Seleccionar página

La energía que generan y albergan dentro de ustedes colorea el prisma de cada nueva relación que desarrollan. Hay muchas cosas fuera de tu control cuando se trata de citas y romance. Una cosa que está totalmente bajo su control es cultivar energía positiva dentro de usted y permitir que esa energía penetre en todo lo que hace y en todas las personas con las que entra en contacto.

1. Todo es temporal.

Cualquier cosa que sientas en tu vida amorosa, buena o mala, es temporal. Puede ser decepcionante si las cosas van bien, pero también puede ser un alivio cuando se enfrenta al rechazo o al dolor. De cualquier manera, aceptar la idea de “impermanencia”, según la cual los estados del ser y la vida misma son transitorios, cambiantes, no fijos o permanentes, aporta perspectiva.

Estés con quien estés, no traerán una panacea o una cura mágica a tu vida. Si luchas por encontrar lo que te trae felicidad, baja autoestima, dolor, ansiedad o depresión, seguirás luchando con estas cosas incluso si encuentras una pareja aparentemente perfecta. En lugar de poner nuevos socios en un pedestal, recuerde concentrarse en cultivar una paz interior profunda desde adentro; las prácticas de atención plena pueden ser muy útiles en este sentido.

2. La codicia conduce al sufrimiento.

Como seres humanos, queremos más cosas buenas y menos cosas malas. La realidad es que la vida está llena de ambos. No puedes esperar encontrar el amor sin experimentar también dificultades y dolores. El sufrimiento es parte de la vida y hace que las partes dulces sean mucho más dulces.

Si comienzas a tener citas con la esperanza de merecer experimentar solo las cosas buenas, entonces tu sufrimiento aumentará. Tómalo con calma. Lento pero seguro. No lo tragues. Sorbo. Las cosas llegan a tiempo. La única forma de realización profunda es aceptar este camino intermedio.

3. Sea honesto y compasivo.

Trate a las personas y a usted mismo con respeto y compasión. Si sabe que alguien no es compatible, avísele de una manera sencilla y amable. No es amable ni compasivo encadenar a las personas cuando sabes que tus sentimientos no coinciden con los de ellos. No utilice a las personas solo para superar tiempos difíciles. En su lugar, esfuércese por cultivar una comunicación honesta y relaciones reales que reflejen su yo auténtico.

4. Sea consciente.

Tus acciones y pensamientos tienen buenas y malas consecuencias. Sea consciente de sus sentimientos, lo que quiere y no quiere, y las tendencias que lo empujan a superar los patrones de relación. Una forma de desarrollar este tipo de conciencia es dedicar 10 minutos la mayor parte del tiempo a meditar, respirar, escribir un diario o estirarse en silencio. Conéctese consigo mismo para que realmente pueda crear relaciones que reflejen su yo más íntimo.

5. Concéntrese en pensamientos útiles.

Observe si está llenando su mente con pensamientos negativos, autocríticos, críticos o hirientes. Esta energía te impregnará, te hará sentir mal contigo mismo e indigno de las buenas personas y los buenos eventos. Encontrará motivos para dudar de las personas, para ser crítico y severo con los demás y para no confiar. En cambio, cuídese cultivando una mente que llene su conciencia con pensamientos constructivos, útiles y positivos. Si algo no es saludable y no es bueno para ti, admítelo, pero sin autocrítica ni juicio.

Para obtener más información, consulte mi libro Conectarse con otros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies