Seleccionar página

Muchos trastornos mentales diagnosticados pueden entenderse como cíclicos en términos del curso y refuerzo involuntario de estos trastornos. Estos trastornos se refuerzan a sí mismos. Esto se puede ver de manera prominente en términos de trastorno de pánico. Por ejemplo, uno puede tener un ataque de pánico de forma imprevista. La respiración se volverá dificultosa, la garganta puede parecer cerrarse y la ansiedad intensa por este ataque exacerbará una sensación de pánico que refuerza el pánico. Obviamente, incluso un ataque de pánico es motivo de preocupación. Esto puede llevar a especular sobre un miedo intenso a diversas situaciones peligrosas en las que un ataque de pánico sería perjudicial. Conducir su automóvil, subir escaleras empinadas o sostener a un bebé en sus brazos pueden ser situaciones en las que surgirá el pánico. Obviamente, los ataques de pánico serían temidos en estas situaciones si uno alguna vez ha experimentado un ataque de pánico, y este miedo puede causar pánico que resulta en un ataque de pánico en toda regla. La evidencia de un componente biológico del trastorno de pánico se puede ver en la eficacia de los inhibidores selectivos de la serotonina o ISRS, antidepresivos que tienen un efecto beneficioso sobre los trastornos basados ​​en el miedo.

La depresión también puede seguir un curso cíclico. La persona deprimida puede considerar el suicidio. Aunque puede resistir el impulso de suicidarse, su condición puede adquirir un carácter obsesivo-compulsivo, lo que hace que el individuo sea sensible a todas las situaciones que evocan pensamientos suicidas. Estos pensamientos recurrentes agravarán su depresión y el riesgo de suicidio puede aumentar. Además, los síntomas de la depresión tienen un componente que disminuye la autoestima, lo que conduce a un aumento de la conducta depresiva. Finalmente, como el trastorno de pánico, la depresión tiene un componente biológico que es claramente visible dada la evidencia de que los ISRS disminuyen la depresión. La sinergia entre el estado depresivo, la biología de la depresión y los síntomas de depresión observados puede adquirir una cualidad sinérgica que conduce a sentimientos más profundos de depresión y mayores posibilidades de suicidio.

La esquizofrenia representa otro trastorno diagnosticado que se ha relacionado con un paradigma biopsicosocial. Los síntomas del trastorno se producen en biología, como lo demuestra la eficacia de los fármacos antipsicóticos para mejorar este trastorno. Circunstancias sociales, como la estigmatización de los enfermos mentales con psicosis, comprometen la interacción social positiva y saludable de los enfermos mentales con los demás. La necesidad de un contexto de apoyo, un entorno social en el que el individuo psicótico reciba un reflejo egosintónico saludable de sí mismo, que es necesario para la autoestima y la calidad de vida, puede ser una posibilidad lejana para el individuo psicótico. El estigma aliena al individuo psicótico y lo empuja más hacia su mundo interior y la crueldad de su mente brutal. Por tanto, la biología produce alucinaciones, el estigma social interfiere con la interacción social saludable, el contexto y la autorreflexión humana, y el elemento psicológico de la psicosis implica el retiro del enfermo mental a la alienación que constituye su mundo mental.

Está claro que el modelo biopsicosocial se aplica a muchos trastornos psiquiátricos diagnosticados. y este modelo informa varias vías para mejorar los síntomas de la enfermedad mental. Obviamente, el modelo biológico de enfermedad mental es importante para aliviar los síntomas de pánico, depresión y psicosis, por ejemplo. La actividad social saludable con otros puede ser difícil de negociar, especialmente para los psicóticos con enfermedades mentales, pero también puede representar una forma de reducir los síntomas de la enfermedad mental en términos de apoyo de los médicos de salud mental. El componente psicológico implica cambiar las mentes de las personas con trastornos mentales diagnosticados. Si bien los mundos mentales de estos individuos son secretos, la medicación y la psicoterapia, especialmente la terapia de relaciones cognitivas, así como los grupos de apoyo, resultarán útiles para los enfermos mentales. El modelo biopsicosocial permite tres vías de intervención para ayudar a los enfermos mentales. Cualquiera de estos componentes, destinados al tratamiento, será beneficioso.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies