Seleccionar página

La misofonía es una condición en la que las personas experimentan reacciones físicas y emocionales intensas y negativas a ciertos sonidos desencadenantes. Los sonidos desencadenantes a menudo incluyen sonidos orofaciales cotidianos, como masticar, sorber u oler, pero también pueden incluir sonidos repetitivos producidos por humanos, como golpetear con los dedos o hacer clic con un bolígrafo. Los investigadores estiman que la misofonía afecta a más del 10 por ciento de la población, y hasta el 4 por ciento de las personas experimentan síntomas clínicamente significativos que interfieren con el funcionamiento diario.

Aunque no existe un tratamiento conocido para la misofonía, la última década ha visto una gran cantidad de nuevas investigaciones sobre la condición. Los estudios han revelado comorbilidades entre la misofonía y otros trastornos como el trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad (TOC), el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y el espectro autista (TEA; consulte Jager et al., 2020). Además, la investigación en neurociencia ha demostrado distintos circuitos neuronales en la misofonía, incluido un vínculo más fuerte entre la corteza auditiva y las áreas motoras orofaciales y una activación más fuerte del área motora orofacial en respuesta a los sonidos desencadenantes de la audición.

Sin embargo, una nueva investigación sugiere que no son solo las propiedades acústicas de los sonidos las que provocan reacciones aversivas en los pacientes misofónicos; otras modalidades sensoriales también juegan un papel.

El papel de la percepción visual

En un nuevo artículo publicado este mes en Frontiers in Psychology, mis colegas y yo examinamos si los estímulos visuales podrían modular la respuesta misofónica. Usando una metodología que presentamos anteriormente (ver Samermit, Saal y Davidenko, 2019), creamos una base de datos de videos con intercambio de sonido. Cada par de videos constaba de un sonido de activación presentado con la fuente de video original (OVS) o una alternativa sin activación: una fuente de video atribuible positiva (PAVS). Por ejemplo, el sonido de alguien masticando un chip crujiente podría emparejarse con el video original (OVS) o con un video de alguien rompiendo una hoja de papel (PAVS). De manera crítica, el video PAVS debía sincronizarse con precisión con el sonido del disparador de modo que pareciera una fuente plausible del sonido (vea el ejemplo a continuación).

Una fuente de video original de alguien masticando (izquierda) y una fuente de video atribuible positiva (alguien rasgando papel; izquierda).

Fuente: Nicolás Davidenko

Mire los dos videos aquí (¡y tenga en cuenta que comparten el mismo sonido!):

Una base de datos de video con intercambio de sonido

En nuestro artículo, publicamos una base de datos de videos con intercambio de sonido que consta de 18 videos OVS y 18 PAVS. Se puede acceder al conjunto completo de videos, junto con calificaciones agregadas de su simpatía e instrucciones detalladas sobre cómo construirlos, aquí.

Para validar nuestros estímulos, un grupo de 102 participantes ingenuos de la Universidad de California, Santa Cruz, evaluaron los videos y completaron un Cuestionario de Misofonia (el MQ; Wu et al., 2014). Específicamente, los participantes observaron cada video de 12 segundos y calificaron cuán agradable o desagradable era el sonido. Después de calificar todos los sonidos dos veces (una vez acompañados del video OVS y otra vez del video PAVS, en orden aleatorio), los participantes completaron el MQ.

Los resultados indicaron un efecto robusto de los estímulos visuales. Los sonidos se calificaron como significativamente más agradables cuando estaban acompañados por la fuente PAVS en comparación con la fuente OVS. Este efecto fue casi universal, manifestándose en 99 de los 102 participantes. La siguiente figura muestra la diferencia en las calificaciones de placer entre los sonidos emparejados PAVS y OVS para cada participante en el eje y. El eje x muestra la puntuación de cada participante en la escala de gravedad de la misofonía.

Nicolás Davidenko

Diferencia de simpatía entre los sonidos emparejados con PAVS y OVS en función de la puntuación MQ de los individuos.

Fuente: Nicolás Davidenko

Un análisis de correlación reveló una correlación positiva moderada entre la gravedad de la misofonía y la diferencia PAVS-OVS: las personas con más síntomas de misofonía tendían a mostrar un mayor beneficio de los sonidos emparejados con PAVS que con OVS.

También examinamos si el orden de presentación hizo una diferencia; es decir, ¿importa si un individuo observa un sonido emparejado con OVS antes o después de observar el sonido emparejado con PAVS? Resulta que el orden de presentación sí importó. El efecto de atenuación promedio (es decir, la diferencia en las calificaciones de agrado) fue de 0,603 cuando se presentó primero el video PAVS, en comparación con 0,442 cuando se presentó primero el video OVS.

Este efecto de orden sugiere que la creencia de un individuo sobre la fuente de un sonido es importante. Cuando una persona se expone primero al video original, reduce la efectividad de ver el video PAVS más tarde. Este es un detalle importante ya que puede limitar la eficacia a largo plazo de esta manipulación.

Nuestra investigación está en línea con otros hallazgos recientes que sugieren que las creencias y el contexto son importantes en la misofonía. Por ejemplo, un estudio de Marie-Anick Savard y colegas (publicado en la misma edición de Frontiers) muestra que las respuestas a los disparadores misofónicos dependen de si el oyente identifica correctamente la fuente de sonido.

Los sonidos de activación identificados correctamente llevaron a calificaciones más negativas. Curiosamente, no hubo diferencia en las habilidades de identificación entre los síntomas de misofonía alta y baja, lo que sugiere que no es probable que la misofonía sea impulsada por un proceso auditivo de abajo hacia arriba, sino que se basa en procesos neuronales y cognitivos posteriores.

Desarrollo de una intervención para la misofonía

En una investigación en curso, estamos examinando si la atenuación visual de las respuestas misofónicas puede convertirse en un tipo de intervención. Si la creencia de un observador sobre la fuente de un sonido puede modular su reacción física y emocional a ese sonido, es posible que las personas regulen sus propias reacciones imaginando fuentes alternativas.

Volviendo a nuestro ejemplo original, supongamos que un individuo es estimulado por el sonido de la masticación. Si son capaces de imaginar el sonido de masticación como producido por una fuente no desencadenante (p. ej., alguien que rompe un trozo de papel), este ejercicio de imágenes puede conducir a una respuesta emocional y física reducida al sonido, lo que a su vez puede permitir el individuo a tolerar más fácilmente la situación.

Esperamos que al publicar nuestra base de datos de videos con intercambio de sonido, otros investigadores utilicen los estímulos para estudiar si la exposición a fuentes de sonido alternativas (que no provocan) puede generar beneficios a largo plazo para quienes sufren de misofonía.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies