Seleccionar página

Mohammed es el seudónimo de un personaje real a través del cual contaré las historias colectivas de personas de la generación cero, inmigrantes o refugiados que deben navegar por culturas desconocidas.

Cuando Mohammed puso a Gabby, estaba emocionado y asustado. Como vivían en diferentes estados, tuvo que viajar para encontrarse con ella. La espera lo puso nervioso mientras se sentaba solo en el banco durante minutos. Al principio, temía perderse, hasta que finalmente se vieron. Gabby tropezó y luego corrió hacia ‎Mohammed.

Entró en pánico, intimidado por la mera idea de dar la mano en este primer encuentro. Ella iba a dar un abrazo. Mohammed nunca había abrazado a una mujer. ¿Estaba dispuesto a abrazar a Gabby?

Cuando ella se acercó a él, su mente se vio envuelta por el choque de culturas. El lenguaje de amor de Gabby era el contacto físico, por lo que se arrojó sobre él, lo que a la vez estimuló y desconcertó a Mohammed. Estaba luchando con un patrón de ansiedad en las citas.

Gabby fue la primera de varias chicas con las que saldría Mohammed que compartían un denominador común: eran categóricamente antipatrióticas y nunca rehuían expresar su descontento con Estados Unidos. Tal vez porque la amalgama de las identidades extranjeras de Mohammed es la antítesis de todo lo estadounidense, estas mujeres se han sentido atraídas por lo que él considera su mayor defecto: su falta de americanidad.

Su acento extranjero, que a menudo se percibe como un impedimento lingüístico o un signo de torpeza, se convierte en una fuente de placer para estas mujeres. Cuando se tropieza con una palabra, completan sus oraciones. Siempre celebran el hecho de que habla dos idiomas. Desde que emigró, Mohammed ha usado muchas identidades y ha observado con atención cómo reacciona la gente a las proyecciones de su personalidad. Este proceso de reinventarse a sí mismo afectó negativamente la confianza en sí mismo de Mahoma.

Después de la cita, se dirigieron a su habitación. Esta sería la primera vez que Mahoma estaría solo con una mujer en una habitación.

Ese pensamiento lo aterrorizaba porque no sabía cómo se desarrollarían los acontecimientos. Se preguntó cuándo se besarían y tocarían. No tenía idea sobre el consentimiento, ya que se crió sin estar nunca a solas en un dormitorio con una mujer, y se le enseñó a nunca hacerlo a menos que ella fuera su esposa. No tenía un marco cultural de referencia para navegar esta estimulante experiencia.

Gabby estaba confundida por las reacciones antinaturales de Mohammed. Su mente luchaba con choques culturales y maquinaciones, todo lo cual se transmitía a través de su lenguaje corporal. Se sintió cansado, se acostó en su cama y fingió dormir. Empezó a trabajar en su computadora.

A pesar de la proximidad, apenas hablaban. Cuanto más pensaba en la moralidad de sus elecciones, menos deseoso estaba de emprender alguna acción. Fingió dormir, pero su angustia lo mantuvo despierto. Cuando empezó a calmarse, Gabby saltó sobre la cama y le dio un golpecito en el hombro. El resto era historia.

Sin embargo, con el paso del tiempo, Mohammed no pudo manejar con éxito su relación con Gabby. Todo terminó prematuramente. Reflexionando sobre su tiempo con Gabby, Mohammed se dio cuenta de que no tenía una historia autobiográfica coherente dentro de la cual comprender su viaje en el mundo porque se mudó de una parte del mundo a otra. Este desplazamiento provocó una ruptura en su historia personal, lo que complicó su capacidad básica para navegar en las relaciones con sus compañeros. Estaba en el punto medio de la polinización cruzada de ideas, identidades y civilizaciones.

Conclusión

Argumento que la historia de Mohammed es representativa de las personas que se citan en la generación cero en general, quienes a menudo luchan por presentar una personalidad atractiva a posibles parejas porque tienen una ruptura en su historia personal. Dado que la confianza es un rasgo atractivo en las personas que se citan, muchas personas que se citan en la generación cero se pasan por alto porque proyectan una narrativa inestable, incoherente e inconsistente. De la historia de Mohammed, podemos identificar tres desafíos.

Primero, no tenía idea del guión social del romance, y eso le pasó factura. “Los guiones ayudan a las personas a dar sentido a la vida y conectarse con los demás”, argumenta Lisa Hoplock. “De acuerdo con la teoría del guión de vida, las celebraciones a menudo ocurren cuando se siguen los guiones de vida y eventos, pero las repercusiones sociales ocurren cuando no se siguen”.

En segundo lugar, su desplazamiento lo obligó a proyectar una personalidad incoherente que confundió a Gabby. La atracción a menudo ocurre en una atmósfera de confianza, comprensión y conexión. Sin embargo, las personas desplazadas son incomprendidas y se pierden en las diferencias culturales. Todavía no han descifrado su código interno y tienen muchos códigos por descifrar. Existen en dos lugares diferentes sin pertenecer simultáneamente a ninguno de ellos.

En tercer lugar, Mahoma iba en contra de su religión, que prohíbe las relaciones prematrimoniales. Por lo tanto, estaba luchando con un sentimiento de culpa por violar sus valores. Esto crea una personalidad vacilante que a menudo los socios malinterpretan como falta de confianza. El ciclo de auto-reforzamiento atrapa a las personas desplazadas de generación cero en una vida amorosa abundante en fracasos y escasa en éxitos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies