Seleccionar página

La agitación de la década de 1970 desencadenó una enorme nostalgia colectiva por la paz y la prosperidad de la década de 1950.

Fuente: Pexels/Pixabay

Al crecer en la década de 1970, hubo una enorme efusión colectiva de nostalgia por la década de 1950. Debutó el musical Grease, seguido de la película American Graffiti, que generó el programa de televisión Happy Days. Mi escuela secundaria organizaba un baile con el tema de la década de 1950 casi todos los años. Y estos fueron solo algunos de los desarrollos culturales que reflejan la obsesión nacional de anhelar la década de 1950.

¿Qué causó la nostalgia de los años 70 por los años 50?

Miedo. Desde mediados de la década de 1960 hasta principios de la de 1970, Estados Unidos fue escenario de asesinatos de figuras públicas, protestas estudiantiles, disturbios raciales, inflación, caída del mercado de valores, recesión, desempleo, aumento de los precios de la gasolina, participación en la guerra de Vietnam y la amenaza de ataque nuclear. La confusión, la agitación y la incertidumbre reinaron en el día, todo lo cual llevó a las personas a desear el regreso a una época de tranquilidad.

Los problemas de ese período comenzaron con un crecimiento masivo en el gobierno. El presidente Lyndon Johnson presentó varios programas sociales llamados Great Society. Intensificó la participación de Estados Unidos en la guerra de Vietnam, que se pagó con altos impuestos e inflación, lo que paralizó la economía. Atado por el patrón oro, LBJ estaba limitado en cuanto a cuánto se podía inflar la moneda, por lo que eliminó la plata de las monedas estadounidenses.

Luego, en 1971, el presidente Richard Nixon sacó al país del patrón oro, lo que abrió las compuertas de la inflación (un impuesto oculto que todavía sufrimos hoy).

La mayoría de los adultos en la década de 1970 habían vivido en la totalidad o parte de la década de 1950, y recordaban la paz y la prosperidad de los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial que se extendieron desde mediados de la década de 1940 hasta mediados de la década de 1960 (los tres años coreanos). a pesar del conflicto).

Su sentimiento nostálgico continuó en 1980 y condujo a la elección del presidente Ronald Reagan. Encabezó una reducción bipartidista de la regulación gubernamental, los programas sociales y los impuestos sobre la renta, estimulando el crecimiento económico durante la próxima década.

La nostalgia es un proceso de duelo

El término nostalgia fue acuñado en 1688 por el estudiante de medicina suizo Johannes Hofer a partir de la raíz griega nostos, que significa «regreso a casa», y algos, que significa «dolor», para describir la nostalgia extrema que sufrían los soldados estacionados en el extranjero.

Circunstancias sorprendentes pueden hacernos retroceder a tiempos mejores. La nostalgia es un anhelo por el pasado que estimula recuerdos de eventos a los que asistimos o en los que participamos, personas que nos importan y lugares en los que hemos pasado tiempo.

Puede ser desencadenada por nuestra percepción sensorial de la vista, el oído, el gusto, el tacto y el olfato. ¿Con qué frecuencia una foto antigua, una canción, un sabor o un olor han estimulado tus recuerdos de un tiempo pasado? El olor a hierba recién cortada puede transportarme instantáneamente a los veranos de mi niñez.

Más que el miedo solo, una sensación de pérdida desencadena sentimientos de nostalgia. Nos volvemos nostálgicos por los amigos y familiares que han muerto, las relaciones que terminaron, la plenitud de eras económicas más fáciles y las libertades perdidas. Lamentamos estas pérdidas recordando los tiempos en que todavía las teníamos.

Los anunciantes manipulan nuestra susceptibilidad a la nostalgia

Los publicistas (y algunos políticos) entienden este fenómeno de la nostalgia y trabajan para aprovecharlo. Vinculan imágenes antiguas, canciones y eventos de nuestro pasado para crear una afinidad artificial por sus productos y servicios. Por lo general, crean mensajes de marketing relacionados con un período de 20 a 40 años antes. Estos mensajes están dirigidos principalmente a personas en el rango de edad de 35 a 55 años (los mejores años de gasto de la persona promedio).

La exposición repetida a un mensaje publicitario puede inspirar lo que se conoce como nostalgia vicaria, que nos hace sentir un anhelo por un tiempo que no experimentamos personalmente pero que ofrece un valor sentimental con el que podemos relacionarnos a nivel individual.

Pienso en anuncios de radio de helados Blue Bell que me hacen relacionarme con una vida rural que nunca he experimentado. También me encanta la decoración campestre y los artículos de la tienda de regalos (especialmente los dulces antiguos) en los restaurantes Cracker Barrel.

La nostalgia es sobre todo algo bueno

Los psicólogos modernos dicen que la nostalgia es buena porque ayuda a las personas a mejorar su estado de ánimo, aumenta la conexión social (al evocar recuerdos de personas que se preocupan por ti), aumenta la actitud mental positiva y nuestro sentido de propósito en la vida (crea una sensación de comodidad cuando experimentar cambios).

Puedo pensar en muchas canciones antiguas que, cuando las escucho de nuevo, pueden hacerme sentir mejor cuando estoy triste o inspirarme cuando me siento mal.

Clay Routledge, psicólogo existencial y profesor de negocios en la Universidad Estatal de Dakota del Norte, dijo: “La nostalgia nos ayuda a recordar que nuestras vidas pueden tener significado y valor, ayudándonos a encontrar la confianza y la motivación para enfrentar los desafíos del futuro”.

La nostalgia puede conducir a un futuro mejor

La nostalgia nos hace repensar nuestra situación actual y cuestionar las estrategias que nos llevaron a tiempos difíciles. Conduce al pensamiento creativo, nuevas ideas y la voluntad de cambiar para resolver los problemas y volver a mejores condiciones como las que disfrutamos en el pasado.

Hay un viejo dicho: «No puedes volver a casa otra vez»; sin embargo, la nostalgia crea esperanza, a menudo sin evidencia, de un evento positivo esperado. Pero, cuando suficientes personas colectivamente sienten y comunican esto, a menudo sucede.

Recientemente he visto el resurgimiento de una nostalgia nacional por algunos buenos tiempos pasados ​​(principalmente las décadas de 1980 y 1990). Parece ser provocado por la incertidumbre de nuestro estado actual de disturbios, protestas, inflación, escasez de alimentos, aumento de los precios de la gasolina, caída de los mercados bursátiles, pérdida de derechos y libertades individuales y la amenaza de una guerra mundial nuclear. Espero que esto estimule mucha creatividad, cuestionando la autoridad y uniendo a la gente para impulsar un período permanente de paz y prosperidad.

Para terminar, la nostalgia nos ayuda a darnos cuenta del aforismo persa “Esto también pasará” cuando sufrimos depresión, tristeza y dolor. Los malos tiempos son temporales, y cuando la nostalgia nos impulsa a crear un cambio positivo, realmente es algo bueno.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies