Seleccionar página

Aquí se exhiben dos áreas de trabajo: una que pertenece a David y otra que pertenece a Joseph. Tengo curiosidad por saber cómo respondería a las siguientes preguntas en función de sus primeras impresiones de estos dos empleados:

  • ¿Quién trabaja más eficazmente hacia metas a largo plazo?
  • ¿Quién tiene autodisciplina de hierro?
  • ¿Quién es mejor para resistir la tentación?
  • David:

    Fuente: Imagen de Trevor Watkins

    Joseph:

    Imagen de Trevor Watkins

    Fuente: Imagen de Trevor Watkins

    Si respondió rápidamente «David» a estas preguntas, probablemente signifique que se estaba apoyando en lo que la psicología llama «estereotipos de consumo». Cuando las personas se involucran en los estereotipos de consumo, forman percepciones de las habilidades y rasgos de los demás en función de los alimentos que eligen comer. Como ejemplos, las personas estereotipan a los que comen carne como más masculinos y a los que siguen una dieta baja en grasas como más femeninos. De acuerdo con el adagio, «eres lo que comes», las personas estereotipan de esta manera porque la comida que comemos tiene un valor simbólico y envía mensajes sobre nosotros mismos a los demás.

    Estereotipos de consumo en el trabajo

    Comer en el trabajo es bastante común: una encuesta del New York Times indicó que el 62% de los profesionales estadounidenses almuerzan regularmente en sus escritorios, y otro estudio encontró que los empleados en varias ciudades de EE. UU. comen en promedio 5,4 veces a la semana en el trabajo. En consecuencia, mis colegas y yo planteamos la hipótesis de que los estereotipos de consumo estarían activos en el lugar de trabajo. Examinamos si los estereotipos de consumo ocurren en el trabajo y cuáles podrían ser sus consecuencias.

    En nuestro estudio reciente, nos enfocamos en cómo los empleados que mantienen una dieta saludable (en comparación con una dieta poco saludable) afectarían la forma en que los compañeros de trabajo los ven. Esto se debe a que la alimentación saludable es cada vez más difícil y rara, por lo que destaca la alimentación saludable (y no la alimentación no saludable). Para ilustrar, en los Estados Unidos, un estudio a gran escala de más de 16,000 personas mostró que solo el 10% de las personas cumplían con las recomendaciones de ingesta diaria de vegetales, mientras que el 90% excedía la cantidad diaria permitida de grasas sólidas y azúcares agregados.

    Al examinar nuestra hipótesis, llevamos a cabo un experimento en el que manipulamos el consumo de alimentos de un empleado ficticio llamado Taylor (usando imágenes como las de arriba: alimentos saludables en un escritorio, alimentos poco saludables en el otro), mientras manteníamos constante toda la demás información (p. ej. , mostrando la misma área de trabajo, proporcionando un gráfico de rendimiento idéntico, revelando que Taylor era una persona buena y amigable). Luego, los participantes informaron cómo veían a Taylor en términos de autocontrol (p. ej., ¿está de acuerdo/en desacuerdo con que… “Taylor es alguien que trabaja de manera eficaz para lograr metas a largo plazo”) y luego informaron cómo se comportarían con Taylor en términos de ayuda y daño.

    Como se predijo, los participantes respondieron más favorablemente hacia Taylor cuando había agua y verduras en el escritorio de Taylor en lugar de refrescos y pasteles, a pesar de que la información relacionada con el carácter de Taylor y su desempeño laboral anterior era idéntica. Nuestro experimento mostró que los hábitos alimenticios de los empleados juegan un papel importante en la forma en que los compañeros de trabajo los ven y los tratan.

    Implicación: Los estereotipos de consumo, al igual que los estereotipos tradicionales, constituyen prejuicios y sesgos. El consumo de alimentos a menudo refleja los valores, la filosofía, la identidad y los rasgos propios, que son nociones dignas y dignas de respeto. En consecuencia, los líderes y los empleados deben tomar conciencia de sus estereotipos de consumo y hacer esfuerzos activos para evitar juzgar a los empleados en función de sus hábitos dietéticos.

    El contexto importa: el papel del clima laboral

    El contexto importa al considerar los fenómenos organizacionales, y no es diferente con respecto a la alimentación en el lugar de trabajo. Considere la observación de que los empleados obtienen un promedio de 1300 calorías cada semana de alimentos gratuitos proporcionados por el empleador (¡la mayoría de los cuales son chatarra!). No obstante, las organizaciones a veces hacen todo lo posible para promover una alimentación saludable. De hecho, algunas organizaciones defienden los valores de la salud, mantienen las expectativas con respecto a una alimentación saludable y/o comunican con frecuencia información nutricional. Los programas de bienestar corporativo siguen aumentando en prevalencia, lo que subraya la importancia de considerar el papel del clima de alimentación saludable prevaleciente en una organización.

    En nuestro estudio de campo, replicamos los hallazgos de nuestro experimento, pero fuimos más allá y descubrimos que los estereotipos de consumo solo se desarrollaban en organizaciones donde se prestaba menos atención a una alimentación saludable por completo (es decir, un clima de alimentación saludable más bajo). Los empleados que mantuvieron dietas saludables en climas alimentarios saludables tenían menos probabilidades de atribuirse el rasgo de autocontrol en comparación con sus contrapartes en climas alimentarios poco saludables. Este hallazgo se alinea con la idea de que si la empresa promueve una alimentación saludable, la elección de un empleado de elegir una manzana en lugar de una galleta se atribuye más rápidamente a la organización (frente al autocontrol del empleado). Sin embargo, también es probable que el alcance de los empleados por la manzana sea más impresionante en un lugar de trabajo plagado de máquinas expendedoras llenas de refrescos y papas fritas.

    Implicación: dado que los líderes son los portadores del clima laboral y que los climas laborales más saludables reducen los estereotipos de consumo, los líderes pueden mitigar los estereotipos de consumo fomentando un clima de alimentación saludable. Por ejemplo, los líderes pueden brindar opciones de alimentos saludables o educar a los empleados sobre el valor de una alimentación saludable.

    Conclusión

    La dieta es fundamental para la salud y la productividad humana. Sin embargo, mientras que la mayoría es consciente de las implicaciones de la dieta para la salud individual, se sabe mucho menos acerca de cómo la dieta de uno tiene implicaciones interpersonales, y mucho menos en el trabajo. Esto es problemático dado que comer en el trabajo es cada vez más común. Nuestra investigación aborda esta deficiencia y destaca cómo los alimentos que comemos en el trabajo tienen implicaciones en cómo nos ven y nos tratan nuestros compañeros de trabajo. Alentamos a los líderes y empleados a que tomen conciencia de esta forma de estereotipo para que puedan evitar ese comportamiento defraudador. Cuando lo hagan, sus organizaciones mejorarán y crearán lugares para trabajar.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies