veces no podemos. Cuando llega el cambio, puede ser rápido, a veces difícil e incluso impactante.

Reacciones al cambio

Hay buenas noticias. Si tenemos ese don de adaptarnos al cambio, nuestras vidas son buenas. Esto se debe a que la mayor parte, si no todo, de nuestro sufrimiento proviene de no lidiar bien con el cambio. Aquí hay un ejemplo:

En los Estados Unidos, al menos el 50 por ciento de los matrimonios terminan en divorcio.

Muchas relaciones fallidas comienzan con la idea de conocer a un alma gemela. Es común desear un alma gemela. Pero ocurren cambios y algunas de esas relaciones se disuelven. Cuando esto sucede, hay dos resultados.

  • O odiamos el resultado, odiamos nuestras vidas porque somos divorciados, o nos amargamos.
  • Seguimos adelante y encontramos un nuevo amor. Incluso podemos encontrar la libertad y disfrutar de la soltería.

El segundo grupo de personas tiene la habilidad de adaptarse bien al cambio, ya ves. Y, cuando hacemos eso, nuestras vidas pueden seguir siendo hermosas. Aquellos que se adaptan fácilmente al cambio encuentran de nuevo el amor y la alegría. Pueden recordar lo que tenían antes, pero pueden pasar a nuevos capítulos en sus vidas.

Pero cuando le gritemos al universo que la vida es injusta y veamos nuestro cambio como un ataque personal, entonces sufriremos. Y puede responder: «Bueno, nunca me casaré, así que no tendré que preocuparme por divorciarme» o «Me quedaré casado incluso si mi cónyuge y yo nos odiamos». Ambas son ideas desafiantes.

Aprendiendo a adaptarse al cambio

El cambio puede ser sutil, como cuando nuestros cuerpos se desgastan o cuando nos desenamoramos. Pero a veces sucede a un ritmo rápido, como en un accidente automovilístico, un derrame cerebral o un diagnóstico de cáncer. El cambio no significa que hayamos hecho algo mal. Es sólo la vida, y la vida es impermanente.

Si queremos hacerlo bien, debemos adaptarnos al cambio. ¿Entonces cómo hacemos eso? Aquí hay algunas cosas para recordar.

Estar preparado

Uno de los aspectos más difíciles de la vida es ser golpeado por una gran cantidad de problemas después de pasar años sin cambios. Pero aquí está la clave: estos cambios repentinos solo pueden «sacudir su mundo» si no los espera. Si aceptamos que la vida cambiará, cuando suceda, no estaremos gritando al universo diciendo: “¿Por qué me está pasando esto a mí?”. En su lugar, encontraremos formas de hacer que el cambio funcione.

Reconocer y adaptarse al cambio

Debemos entender que la vida es una aventura. Abordamos el cambio reconociendo que el cambio es parte de la vida. No debemos buscar a alguien más a quien culpar, ni debemos abrazar la amargura. En cambio, debemos buscar habilidades de adaptación. Por ejemplo, con un diagnóstico de cáncer, a veces podemos tratarlo ya veces no. Independientemente, debemos cambiar nuestro estilo de vida para luchar contra el cáncer o vivir con esta situación. En otras palabras, debemos ajustarnos en consecuencia.

Adopta una mentalidad diferente

La forma en que ves el cambio también es importante. En lugar de preguntarse por qué sucedió algo, intente aceptar el cambio. Cuando acepta los cambios, puede encontrar maneras de sobrellevarlos y hacer que funcione para usted. Muchas personas, como Helen Keller y Steven Hawking, tuvieron desafíos en la vida, pero convirtieron esos desafíos en resultados asombrosamente hermosos.

Sus desafíos pueden parecer casi imposibles para algunos de nosotros, pero aprendieron a lidiar con esos problemas. Esto demuestra que lo bien que nos va en la vida tiene poco que ver con los desafíos que enfrentamos, pero más que ver con la forma en que vemos estos desafíos.

Nuestro factor común: todos nos enfrentamos al cambio.

La diferencia: nuestra respuesta.

Nuestra felicidad no es material.

Todos conocemos a alguien que parece tener todo lo que quiere, pero su vida es miserable. Entonces algunos tienen poco pero parecen ser perfectamente felices. Solo porque la medicina y la tecnología modernas han mejorado la vida, sigue siendo material. Fluir con el cambio significa felicidad que no depende de «cosas» y condiciones.

Toma una decision

Cuando llega el cambio, que es inevitable, es importante decidir. En lugar de cuestionar por qué ocurrió el cambio, decida hacer que funcione. No, es posible que no le guste el cambio y que se sienta molesto por un tiempo, pero esfuércese por seguir adelante. Enfócate en dejar que el cambio se convierta en la nueva circunstancia. Y sí, a veces podemos revertir el cambio, y eso está bien. Sin embargo, cuando hemos hecho todo lo que está a nuestro alcance, y la vida sigue yendo por cierto camino, debemos tomar esa decisión.

Voy a adaptarme a este nuevo presente.

felicidad verdadera

Las personas más felices que jamás verás son aquellas que se adaptan al cambio. Y los que sufren con frecuencia no lo son. Y es difícil entender que lo relevante en la vida es cómo lidiamos con la adversidad. ¿Luchamos o fluimos con esto? ¿Estamos alimentando nuestras almas con desesperanza y desesperación, o con valor?

Podemos hacer que cualquier cosa funcione con el enfoque correcto, y la verdad es que nuestros pensamientos son muy poderosos. Debemos prestar atención a lo que estamos alimentando nuestros corazones y nuestras mentes cuando llega el cambio. Entonces, en lugar de rendirnos o adormecernos, debemos aprender a ajustar la forma en que vemos el cambio. Cada vida es preciosa, y solo requiere trabajo. Todos podemos tener una vida hermosa.

Tu relación con el cambio

La conclusión es que nunca debemos rendirnos. Deja ir tus apegos y acepta que la vida es transitoria. Incluso si el 95 por ciento de la vida es fea (en este momento), debemos concentrarnos en el 5 por ciento de bondad. Aquí es donde pasamos nuestro tiempo.

Entonces, ¿estás luchando contra la vida? Si es así, dé un paso atrás y dígale a la vida: “Gracias por este regalo del cambio”. Practicar esta nueva perspectiva puede ayudarte a aprender a apreciar la vida y todos sus cambios.

«Está bien, vida, no sé en este momento cómo voy a hacer que esto funcione, pero lo haré».

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies