Seleccionar página

Estructura beta amiloide

Fuente: Licenciado bajo Creative Commons Fuente: Jeff Brender (Biophysik)

Mis nietas adolescentes duermen hasta tarde los fines de semana pero se levantan temprano los días de escuela. De acuerdo con todo lo que sabe la ciencia del ritmo circadiano, sus relojes maestros, esos mecanismos que calibran el tiempo de las funciones corporales, deberían ser descartados. Ellos no son. Al menos no parecen serlo. Las funciones corporales de las personas menores de 30 años pueden desafiar las expectativas de la ciencia sin consecuencias. No es así para las personas mayores cuyas células son más sensibles a las alteraciones irregulares de las señales nerviosas.

Con la edad, el cuerpo humano prefiere seguir los ritmos circadianos. Cuando se las obliga a desviarse de su curso, sus células se confunden acerca de hacer una cosa accidentalmente cuando deberían estar haciendo otra. Hemos evolucionado en un planeta que atraviesa un ciclo día/noche de 24 horas con células que anticipan una oscilación coordinada de la producción de enzimas y hormonas para funciones corporales como la temperatura, la frecuencia cardíaca y las respuestas inmunitarias. Investigaciones recientes nos dicen que la diabetes y la enfermedad de Alzheimer podrían estar indirectamente relacionadas con las alteraciones de los ritmos circadianos.

enfermedad de alzheimer

En un lenguaje semi-no técnico, aquí está mi interpretación de una compilación de varios artículos de revistas médicas que conectan el sueño más o menos sincronizado con los ritmos circadianos y la enfermedad de Alzheimer.

Durante los últimos 10 años, la evidencia acumulada ha ido apoyando la idea de que las acumulaciones y supresiones desproporcionadas de ciertos péptidos en los líquidos cefalorraquídeos juegan un papel temprano en el inicio de la enfermedad de Alzheimer. Son cadenas cortas de aminoácidos que normalmente construyen proteínas que sustentan la vida. Sin embargo, hay una cadena particular de 42 aminoácidos (Aβ42) que puede tener efectos dañinos porque deja grumos de placa que inhiben la capacidad de los glóbulos blancos móviles para digerir células muertas, bacterias y partículas extrañas.

En circunstancias normales, el reloj circadiano se sincroniza y regula la acumulación y digestión de Aβ42. La interrupción de los ritmos circadianos confunde el proceso de ingestión y digestión dejando una acumulación de placa Aβ42. Con la oscilación circadiana diaria bajo sincronización molecular, las células inmunitarias pueden reconocer, rodear y digerir Aβ42 para mantener saludables los tejidos cerebrales.

En febrero pasado, escribí sobre esto en una publicación titulada «Conexiones del ritmo circadiano con el Alzheimer». Mencioné la investigación de Gretchen Clark y Jennifer Hurley en el Instituto Politécnico Rensselaer sobre la correlación entre beta amiloide, un péptido posiblemente responsable del aumento de la sincronización de la función celular y la enfermedad de Alzheimer con los ritmos circadianos.

Y ahora tenemos una verificación parcial de que el comportamiento irregular del sueño no es la causa de la enfermedad de Alzheimer, sino posiblemente un impulso para su progresión. La noticia de la conexión proviene de artículos publicados recientemente en PLOS Genetics por Gretchen Clark y Jennifer Hurley, ambas afiliadas al Centro de Biotecnología y Estudios Interdisciplinarios del Instituto Politécnico Rensselaer. Clark y Hurley buscaron vínculos entre la enfermedad de Alzheimer y la beta amiloide. Descubrieron que la interrupción del ciclo fisiológico de la pared celular de 24 horas que se sincroniza con los ritmos circadianos se correlaciona con una mayor agudeza de la enfermedad de Alzheimer. Desde entonces, la investigación ha progresado hacia una comprensión ligeramente diferente.

¿Lo que se sabe?

Al reunir una enorme colección de registros completos, la Dra. Hurley y sus compañeros de trabajo en el Royal College of Surgeons de Irlanda investigaron la sincronización de los estimulantes del sistema inmunitario, esos glóbulos blancos que detectan, destruyen y eliminan las células nocivas, como Aβ42, que se acumula placa en el cerebro. En su artículo publicado en Plos Genetics, «Control circadiano de los niveles de sulfato de heparano por fagocitosis de agregados beta-amiloides», el equipo del Instituto Politécnico Rensselaer escribió: «Estos datos resaltan que la regulación circadiana en las células inmunitarias puede jugar un papel en la intrincada relación entre el reloj circadiano y AD.”[iv]

Los grupos de placas de péptidos Aβ42 se correlacionan estadísticamente con la enfermedad de Alzheimer. Normalmente, nuestros cerebros están equipados con macrófagos microglia, centinelas inmunes en el cerebro que buscan patógenos sospechosos. Destruyen los péptidos invasivos pero, como ocurre con muchas células, funcionan sincronizados con el núcleo supraquiasmático, el marcapasos central del hipocampo.

Ahora sabemos por un informe más reciente que la abundancia de Aβ42 en el cerebro es normal, pero también que un posible factor causante de la enfermedad de Alzheimer es la interrupción continua del reloj circadiano. Los adultos sanos tienen una oscilación diaria de acumulación y destrucción de Aβ42 conforme a los ritmos circadianos; sin embargo, los datos investigados sugieren que las placas de Aβ42 elevadas podrían conducir a niveles más altos de placa de Aβ42 en adultos mayores con patrones de sueño erráticos.

Para la salud del cerebro

En mi publicación “Sueño y biorritmos”, escribí que 60 millones de estadounidenses tienen problemas para dormir y que algunos trastornos del sueño son simplemente desordenes que se pueden resolver. Otros son más severos y complicados. La mejor y más segura manera de dormir es sincronizando el cuerpo con su ritmo circadiano natural. Mantener rutinas y horarios regulares, hacer ejercicio y exponerse a un poco de luz solar durante el día contribuye en gran medida a un ciclo de sueño saludable.

Dormir bien.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies