Seleccionar página

Aparte del conflicto en Ucrania, la guerra no es un tema de moda en las redes sociales. Sin embargo, en muchas partes del mundo hoy, el conflicto armado y todos sus sufrimientos brutales todavía están con nosotros. Además, en muchos de los conflictos actuales intervienen niños soldados. Naciones Unidas declaró el 12 de febrero como el Día Internacional contra el Uso de Niños Soldados, pero no parece preocuparle demasiado durante el resto del año. Según Emeline Wuilbercq de la Fundación Thomas Reuter, miles de niños y niñas todavía son utilizados en combate, como combatientes y en otros roles, en al menos 14 países.

Los grupos terroristas y no estatales, como ISIS, Boko Haram, Hamas, Al-Shabaab y la Yihad Islámica se encuentran entre los peores infractores. Reclutan abiertamente a niños, los utilizan en funciones de combate y como personal de apoyo, y con frecuencia los explotan sexualmente.

Uno podría imaginar que reclutar niños soldados implica secuestrarlos o tomarlos por la fuerza, y ese suele ser el caso durante la guerra o en condiciones de pobreza extrema. Pero el reclutamiento también se lleva a cabo descaradamente, en público. En 2021, 50.000 niños palestinos fueron reclutados para el campamento de verano de adoctrinamiento de Hamás, donde se les enseñó a prepararse para un conflicto armado con Israel. Se les enseñaron métodos para secuestrar soldados y aprendieron a armar, cargar y disparar armas. Estos «campistas» usaron simuladores de computadora para practicar disparar a soldados y policías israelíes en el Monte del Templo y la Mezquita al-Aqsa. Otras simulaciones incluyeron misiles antitanques que dispararon contra objetivos israelíes. Hamás, el grupo terrorista que gobierna Gaza, dijo el joven deben estar listos para hacer «sacrificios», que parece ser la terminología utilizada para describir el reclutamiento para ser asesinados. De hecho, los niños y adolescentes se encuentran regularmente en la primera línea de confrontación y los llamados ataques terroristas de «lobo solitario» en la región.

Las consecuencias psicológicas de ser un niño soldado están bien documentadas. Van desde PTSD hasta daño moral, depresión, abuso de drogas y muchas formas de comportamiento antisocial, incluida la violencia doméstica.

Reclutar y emplear niños soldados es una forma particularmente horrible de abuso infantil que deforma la mente de los niños, además de arriesgar sus vidas. El estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional lo considera un crimen de guerra y la práctica viola varios artículos de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.

Los niños soldados merecen más del mundo civilizado que solo un día cualquiera de febrero.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies