Seleccionar página

Darkmoon_Art/pixabay

A lo largo de nuestras décadas de investigación, hemos descubierto que la compasión es el rasgo general que saca lo mejor de uno mismo, así como de los demás. Nuestro trabajo incluye la perspectiva del tiempo, el post-trauma, la timidez, la maldad, el heroísmo, la meditación y la práctica indígena hawaiana de ho’oponopono. Además, en los últimos años, los estudios indican que la compasión está demostrando que las personas se mantienen más jóvenes, más atractivas, más sanas y más felices. Para nosotros, eso es un gran asombro.

La compasión puede definirse como simpatía o preocupación por el sufrimiento de los demás, pero es mucho más que eso. Implica sentimientos de empatía con otra persona y un auténtico deseo de convertir esos sentimientos en acciones prosociales, cuando sea posible (Goetz, Keltner, et al, 2010). También sabemos que la compasión se puede enseñar a través del entrenamiento en meditación y, por ejemplo, puede aumentar el afecto y el comportamiento prosocial (Condon, Desbordes, et al, 2012; Lieber, Klimecki, et al, 2011).

Para experimentar la verdadera compasión, debemos, en algún nivel, sentir una conexión emocional profunda, empatía, con una o más personas. Los destinatarios de nuestra empatía pueden ser completos extraños, o quizás animales, en cualquier parte del mundo. Curiosamente, por el motivo que sea, nos relacionamos y conectamos con ellos y su situación.

Obtén grandes beneficios siendo compasivo

Si bien tener una naturaleza compasiva tiene numerosos beneficios, como realizar acciones bondadosas de manera rutinaria para ayudar a los demás, también hay ventajas para la persona compasiva:

  • La compasión puede retardar el proceso de envejecimiento. A lo largo de nuestras vidas, los telómeros, los marcadores genéticos del envejecimiento, generalmente se acortan. Los científicos pueden determinar la longitud de los telómeros y la rapidez con la que disminuyen, la edad de una persona y la rapidez con la que envejece1. En 2019, un equipo de investigadores, incluidos psicólogos de la Universidad de Carolina del Norte, dirigido por Khoa Le Nyugen, descubrió algo sorprendente después de realizar un ensayo controlado aleatorio de 12 semanas. Compararon la longitud de los telómeros en personas que practicaban meditaciones de bondad amorosa con aquellas que no lo hacían. Como era de esperar, la longitud de los telómeros en los no meditadores se acortó. Pero, sorprendentemente, la longitud de los telómeros en los meditadores del amor bondadoso no se acortó en absoluto2.
  • La compasión te hace más atractivo para los demás. La investigación también indica que cuando una persona ejemplifica las características asociadas con la compasión, como la empatía, la amabilidad y el desinterés, es una pareja más deseable3. Y según un estudio realizado por la profesora de psicología social de la Universidad de Iowa, Eva Klohnen, genéticamente nos atraen las personas compasivas4. Esto tiene mucho sentido ya que todos queremos estar cerca de personas que nos entiendan y también nos amen.
  • Las meditaciones centradas en la compasión brindan múltiples beneficios. Estas meditaciones pueden aumentar el optimismo y los sentimientos positivos5, aumentar la inmunidad al estrés6, mejorar los sentimientos de cercanía, conexión y vínculo social7 y disminuir los síntomas de estrés postraumático8.

meditación compasiva

Parafraseando al Dalai Lama, la compasión es innata y, como un músculo, puede fortalecerse con ejercicio. Según el maestro instructor de meditación Vishen Lahkiani, “Desde un enfoque espiritual, puedes entrenar nuestro cerebro para que sea más amable y compasivo a través de la meditación… Piensa en ello como el acto de pasar del juicio al cuidado, del aislamiento a la conexión desde la indiferencia o la aversión. a la comprensión.”

En caso de que seas nuevo en la meditación, compartimos los 6 pasos de Lahkiani para la meditación compasiva a continuación para ayudarte a comenzar. Como él comparte, “Tomará un poco de práctica y puede parecer extraño o tonto al principio. Pero una vez que lo domines, se convertirá en una segunda naturaleza”.

  • Trae a un ser querido a la mente. Tome una respiración profunda y, al exhalar, vea a un ser querido frente a usted con el detalle más vívido posible. Si no eres una persona visual, solo siente su presencia. Interioriza el sentimiento de compasión sintonizándote con el amor que inspiran dentro de ti. Trae conciencia al espacio de tu corazón y dale color a esos sentimientos de amor. Podría ser rosa, azul claro, verde, lo que se te ocurra. Deja que tu corazón se marine en ese color.
  • Permite que la compasión que sientes abarque tu cuerpo. Permítete pasar de sentir compasión por tu ser querido en tu corazón a sentir las sensaciones en todo tu cuerpo. Siente cómo se forma una burbuja reconfortante a tu alrededor. Haz tu mejor esfuerzo para encontrar compasión por ti mismo. Como dijo una vez un buen amigo mío: “Llena tu copa primero, solo entonces puedes servir de tu desbordamiento”.
  • Expande la compasión en la habitación en la que estás. Tome otra respiración profunda y, mientras exhala, vea cómo se expande esa burbuja de compasión. Imagínelo creciendo y cubriendo todo en la habitación, incluidas personas, plantas, mascotas, sin necesidad de límites.
  • Envía tu pésame a las calles. Ahora que domina la expansión de la compasión a través de un espacio pequeño, está listo para ir más lejos en su vecindario. Imagina tu burbuja de compasión extendiéndose primero por toda tu casa, tocando a cualquiera que viva allí. Luego, imagínelo expandiéndose para engullir todo su vecindario.
  • Permite que la compasión abarque tu ciudad y tu país. Comienza con tu ciudad, luego expande a todo tu país. Para esta parte, imagine un mapa de su pueblo o ciudad en su mente que se aleja en un mapa de su país. Vea el espacio debajo de usted como si estuviera volando sobre él en un helicóptero o viendo una toma de un dron.
  • Permite que tu compasión envuelva la Tierra. Aquí es donde las cosas se ponen interesantes. Tomar una respiración profunda. Desde su país, van a seguir enviando esta compasión a su continente en la exhalación. Luego haz tu camino a través de cada continente para cada nueva exhalación. Esta es la etapa final de la práctica que nos conecta no solo con los más cercanos a nosotros, sino con toda la vida en la Tierra.
  • Si se pierde en algún punto, vuelva al paso uno. Vuelva a ver a su ser querido frente a usted, cárguese de amor y extiéndalo nuevamente.

    Al practicar la meditación compasiva durante unos minutos todos los días, podemos vivir una vida más feliz y saludable, así como transformar no solo la forma en que pensamos sobre nosotros mismos y nuestros seres queridos, sino también el mundo. ¿Cómo? Mediante las micro y macro acciones positivas que haremos realidad gracias a nuestra capacidad expandida de compasión. La investigación sugiere que ver a alguien ayudando a otra persona crea un estado de elevación en el espectador (Algoe y Haidt, 2009). Estos datos, a su vez, sugieren que la elevación inspira a los espectadores a ayudar a los demás, y puede ser solo la fuerza detrás de un efecto dominó de mayor empatía y generosidad.

    Finalmente, avanzamos la proposición de que la compasión es contagiosa: los actos de generosidad y bondad engendran más generosidad en una reacción en cadena de bondad en el futuro (Fowler y Christakis, 2010). Convirtámonos en la chispa brillante que ilumina el mundo.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies