Seleccionar página

Fuente: Min An/Unsplash

Esta publicación fue escrita por Daniel Sánchez Morales y Robert T. Muller, Ph.D.

Domine Rutayisire, trabajadora social clínica del Centro Canadiense para las Víctimas de la Tortura (CCVT), cuenta una historia desgarradora sobre el proceso de migración de un cliente: «Después de presenciar cómo los militares asesinaban a su padre y a su tío, huyó de su país a tenía 19 años y atravesó nueve países, a menudo a pie. Sabía que iba a ser el próximo».

Rutayisire trabaja como consejera de salud mental en el CCVT, ofreciendo apoyo a sobrevivientes de guerra, tortura, genocidio, crímenes de lesa humanidad u otras violaciones de derechos humanos. En su experiencia, los clientes a menudo han pasado por una variedad de traumas, incluida la violencia de género o la persecución política. Rutayisire explica que de las personas que acuden a verlos, más del 25 por ciento están en riesgo de padecer trastorno de estrés postraumático.

Desde lidiar con trámites complicados hasta despedirse de sus seres queridos, la migración es un proceso emocionalmente agotador forjado con dificultad. Los migrantes enfrentan desafíos tales como aclimatarse a un contexto cultural diferente, aprender un nuevo idioma, luchar con la alienación y luchar con sentimientos de remordimiento o culpa por dejar su país de origen, entre otros.

En medio de estas luchas, el trauma previo a la migración es otra barrera que interrumpe el proceso de adaptación a una nueva ubicación.

Como respuesta emocional a experiencias impactantes o traumáticas que ocurren antes de migrar, rara vez se habla de ella y puede complicar aún más la capacidad de adaptarse a un nuevo país y contexto durante el asentamiento. Rutayisire explica que los migrantes tienen un trauma de sus países de origen, así como un trauma que ocurre durante la migración antes de venir a Canadá. Además, muchos de estos refugiados pueden haber sido explotados o abusados.

En un apuro por convertirse en los llamados «miembros productivos» de la sociedad, los nuevos inmigrantes a menudo disminuyen o dejan de lado su respuesta emocional a los factores estresantes que han encontrado en su viaje en su intento de comenzar un nuevo capítulo limpio en la vida. Sin embargo, el trauma previo a la migración puede preceder a problemas y enfermedades de salud mental, particularmente cuando no se presta atención a la curación que debe llevarse a cabo.

El CCVT da la bienvenida a personas de una variedad de orígenes culturales y países de origen. Rutayisire dice que, en la actualidad, más del 60 por ciento de la población de clientes proviene de países no europeos y se identifican como BIPOC: negros, indígenas y personas de color.

Puede ser más difícil para las personas de BIPOC buscar apoyo para la salud mental debido al estigma que permanece y porque se resisten a asociarse con el estigma existente. Algunas culturas no ven la importancia de pedir apoyo, y algunas ni siquiera reconocen la salud mental como un concepto, que a menudo sigue el modelo de las ideas occidentales sobre el bienestar y la enfermedad de la salud mental. Como resultado, Rutayisire enfatiza que es importante crear espacios donde la gente de BIPOC se sienta cómoda y segura compartiendo sus historias.

La discriminación y el racismo pueden empeorar los efectos del trauma previo a la migración, especialmente en ausencia de una intervención temprana.

Tener dificultades para hablar correctamente el idioma oficial del país o tener un tono de piel diferente puede percibirse como una excusa para rechazar a un migrante. Por ejemplo, los factores culturales pueden entrar en juego cuando los migrantes intentan acceder a una vivienda. Como anécdota, Rutayisire compartió una historia sobre un cliente con un acento evidente que tenía una cita para visitar a un propietario de vivienda. Cuando llegó el cliente, el propietario le informó repentinamente que la casa ya no estaba disponible, a pesar de que nada había cambiado desde que se hizo la cita el día anterior.

Convertirse en residente permanente o ciudadano no libera a las personas de BIPOC de los desafíos que enfrentarán a diario, así como de las frustraciones que deben soportar, que dificultan el proceso de asentamiento. A menudo se ocupan de una gran cantidad de problemas de salud mental, y si no se les da la oportunidad de abordar estos problemas, corren un gran riesgo de caer en el olvido.

Es importante reducir el estigma y alentar a los nuevos inmigrantes BIPOC a buscar apoyo cuando sea necesario. Con intervención temprana y apoyo continuo, surgen historias exitosas que traen esperanza. Rutayisire informa que el cliente mencionado al comienzo de este artículo ahora está establecido y trabajando a tiempo completo en tecnología de la información después de huir de su país de origen: «Es una historia de éxito».

Daniel Sánchez Morales es escritor colaborador de The Trauma and Mental Health Report.

Derechos de autor Robert T. Muller, Ph.D.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies