Seleccionar página

«El corazón quiere lo que quiere, o no le importa».

Escritas por la poeta Emily Dickinson en la primavera de 1862, estas palabras se han citado innumerables veces en esta forma o en una similar. La mayoría de las veces se utilizan cuando alguien intenta explicar por qué se enamoró de alguien que realmente no debería, como la pareja de un buen amigo, un hermano o una hermana.

Por supuesto, están completamente equivocados.

Como todo comportamiento humano, el amor y el afecto son causados ​​por el cerebro, y el corazón no hace casi nada en este contexto. Entonces, para comprender por qué a veces nos enamoramos de personas que realmente no deberíamos, aprender más sobre la neurociencia del amor puede ser útil.

Podría pensar que algo tan mágico e inexplicable como el amor podría estar más allá del alcance de la investigación moderna del cerebro. Sin embargo, es sorprendente la cantidad de investigaciones neurocientíficas sobre el afecto y el amor humanos que se han publicado a lo largo de los años.

El amor es un sentimiento muy complejo y heterogéneo y, como tal, en él intervienen multitud de regiones del cerebro. Sin embargo, algunas áreas del cerebro son más relevantes que otras. En un artículo reciente sobre la neurociencia del apego humano, la investigadora Ruth Feldman sugirió un nuevo modelo para la neurociencia del amor (Feldman, 2017). Este modelo asume que la intensidad del amor y la calidad del apego están guiadas por el neurotransmisor dopamina en una región específica del cerebro, el llamado núcleo accumbens. El núcleo accumbens es un área del cerebro involucrada en el comportamiento de búsqueda de recompensas.

Entonces, ¿qué hace la dopamina?

La dopamina es un neurotransmisor involucrado en generar un comportamiento que conduce a algo gratificante. Una recompensa puede ser muchas cosas, como dinero, comida, interacciones sociales y cualquier otra cosa que disfrute la gente. En el contexto del amor, puede ser algo tan pequeño como una sonrisa de la persona que amamos, un beso o una luna de miel. Sin embargo, hay algo complicado en la dopamina: funciona como una señal de error de predicción de recompensa. Esto significa que una mayor recompensa no conduce necesariamente a una mayor liberación de dopamina. Lo importante es cuán inesperada es la recompensa. Dejame darte un ejemplo. Si espera un hermoso libro de cocina nuevo para Navidad y compra un automóvil en su lugar, hay una gran recompensa que también es muy inesperada: los niveles de dopamina en el núcleo accumbens serán altos. Sin embargo, si espera un automóvil y obtiene un automóvil, la liberación de dopamina será menor. Esto significa que cuanto más espere una recompensa, menos positiva será la reacción.

¿Qué tiene esto que ver con enamorarte de alguien que no deberías?

El peligro de la dopamina es que si estamos en una relación comprometida a largo plazo, conocemos cada vez mejor a nuestras parejas. En algún momento, rara vez sucederá algo inesperado, ya que sabemos prácticamente todo sobre la apariencia, los sentimientos y las acciones de nuestra pareja. Sin embargo, una alta liberación de dopamina solo ocurrirá si sucede algo inesperado, lo que lleva a una disminución del amor con el tiempo en muchas relaciones.

Ahora piense en lo que sucederá si se enamora de alguien que está completamente fuera de su alcance, como una persona casada. En este contexto, es poco probable que llegue a conocer muy bien a la persona. Aquí, incluso una simple sonrisa o un ligero toque pueden verse como extremadamente gratificantes porque es tan inesperado que puede resultar en un intenso sentimiento de amor. Dado que es poco probable que la persona pase mucho tiempo contigo, la relación nunca entra en una fase en la que se esperan grandes recompensas, por lo que siempre que sucede algo positivo, el intenso sentimiento de amor perdura. De esa manera, alguien puede estar enamorado de alguien completamente fuera de su alcance durante largos períodos de tiempo, incluso años.

En conjunto, enamorarse de alguien que no debería no es un proceso mágico misterioso más allá de la comprensión de la mente humana. Puede ser simplemente una función de cómo funciona la recompensa en el cerebro humano, nada más. Esto sugiere que sorprenderse mutuamente es clave para mantener vivo el fuego en las relaciones a largo plazo. Si de vez en cuando ocurre algo inesperado, persistirá un intenso sentimiento de amor y el riesgo de que una pareja se enamore de otra persona será menor.

Imagen de Facebook: Benevolente82 / Shutterstock

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies