Seleccionar página

En nuestro mundo en movimiento, estar «ocupado» a menudo se usa como una insignia de honor, pero ¿cuándo «ocupado» indica algo que va mucho más allá?

Entiendo que las afirmaciones de una patente de estar «tan ocupado» reflejan demandas de la vida real, pero también escucho lo que hay debajo del comportamiento, particularmente si es habitual.

Hay una gran diferencia entre «simplemente ocupado» y lo que llamamos «ocupación crónica». Aquí hay dos escenarios para ilustrar la diferencia.

¿Mucho en tu plato? ¿Demasiadas bolas en el aire? ¿Calendario repleto? Es posible que esté crónicamente ocupado.

Fuente: Foto: Craig RJD/Getty Images Select a través de Canva

La persona A comienza un nuevo trabajo mañana, se mudará el próximo fin de semana, planeará la fiesta de cumpleaños número 40 de su amigo y ahora tiene que llevar su automóvil para repararlo al otro lado de la ciudad, y llegar a casa a tiempo para reunirse con los encargados de la mudanza para obtener un presupuesto. Esta persona está ocupada, pero es temporal y no refleja la forma típica de vida de esta persona.

La persona B está recién divorciada y tiene una carrera de mucha presión, viaja con frecuencia por trabajo, pero acaba de decidir adoptar un perro de rescate, acordó ayudar a su hermano con una nueva empresa, se inscribió en sesiones de entrenamiento personal y ahora está considerando postularse para la junta de su asociación de condominios. El ejemplo de la persona B señala algo más profundo y cae en un patrón crónico; ¿Es esta una forma de evitar otros asuntos complicados en sus vidas?

Hablando psicoanalíticamente, ¿qué hay en el corazón de este ajetreo crónico? Defensas como supresión, negación y omnipotencia.

El ajetreo de la persona B podría ser un reflejo de problemas subyacentes basados ​​en la evasión. Pasaron por un divorcio doloroso y su pareja se mudó a otro estado con su hijo. El ajetreo crónico es una forma en que muchas personas se distraen de las emociones incómodas, desagradables y dolorosas. El ajetreo, la acción, el movimiento constante y el compromiso excesivo en realidad evitan que la persona sea consciente de sus emociones. Cuando está crónicamente ocupada de esta manera, la Persona B puede suprimir los sentimientos dolorosos sobre la pérdida. Es una defensa contra el dolor.

Defensas es la idea de que hacemos cosas para protegernos y evitar sentimientos incómodos. Esas defensas nos mantienen en funcionamiento y nos protegen de sentirnos terriblemente abrumados por la ansiedad u otras emociones dolorosas. El ajetreo es un reflejo de solo uno de los muchos tipos de comportamientos que pueden abarcar las defensas que una persona puede emplear para protegerse contra el dolor.

Un elemento importante en el ajetreo crónico es la negación

Para estar crónicamente ocupado hay que negar la verdad práctica del reloj, la distancia y las propias limitaciones. La mayoría de las personas son bastante lógicas, pero cuando están ocupadas crónicamente, la lógica se va por la ventana.

El ajetreo crónico puede llevarlo a programarse de una manera en la que no tiene espacio para usted. Usted sabe que tiene una cita con el médico a las 2:00 p. m. pero programa un almuerzo a la 1:00 p. m. en el otro lado de la ciudad.

El problema es que cuanto más tiempo una persona continúa en este estado de piloto automático, en realidad aumenta su sufrimiento porque la persona, en constante movimiento, tiene poco tiempo para pensar en el dolor real y preguntarse por qué estoy realmente tan ocupado.

¿Un ser querido (o usted) está crónicamente ocupado?

El primer paso es reconocer el ajetreo crónico. Considere preguntas como:

¿Siento que la vida es siempre agitada y caótica?

¿Se irritan los seres queridos porque siempre llegas tarde?

¿Me dicen mis seres queridos cosas como “no estás presente” o “siento que no estás realmente comprometido”?

¿Los seres queridos dicen “siempre tienes una excusa para llegar tarde”?

¿Dicen varias personas (familiares, amigos, compañeros de trabajo) lo mismo sobre mi actividad crónica? ¿Es esto un patrón?

¿Qué puedes hacer con el ajetreo crónico?

Pregúntese, ¿hay algo que estoy evitando o con lo que no estoy tratando en mi actividad?

Recuerde, el objetivo de la persona crónicamente ocupada no es tratar de agotarse llegando siempre tarde o acumulando trabajo. Su objetivo es satisfacer algo subyacente, como enmascarar el dolor, sentirse mejor con ellos mismos o sentirse dignos y valiosos.

Una forma de examinar si está ocupado de forma crónica es tomarse un tiempo de inactividad. Verdadero tiempo de inactividad, no cinco minutos. Al tomarte este tiempo, puedes reflexionar sobre qué tipos de malos sentimientos surgen. ¿Están tristes? ¿Agitado? ¿Inquieto?

En el caso del ajetreo crónico, es importante reducir la velocidad y pensar en qué más, debajo del comportamiento ocupado, podría estar pasando y comenzar a tomar medidas para abordar y procesar esas cosas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies