Seleccionar página

Ha habido muchos informes sobre la política de separar a los niños de sus padres en la frontera. Como especialista en desarrollo infantil, me gustaría explicar las poderosas consecuencias psicológicas de estas separaciones.

Cuando nace un niño, él o ella depende completamente del padre (o tutor principal) para su supervivencia. El padre alimenta al niño cuando tiene hambre, lo calma cuando llora y la presencia del padre le da al frágil bebé una sensación de seguridad. Como los padres están constantemente allí para cuidar y proteger al niño, el niño comienza a generar confianza en los padres y en el mundo. De hecho, la meta de desarrollo del primer año de vida es que el niño desarrolle amor y confianza en los demás.

Las palabras de amor y apoyo de los padres también ayudan al niño a desarrollar una autoestima positiva. “Si mi padre me ama, soy precioso”, concluye el niño. Con el tiempo, el vínculo entre padres e hijos le da al niño una sensación interna de seguridad, felicidad y autoestima. Como resultado, el niño puede sentirse seguro, formar relaciones satisfactorias y lograr metas.

Los estudios han demostrado que si un niño pierde repentinamente a un padre, ya sea por muerte, abandono o separación prolongada, el niño experimenta miedo intenso, pánico, dolor (una combinación de tristeza y pérdida), depresión, impotencia y desesperanza. El niño ha perdido su línea de vida y, a menudo, su sentido de sí mismo. El mundo y la vida se vuelven desorganizados y aterradores.

A menos que los niños estén rodeados de seres queridos y se les brinde el apoyo emocional que tanto necesitan para superar la pérdida de los padres, esta experiencia traumática puede conducir a un sufrimiento emocional en los niños a lo largo de sus vidas. Un niño consumido por el dolor puede carecer de la energía psíquica para aprender, jugar o participar en la vida. No solo los niños pequeños se sienten más seguros cuando sus padres están con ellos, sino también los niños mayores. Incluso los adultos sienten una dependencia emocional de sus padres y pueden experimentar un dolor terrible por su pérdida.

De hecho, los niños se culpan a sí mismos por la desaparición de uno de sus padres. El niño concluye naturalmente: “Debo haber hecho algo mal o mi padre no se habría ido. Debo ser malo. El niño siente una rabia tremenda contra los padres por irse, pero como esto no se puede expresar a los padres, se convierte en un constante dolor interno o depresión (enojo que se vuelve contra sí mismo) o el niño actuará de manera agresiva. Un niño que pierde repentinamente a un padre tiene dificultades para confiar en los demás en sus relaciones; encuentra peligroso el amor; (la persona podría irse) y siente un deseo constante por los padres. Y no hay nadie para secar las lágrimas del niño.