Seleccionar página

Imagen de Leo Karstens en Pixabay

El título de doctorado se otorga a personas que han demostrado ser expertos en su campo en particular. Se espera que brinden orientación y liderazgo a quienes tienen menos conocimientos y habilidades y se les enseña a actuar con autoridad. Los mejores programas de doctorado también enseñan compasión, pero la humildad solo puede adquirirse plenamente a través de experiencias seminales.

A continuación, comparto una experiencia ocurrida hace treinta años que me ha permitido apreciar la humildad en mi vida profesional y personal. Me ha hecho un mejor médico y ciudadano, y espero que compartir esta experiencia haga lo mismo por usted.

Como psicóloga que comenzaba una práctica privada, contraté al Departamento de Servicios Sociales (DSS, por sus siglas en inglés) para realizar evaluaciones intelectuales anuales de las personas que reciben beneficios por discapacidad debido a una función cerebral deteriorada. El propósito de estas evaluaciones fue validar que la discapacidad aún existe y que el paciente todavía tiene derecho a recibir asistencia pública.

GL era una mujer de 19 años que estaba discapacitada debido al síndrome alcohólico fetal. Esto ocurre cuando una madre ingiere cantidades significativas de alcohol durante la gestación, lo que provoca que el bebé nazca con daño cerebral irreversible. Estas personas pueden obtener resultados muy bajos en la prueba estándar de coeficiente intelectual y tener dificultades con las funciones básicas de la vida.

Si bien es comprensible que el estado necesite rastrear a las personas discapacitadas financiadas para verificar que todavía califican para recibir asistencia pública, el proceso de documentar los déficits cognitivos en aquellos que luchan por funcionar es a menudo un doloroso recordatorio de sus limitaciones. Vi a personas que habían perdido partes de su cerebro en accidentes traumáticos, personas que padecían cáncer cerebral y personas con demencia. La mayoría entendió la necesidad de pasar por esta evaluación regularmente, pero fue doloroso para ellos y no lo ocultaron.

GL era diferente. Además de su coeficiente intelectual muy bajo, sus rasgos faciales estaban distorsionados por la enfermedad, al igual que sus manos y dedos, lo que la obligó a usar su deformidad para que todos la vieran. De alguna manera, GL logró comportarse con gracia y delicadeza. Era alegre y su actitud ante la vida era la más positiva que jamás haya visto. Pude ver una sorprendente belleza física a través de sus distorsiones corporales y faciales.

Su estado de ánimo era brillante y transmitió con calidez lo orgullosa que estaba de trabajar en la tienda de comestibles local como embolsadora. Ella me conmovió profundamente. Al mismo tiempo, desarrollé una ira muy fuerte hacia la mujer que le hizo esto a esta persona maravillosa. La ira creció mientras pasábamos el tiempo juntas completando su evaluación, y me preparé para hablar con su madre, que estaba sentada en mi sala de espera.

Le pedí a la madre que viniera a mi oficina y que GL esperara afuera. La madre parecía 30-35 años mayor que GL, y quería asegurarme de que entendiera que GL necesitaría cuidados durante toda su vida. Tuvimos la siguiente conversación.

Dr. L.: Su hija fue muy agradable y colaboradora durante el examen.

Mamá: Ella siempre trata de hacer lo mejor que puede.

Dr. L.: Puedo ver eso. Pero ella siempre necesitará que la cuiden.

Mamá: Sí, lo sabemos. Hemos hecho asignaciones para ella después de que nos hayamos ido.

Dr. L.: Esa es una tremenda responsabilidad.

Mamá: Lo sé. No planeábamos quedarnos con ella.

La miré con curiosidad.

Mamá: La tomamos como una colocación temporal de cuidado de crianza de emergencia, pero nos enamoramos de ella y la adoptamos.

Me sorprendió darme cuenta de que había juzgado a la persona frente a mí como una madre indiferente y negligente cuando en realidad era todo lo contrario. Pensé que había arruinado la vida de GL cuando en realidad la salvó.

La lección que aprendí de GL y su ángel de madre proporcionó un rico contexto para el resto de mi carrera y también para mi vida personal. Me siento humilde cada vez que veo que otros se comportan de manera agresiva o poco atractiva. Me doy cuenta de que otros pueden tener razones para lo que hacen que yo desconozco.

Una conducción agresiva que podría parecerse a un comportamiento temerario irresponsable puede ser alguien que se apresura a ir a una sala de emergencias. Una persona que se me adelanta en la fila puede ser un cirujano camino a la cirugía o un padre que se apresura a recoger a su hijo de la escuela a tiempo.

No permito que mi seguridad se vea comprometida, y no permito que me exploten, pero siempre doy a los demás el beneficio de la duda hasta que descubro lo contrario con certeza. He encontrado que los beneficios de una mayor humildad son extensos, personal y profesionalmente. Me da una mayor apertura mental. Una conciencia constante de que siempre hay más en las situaciones de lo que podemos ver, y una apertura para encontrar nueva información.

Relaciones Lecturas esenciales

Una mayor humildad me ha permitido comprender mejor a los demás y empatizar más profundamente con ellos. También me permite aceptar lo que no entiendo y ser más comprensivo y, por lo tanto, más tolerante con los demás. Reduce la cantidad de veces que percibo mal a los demás, de ahí mi necesidad de disculparme.

También me ayuda a entenderme mejor. Puedo identificar partes de mí mismo que no entiendo completamente y busco una mayor comprensión a través de la autorreflexión y el examen. Me permite ser más tolerante con mis propias peculiaridades, defectos y debilidades mientras continúo sanando y creciendo.

La próxima vez que vea que otros se comportan de manera poco atractiva, considere que la persona podría tener buenas razones para hacer lo que está haciendo antes de condenarla. Algún día esperarás que ellos hagan esto por ti.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies