Seleccionar página

Fuente: Marianna Pogosyan

“La enfermedad del hogar vive en todos nosotros”, escribe Maya Angelou, “el lugar seguro donde podemos ir como somos y no ser cuestionados”. Para algunos, cuya infancia se ha esparcido por todo el mundo, la casa es un tapiz de recuerdos extraños. Para algunos, ¿qué respuesta a ¿De dónde vienes? es todo menos simple, la casa tiene más de una dirección. Para algunos que se llaman a sí mismos Niños de la Tercera Cultura (TCK), la nostalgia es constante e insaciable.

El término TCK se acuñó por primera vez en la década de 1950, cuando dos sociólogos estadounidenses Ruth Hill Useem y John Useem viajaron a la India para investigar a las familias estadounidenses de misioneros, funcionarios del servicio exterior y hombres de negocios que vivían fuera de los Estados Unidos como expatriados. Durante su estancia en la India, los Useem identificaron tres subgrupos (culturas) a los que pertenecían estas familias. La primera cultura fue la de sus padres; el segundo fue su cultura anfitriona donde se basaron; y la tercera cultura fue la forma de vida que compartían con otros expatriados y familias móviles en el extranjero (Pollock & Van Reken, 2009).

Marianna Pogosyan

Fuente: Marianna Pogosyan

Muchos investigadores han invocado la necesidad de estudiar la población TCK, que en 1984 fue llamada el «ciudadano prototipo del futuro» por el sociólogo Ted Ward. A medida que el número de familias que se mudan al extranjero sigue aumentando rápidamente, esta necesidad se vuelve más crítica. (Según el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, había 232 millones de personas en todo el mundo viviendo en el extranjero en 2003). Sin embargo, comprender la experiencia TCK es importante no solo porque el mundo es más móvil, sino también porque puede arrojar luz sobre el concepto de marginalidad constructiva (Bennett, 1993). En particular, la forma en que los individuos aprenden a utilizar sus capacidades multiculturales para adaptarse a diferentes lugares, integrar sus múltiples marcos de referencia para desarrollar su integridad y moverse con fluidez entre culturas mientras juegan un papel activo en la creación de la propia. identidades.

Entonces, ¿quiénes son los TCK? ¿Quiénes son estos nómadas globales? ¿Quiénes son estos niños que crecen lejos de casa? ¿Cómo les afecta una infancia de viajes abundantes y cambios constantes como adultos?

Una educación rica en experiencias internacionales puede tener muchos beneficios. La fluidez en varios idiomas, la sensibilidad intercultural, las visiones del mundo amplias, la apertura y la empatía cultural se encuentran entre los más frecuentes. Los TCK entran en la edad adulta armados con las habilidades para gestionar el cambio y comunicarse entre culturas. Por lo general, tienen un alto nivel educativo, y una encuesta muestra que los TCK tienen cuatro veces más probabilidades de obtener una licencia que los que no lo son. A menudo, eligen carreras con temas internacionales (por ejemplo, áreas de servicios sociales, educación, medicina, derecho, trabajo por cuenta propia).

Sin embargo, además de una multitud de oportunidades y privilegios, crecer entre culturas conlleva desafíos únicos. A diferencia de sus compañeros en casa, por ejemplo, los TCK suelen estar rodeados de múltiples señales culturales que influyen en su propia imagen e identidad. Como resultado, estos adolescentes a menudo informan que se sienten desarraigados e inquietos, así como diferentes de sus compañeros. Forman su sentido de pertenencia alrededor de sus relaciones en lugar de países en particular.

Además, la centralidad de sus autoconceptos cambia de su yo colectivo a su yo personal, ya que basan su identidad en sus habilidades y rasgos personales (yo personal), más que en sus diferentes roles sociales y afiliaciones (yo colectivo). . Como demuestra una investigación reciente en psicología social, las personas que se mueven con frecuencia experimentan un afecto más positivo en interacciones en las que su yo personal se percibía con precisión (a diferencia de los no movimientos, cuyo afecto positivo se asociaba con la percepción precisa de su yo colectivo).

Un autre thème commun dans la vie des TCK est la dualité – leur expérience d'»appartenir à partout et à nulle part», d’être «profondément connectés, mais déconnectés», de se sentir «partie et à part» des autres en mismo tiempo. Pollock y Van Reken (2009) enumeran las ventajas y desafíos de los TCK que demuestran la naturaleza a menudo paradójica de su experiencia.

Marianna Pogosyan

Fuente: Marianna Pogosyan

La comprensión de dónde habitan los TCK, entre culturas y visiones del mundo, entre identidades y perspectivas, puede enseñarnos a comprendernos mejor a nosotros mismos y a quienes nos rodean, impactando todo, desde cómo lideramos la forma en que amamos. Aquí hay 4 lecciones para aprender de la experiencia TCK.

1. El hogar es más que un lugar

Es reconfortante pensar que no importa lo lejos que viajemos, los tesoros más importantes – nuestros recuerdos, nuestros valores, nuestras alegrías – no se perderán en ninguna terminal de aeropuerto, porque los llevamos dentro de nosotros.

2. Construya relaciones conscientes

La gente entra y sale de nuestras vidas, enriqueciendo nuestros días y cambiando nuestros hábitos. Estar presente, consciente y en el momento con nuestra conexión con los demás nos ayudará a aprovechar al máximo nuestras relaciones. La atención plena puede ser un catalizador para el disfrute de nuestras amistades, así como un antídoto para el dolor cuando se van.

3. «Desenvuelve tus maletas y planta tus árboles»

El padre de Ruth Van Reken una vez le dio un sabio consejo que se hace eco de la sabiduría de vivir en el presente: no temas plantar árboles porque piensas que no estarás allí para recoger los frutos. Desempacar nuestras maletas es una buena metáfora del compromiso de aprovechar y aprovechar las oportunidades que surgen en el presente. Además, plantar árboles puede ser tan gratificante como comerlos.

4. Sea abierto

Las amistades se pueden cultivar en idiomas extranjeros;

La sabiduría se puede extraer de las diferencias;

La felicidad se puede encontrar en los caminos fuera de casa.

“Cada crisis presenta tanto una oportunidad para el crecimiento psicológico como un peligro de deterioro psicológico”, escribe Gerald Caplan (1964) en Principles of Preventative Psychiatry. En el contexto de la experiencia TCK, crisis es quizás una palabra fuerte, al igual que deterioro, a pesar de las oportunidades continuas para los dos en medio de transiciones frecuentes. Sin embargo, una vida vivida entre culturas permite algunas observaciones sobre la naturaleza de la mente humana. En particular, su fuerza. Su notable capacidad para construir, ajustar, adaptarse una y otra vez. Su disposición a acercarse al borde de nuestros límites, a comprometerse con una amplia gama de emociones, algunas felices, otras terribles, y regresar, si no ileso, con más resiliencia y perspicacia. Luego está nuestra inherente necesidad de pertenecer. Pertenecemos a un grupo de personas que, a pesar de nuestras diferencias, nos ven y nos aceptan como realmente somos. Finalmente, saber que la casa, como observa el ensayista de TCK Pico Iyer, “tiene menos que ver con un pedazo de tierra que con un pedazo de alma”.

Las referencias:

Bennett, JM (1993). Marginación cultural: cuestiones de identidad en la formación intercultural. En RM Paige (ed.) Educación para la experiencia intercultural (109-135). Yarmouth, ME: Prensa intercultural.

Bonebright, DA (2010). Hijos adultos de la tercera cultura: retos y oportunidades en DRH. Human Resources Development International, 13 (3), 351-359.

Caplan, G. (1964). Principios de psiquiatría preventiva. Nueva York: libros básicos.

Dewaele, JM; van Oudenhoven, P. (2009). El efecto del multilingüismo / multiculturalismo en la personalidad: ¿no hay ganancia sin dolor para los niños de la tercera cultura? Revista Internacional de Multilingüismo, 6 (4), 443-459.

Fail, H., Thompson, J. y Walker, G. (2004). Pertenencia, identidad y tercera cultura Niños: Historias de vida de egresados ​​de colegios internacionales. Revista de Investigación en Educación Internacional, 3 (3), 319-338.

Lam, H. y Selmer, J. (2004). ¿Son los ex «hijos de la tercera cultura» los expatriados de negocios ideales?, Career Development International, 9 (2), 109 – 122.

McCaig, Nuevo México (1996). Comprendiendo a los nómadas globales, en CD Smith (ed.) Extraños en casa: Ensayos sobre los efectos de vivir en el extranjero y volver a casa en una tierra extraña, (99-120). Nueva York: Aletheia.

Oishi, S., Lun, J. y Sherman, GD (2007). Movilidad residencial, autoconcepto y afecto positivo en interacciones sociales. Revista de personalidad y psicología social, 93 (1), 131-141.

Peterson, BE y Plamondon, LT (2009). Hijos de la tercera cultura y las consecuencias de las estancias internacionales sobre el autoritarismo, el equilibrio aculturativo y el afecto positivo. Revista de investigación de la personalidad, 43 (5), 755-763.

Pollock, DC y Van Reken, RE (2009). Hijos de la tercera cultura: la experiencia de crecer entre los mundos. Boston: Nicolas Brealy.

Straffon, DA (2003). Evaluar la sensibilidad intercultural de los estudiantes de secundaria que asisten a una escuela internacional. Revista Internacional de Relaciones Interculturales, 27 (4), 487-501.

Useem, RH y Cottrell, AB (1993). Los TCK tienen cuatro veces más probabilidades de obtener una licenciatura. NewsLinks – The Journal of International Schools Services, mayo, vol. XII, # 5: Princeton, Nueva Jersey

Useem, J., Useem, R. y Donoghue, J. (1963). Hombres en medio de la tercera cultura: los roles de los estadounidenses y los no occidentales en la administración transcultural. Organización humana, 22 (3), 169-179.

Walters, KA y Auton-Cuff, FP (2009). Una historia para contar: desarrollo de la identidad de las mujeres que crecen como hijas de la tercera cultura. Salud mental, religión y cultura, 12 (7), 755-772.

http://www.un.org/en/development/desa/news/population/number-of-interna…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies