Seleccionar página

La comunicación no verbal es el medio por el cual transmitimos mensajes a otros sin palabras. Hay una serie de canales importantes del lenguaje corporal, incluidas las expresiones faciales, los gestos, los movimientos oculares y corporales que se utilizan para enviar mensajes complejos. Un canal importante que a menudo se pasa por alto es el tacto.

Los investigadores Jones y Yarbrough (1985) clasificaron las diferentes formas en que las personas usan el tacto en lugar del lenguaje y propusieron 5 categorías:

1. Teclas de afecto positivo. Estos se utilizan para indicar agrado, afecto e interés sexual. Los ejemplos obvios son abrazar a los seres queridos, tomarse de la mano, pero algunas señales son bastante sutiles, como coquetear con alguien tocándolo ligeramente en el brazo o tocando las rodillas.

2. Teclas divertidas. Esto incluye cualquier forma de tocar que no sea grave, y que normalmente se hace a las personas que nos gustan, como hacerles cosquillas, simular pelear/puñetazos o empujar a alguien (para los fanáticos de Seinfeld, el personaje de Elaine era famoso por empujar a sus amigos con fuerza, casi como si fueran a jugar a los bolos). ellos encima).

3. Teclas de control. Estos son toques para lograr que alguien cumpla de alguna manera, como sacar a una persona de una habitación o tratar de llamar su atención, agarrando su mano o poniendo su dedo en sus labios para callarlos.

4. Claves Ritualistas. Esto incluye todas las formas de saludo: apretones de manos, golpes de puño, besos en la mejilla, etc. [More on greetings here]. También incluye tomarse de las manos en oración, contacto durante el baile y toques que se usan para decir «adiós».

5. Teclas orientadas a tareas. Son toques que tienen un propósito específico relacionado con una tarea, como ayudar a una persona mayor a levantarse de un asiento, ayudar a alguien en un camino pedregoso para que no se caiga, o guiar las manos de otra persona para mostrarle cómo realizar alguna tarea o operación.

Existe buena evidencia de que un toque positivo y sutil puede tener un impacto sorprendente en el comportamiento de los demás. Por ejemplo, en los estudios de cumplimiento (intentar que otra persona dé dinero, firme una petición y similares), un ligero toque puede aumentar las tasas de cumplimiento. Además, la investigación en restaurantes ha demostrado que si un servidor toca ligeramente al cliente, puede aumentar el porcentaje de la propina del cliente.

Al observar el tipo de toque entre una pareja romántica, los observadores astutos a menudo pueden decir mucho sobre la fuerza de la relación entre los dos. Las parejas pueden usar «signos de corbata», como tomarse de las manos o los brazos alrededor de los hombros para indicar que se gustan y para decirles a los demás que «somos una pareja».