Seleccionar página

La frase «comezón de siete años» aparece periódicamente en conversaciones casuales: los observadores tratan de comprender los problemas de relación de otras parejas, las personas tratan de explicar su propia confusión en las relaciones o las parejas pueden usarlo como una excusa para sus divagaciones. Pero, ¿qué tan buena es esa excusa?

¿La prohibición de siete años pone en peligro la relación?

La idea básica detrás de la «comezón de siete años» es que las parejas románticas experimentan confusión y un punto de juicio potencial alrededor de siete años juntos. Visto como un momento crítico, la picazón de los siete años se define como un momento en el que las parejas reevalúan: o se dan cuenta de que su relación no está funcionando, o se sienten profundamente satisfechos y comprometidos con su relación.

¿Es el picor de los siete años algo real?

Desde el punto de vista del desarrollo de las relaciones, el prurito de siete años tiene un atractivo de sentido común. Inicialmente, las parejas de recién casados ​​tienen una relación bien documentada, a menudo conocida como la fase de luna de miel. Esta fase de luna de miel se caracteriza por una gran satisfacción relacional (Kurdek, 1998). Las parejas disfrutan del enamoramiento mutuo, la alegría (o el alivio) de cumplir con las expectativas sociales del matrimonio y / o ilusiones rosadas sobre cómo podría ser el matrimonio y su vida con su pareja. Es un sentimiento maravilloso.

Y luego … hay una transición. Las parejas de recién casados, especialmente aquellas que nunca han convivido antes, deben negociar tareas y responsabilidades, coordinar su equilibrio entre la vida laboral y personal y de otra manera fusionar sus vidas. Este proceso no siempre es sencillo. Aunque no todas las parejas atraviesan sus primeros años de la misma manera (Lavner y Bradbury, 2010), la mayoría experimenta al menos una disminución en la satisfacción a medida que continúa su relación.

Si la satisfacción alcanza su punto máximo alrededor de los siete años, eso podría explicar la frase común, comezón de siete años. Sin embargo, un pico de inestabilidad parece ocurrir antes.

¿O son cuatro años?

Aunque la gente habla de siete años, las tasas de divorcio históricamente han alcanzado su punto máximo en torno a los cuatro años (Fisher, 1989). La antropóloga biológica Helen Fisher sostiene que este pico de cuatro años tiene sentido evolutivo.

Durante la evolución humana, las mujeres que cambiaron de pareja después de cuatro años juntas (tiempo suficiente para la crianza conjunta durante los difíciles primeros años de tener un par de hijos) pueden haber tenido una ventaja adaptativa. Al participar en un «vínculo de pareja en serie», podrían variar la composición genética de su descendencia. El momento de los picos actuales en las tasas de divorcio puede reflejar la tendencia arraigada hacia la variación.

Investigaciones más recientes (Kulu, 2014) sugieren que las tasas de divorcio aumentan después del matrimonio y luego alcanzan su punto máximo alrededor de los cinco años. Las tasas de divorcio luego disminuyen de manera constante a medida que aumenta el número de años. Este patrón ascendente-descendente recuerda el argumento de la picazón de siete años, pero ocurre un poco antes (¿una picazón de cinco años?) De lo que sugiere la frase.

Vulnerabilidad relacional basada en el tiempo

Parece que una picazón de siete años podría llamarse mejor picazón de cuatro años o picazón de cinco años, pero incluso entonces hay margen de mejora. Por ejemplo, ¿cuándo comienzan los siete (o cuatro o cinco) años? ¿Es cuando una pareja empieza a salir? ¿O es cuando una pareja se casa? La investigación mínima sobre este tema específico parece asumir un punto de unión; sin embargo, las parejas a menudo cohabitan antes del matrimonio, comparten padres fuera del matrimonio o nunca se casan, están plenamente comprometidos el uno con el otro.

Aunque la inestabilidad de la relación puede aumentar en ciertos intervalos, es poco probable que el tiempo sea el factor que cause la incertidumbre de la pareja, el interés en otras parejas potenciales o la pérdida de la vida. Si las tensiones externas tienden a alcanzar su punto máximo en un patrón particular (por ejemplo, mayor estrés financiero o familiar), entonces estas tensiones (en lugar del tiempo) merecerían nuestra atención. Aprender a proteger a las parejas de los efectos dañinos del estrés externo podría ayudar a mantener su propia trayectoria más suave y estable.

Imagen de Facebook: Marcos Mesa Sam Wordley / Shutterstock

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies