Seleccionar página

Fuente: CCO Public Domain, Gratis para uso comercial

En las relaciones románticas, las personas suelen ser realistas o románticas. Muy pocas personas se describen a sí mismas como dotadas tanto de un espíritu romántico como de una practicidad realista.

Al mismo tiempo, muchos hombres y mujeres buscan relaciones emocionantes y estables; apasionado y perdurable. Sin embargo, como muchos de nosotros podemos atestiguar, encontrar y mantener este tipo de relación romántica es difícil. Los socios deben aprender a tolerar y cultivar aspectos románticos y realistas de sus propias personalidades.

Características de los realistas

Los realistas intentan aceptar a los demás como son sin enfatizar la mejora. Se enfocan en tener una buena relación y no exigen ni se sienten como fuegos artificiales. Como resultado, su vida amorosa tiende a ser estable y predecible, pero no particularmente apasionada o emocionante.

Mi cliente Valérie es realista. Creció con un padre deprimido y emocionalmente retraído y ahora busca cercanía y conexión en sus relaciones con los hombres. Al mismo tiempo, sus amores carecen de espontaneidad y entusiasmo. La estabilidad emocional y la monotonía sexual eclipsan la experimentación y la sorpresa.

Valérie se queja de que sus relaciones románticas se están volviendo aburridas. También culpa a su novio por sus experiencias románticas sin alegría y sin brillo. De lo que no se da cuenta es de lo preciosa que es para ella esta estabilidad, incluso cuando roza el aburrimiento.

Características de los románticos

Por otro lado, los románticos valoran y buscan la espontaneidad y la sorpresa. Algunos románticos tienen tanto miedo al aburrimiento y la repetición que se niegan a comprometerse con una persona.

Thomas, un homosexual de unos treinta años, se enorgullece de ser un romántico incorregible. Su compañero ideal es un intelectual encantador con el cuerpo de un modelo de fitness, y se niega a conformarse con nadie menos que su hombre imaginario. El amor romántico, dice, no debe estar manchado por disputas sobre las tareas del hogar. Desafortunadamente, esta relación perfecta sigue siendo producto de la imaginación de Thomas y él lucha contra la soledad.

Reconciliando realidad y fantasía

Las personas a menudo encuentran que sería una buena idea mantener un pie en la realidad y el otro en la fantasía romántica. ¿Pero cómo haces eso?

Tanto si eres romántico como realista, es tentador buscar una pareja cuyas cualidades personales complementen las tuyas. Sin embargo, los mismos rasgos que eran atractivos al principio («Ella era tan divertida y romántica» o «Parecía tan sólido y confiable») pueden convertirse en una fuente de tensión y frustración con el tiempo.

Tanto Valérie como Thomas recurrieron a la terapia para darle sentido a esta lucha. Los invité a ambos a examinar su papel en las citas; roles a menudo fuera de su conciencia. Mientras exploraban sus formas habituales, y a menudo pasadas por alto, de pensar sobre los rasgos románticos y realistas de ellos mismos y sus parejas, les pedí que consideraran lo siguiente:

  • Explore las vetas románticas y realistas de su personalidad como regalos y posibles limitaciones. Por ejemplo, idealizar la belleza y la inteligencia de tu pareja puede hacer que una relación romántica sea más emocionante y menos propensa a volverse aburrida. Sin embargo, es posible que esté ignorando las señales de alerta, como la incapacidad de un socio para hacer o cumplir compromisos.
  • Siempre existe una tensión entre la necesidad de rutina y estabilidad por un lado y el deseo de sorpresa y espontaneidad por el otro. Los mismos rasgos románticos o realistas que son tan atractivos para una pareja al comienzo de una relación pueden volverse más incómodos con el tiempo.
  • Cultiva rasgos que podrían no surgir de forma natural. Valérie se permitió ser menos seria y actuar con más espontaneidad. Asimismo, Thomas acepta el hecho de que la pasión sexual sin compromiso tiene sus límites. A lo largo del camino, aprenden gradualmente a tolerar y apreciar los inevitables choques entre la fantasía y la realidad, el amor y el deseo.

A medida que llegan a apreciar y aceptar las inevitables tensiones entre la realidad y el romance, Valerie y Thomas experimentan sus nuevas relaciones románticas como emocionantes y fundamentadas, intrigantes e íntimas.

Acerca del autor: Max Belkin, Ph.D., es psicoanalista y psicólogo de relaciones, así como graduado de la Universidad de Nueva York y del Instituto William Alanson White y editor asociado de Contemporary Psychoanalysis.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies