Seleccionar página

Fuente: La galería de artistas perezosos/Pexels

Solía ​​ser una perogrullada de los estudios del lenguaje corporal que los machos alfa afirmaban su estatus ocupando más espacio a través de una serie de gestos, como abrir las piernas a ambos lados mientras estaban sentados, poner las manos detrás de la cabeza y empujar los codos. e incluso encorvarse en una silla para ocupar más espacio con ambos brazos y piernas. Winston Churchill, un hombre relativamente bajo y regordete, se puso una mano en la cadera y sacó el codo para ocupar más espacio horizontalmente, por así decirlo, mientras sostenía la solapa de su chaqueta con la otra mano. Líderes tan diversos como Martin Luther King Jr. y Tony Robbins levantaron las manos por encima de la cabeza mientras gesticulaban de una forma u otra.

Y el epítome del mal, Adolf Hitler, colocaba muñecos de palitos en los márgenes de sus discursos, indicándose a sí mismo levantar las manos en su infame saludo, así como gesticular con uno o dos puños, e incluso ponerse de puntillas en ciertos momentos culminantes. momentos de sus discursos.

Todas estas pantallas sirven para ocupar más espacio.

No hemos pensado en la comitiva de gestos de este líder como una sugerencia de atractivo sino de poder.

Pero ahora, aparece un estudio que sugiere que las posturas abiertas y expansivas aumentan el atractivo para ambos sexos. El estudio probó el atractivo de las citas de la misma persona en diferentes fotografías en, en otro lugar, una aplicación de citas en línea. Las fotografías mostraban a los sujetos con los brazos extendidos y las piernas separadas, ocupando más espacio y estando más abiertos, o al contrario.

Aparentemente, obtienes más citas con el primero que con el segundo.

Los resultados no deberían sorprendernos: la confianza, la apertura y el dominio, en general, son más atractivos que sus opuestos, y me recuerdan una sesión de entrenamiento reciente. Estaba preparando un orador para una presentación de alto riesgo ante la junta directiva de la organización. Habíamos trabajado durante algún tiempo en el contenido de la presentación, logrando que los mensajes fueran “a prueba de balas”, como le gusta decir a esa organización. Simplificamos y aclaramos las diapositivas para que la maraña de datos con la que comenzamos revelara algunos números esenciales cuando se eliminó la maleza. Y luego empezamos a trabajar en la entrega.

Debido a que el orador estaba sintiendo algo de tensión, primero dedicamos tiempo a técnicas de relajación y fomento de la confianza. Luego comenzamos con la posición del orador y cómo debería moverse, y cuándo. Trabajamos el lenguaje gestual que utilizaría el hablante.

Todo estaba saliendo bien, y el tiempo se estaba agotando en la sesión, pero había algo que me fastidiaba. El orador tenía una inclinación muy leve, es decir, sus hombros estaban ligeramente colapsados ​​hacia adelante en una postura por lo demás erguida y fuerte.

El resultado fue sutil, pero la postura parecía autoprotectora, como si el orador estuviera protegiendo su corazón del escrutinio y la exposición de la presentación al retirarse ligeramente de todo su espacio.

Llamé la atención del orador sobre la postura y trabajamos en un par de ejercicios para ayudarlo a pararse en toda su altura.

El resultado fue interesante: el hablante no solo parecía más confiado, sino que también informó sentirse más confiado. Al ocupar todo su espacio, en realidad estaba diciendo: “Estoy aquí. no me escondo Soy dueño de este momento y de esta habitación”.

Conclusiones clave

Siempre he dicho que tu altura real no importa. Tom Cruise mide solo 5′ 7″, pero camina como un coloso por la pantalla película tras película. Lo que importa es cuánto de tu espacio ocupas. ¿Lo tomas todo y transmites tu confianza y presencia al mundo, o estás tratando de desaparecer a simple vista encogiéndote en ti mismo? Cómo sostienes la cabeza, cómo colocas los hombros y cómo apilas el cuerpo sobre la columna vertebral: todo esto se suma a la confianza y la autoridad si tomas toda tu altura.

Ve a por ello. Es tuyo para tomar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies