Seleccionar página

Fuente: OpenClipart-Vectors/Pixabay

La prueba de manchas de tinta de Rorschach (RIT) fue desarrollada en 1921 por el psiquiatra suizo Hermann Rorschach. Mientras trabajaba en un hospital psiquiátrico para pacientes internados, Rorschach experimentó con más de 40 manchas de tinta. Al hacerlo, notó que los pacientes con esquizofrenia respondían de manera diferente a las manchas de tinta que aquellos con otros trastornos. Hoy en día, esta prueba proyectiva mide la personalidad y la percepción a través de sistemas de codificación complejos y una administración estandarizada realizada por psicólogos capacitados.

A pesar de su continua popularidad, el RIT permanece bajo un escrutinio constante debido a su enfoque poco ortodoxo y su subjetividad inherente. De hecho, un argumento principal en contra de la RIT surge de la creencia errónea de que las interpretaciones se hacen de manera informal y sin un consenso sistemático. El RIT también ha sido criticado sobre la base de su validez interna o su capacidad para medir lo que pretende. Si bien persisten los argumentos en contra de la RIT, la investigación ha demostrado que sigue siendo una herramienta invaluable para evaluar trastornos psicóticos como la esquizofrenia (Kleiger & Mihura, 2021).

La esquizofrenia es una enfermedad mental grave caracterizada por trastornos del pensamiento y otras alteraciones de la percepción. Una nueva investigación sugiere que las personas con alto riesgo de psicosis muestran alteraciones perceptivas sutiles al principio del período prodrómico (Keane, Cruz, Paterno y Silverstein, 2018). La evaluación de las alteraciones de la percepción puede ser clave para la detección temprana de las personas en riesgo de desarrollar esquizofrenia o un trastorno relacionado.

¿Cómo podría una prueba de manchas de tinta evaluar y detectar alteraciones perceptivas sutiles?

La investigación durante la última década ha intentado establecer una base neurofisiológica para comprender las variables en el RIT. Un estudio seminal publicado en 2010 describió la activación de las llamadas neuronas espejo en respuesta al «movimiento de sentimiento» evocado por las tarjetas RIT. Esta fue la primera vez que se observó la activación de una neurona espejo en respuesta a un estímulo estático y ambiguo (Giromini et al., 2010).

De manera similar, los investigadores en 2017 realizaron un estudio de fMRI para evaluar la base neurofisiológica del RIT. Los hallazgos sugieren que los participantes que participaron durante el RIT mostraron activaciones temporo-occipital y fronto-parietal más altas, además de una mayor actividad en las regiones subcorticales, como el sistema límbico, en comparación con un grupo de control. Este hallazgo respalda la noción de que el RIT implica un procesamiento visual de orden superior (tanto de arriba hacia abajo como de abajo hacia arriba), así como un procesamiento perceptivo de las emociones (Giromini et al., 2017).

¿Qué significa esto para la detección temprana de la esquizofrenia y los trastornos psicóticos relacionados?

Sabemos que la detección temprana de la esquizofrenia y los trastornos psicóticos relacionados es clave para el éxito del tratamiento. La investigación sugiere que la alteración de la percepción y del pensamiento es probablemente un indicador principal de una posterior vulnerabilidad a la psicosis. El RIT tiene la capacidad única de detectar alteraciones perceptivas sutiles y tiene un banco de evidencia establecido para identificar déficits en la percepción de formas visuales (Kimhy et al., 2007). Por lo tanto, probablemente sería beneficioso un uso más rutinario de la RIT en poblaciones en riesgo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies