Seleccionar página

Aprender el arte de llorar en una relación te ayudará a encontrar el sentimiento correcto sin sentirte abrumado.

Fuente: Lee Murry / Pixabay

El llanto es una forma natural y orgánica de expresar y liberar emociones. A veces tienes lágrimas de alegría, a veces tienes tristeza. De cualquier manera, suele haber una tremenda sensación de alivio. El llanto suele crear empatía y cercanía con tu pareja porque la vulnerabilidad une a las personas.

Aún así, llorar en una relación no siempre es fácil. Algunos de nosotros lloramos muy a menudo (llanto excesivo) y algunos de nosotros tenemos dificultades para llorar (llamadas atascadas). Estos dos extremos tienen sus desventajas y dañan las relaciones íntimas.

El arte del llanto relacional es el equilibrio entre estos dos extremos. Es decir, encontrar una manera de sentir y expresar los sentimientos de forma verbal y no verbal (llorar) sin ser inundado o bloqueado. Para aprender este arte, primero debemos comenzar por desenvolver las dos polaridades del llanto excesivo y el llanto bloqueado.

Llorando demasiado (también conocido como Whiners)

A menudo me encuentro con parejas (generalmente mujeres) que lloran con frecuencia. Esto es especialmente común en parejas que se sienten víctimas o mártires en su relación. Con cada comentario difícil, comienzan a llorar.

El llanto excesivo puede funcionar como un mecanismo de defensa porque cuando lloras, la gente suele retroceder, volverse más suave y más comprensiva. Esto es especialmente cierto si tu pareja comparte algo que realmente no quieres escuchar (podría ser tu culpa), como una devolución injustificada, una decepción o una lesión.

El llanto excesivo es una forma de bloqueo. Bloquea conversaciones difíciles, críticas, dolor, calor, intimidad. Cuando se hace con demasiada frecuencia, incluso puede ser una forma de manipulación emocional, convirtiendo al otro en un abusador que “hiere” al llorón.

Pero llorar demasiado a menudo tiene un precio:

  • No estás creciendo. Debido a que sus seres queridos retroceden y caminan sobre cáscaras de huevo a su alrededor, también dejan de darle comentarios constructivos. No estás estirado ni desafiado. Siempre te quedas en tu zona de confort.
  • Tu relación se estanca, se vuelve superficial y aburrida. Evitar el calor los protege a ambos, pero no hay emoción, espontaneidad, pasión o creatividad. Los socios tienen miedo de ser fieles a usted porque no quieren el drama que sigue. Se evitan cada vez más temas, existen cada vez más tabúes y, con el tiempo, muy pocos temas se pueden discutir libremente.
  • Usted se convierte en el socio de «alto mantenimiento». Cuando lloras, tu pareja necesita animarte y consolarte una y otra vez. Y después de un tiempo se vuelve tedioso y aburrido.
  • Todo gira en torno a ti. Su llanto (y el dolor que sigue) se convierte en el centro de la conversación en lugar de los sentimientos o la dinámica de la relación de su pareja.
  • La gente te está evitando. Dado que casi siempre se trata de usted y su dolor, la gente evita ser demasiado íntima o demasiado animada con usted.

En el otro extremo, están los gritos bloqueados.

Llorones bloqueados

No llorar en absoluto también es un maravilloso mecanismo de defensa. Ayuda a mantener una fachada de fuerza y ​​señales a las personas de que no puede ser lastimado.

Muchos pregoneros varados crecieron con un padre martirizado que lloraba mucho y juraron no ser como ellos (un guión intergeneracional fijo). Otros, que de niños fueron socializados o ridiculizados desde el principio por llorar, aprenden a cerrar por completo sus conductos lagrimales. Muchos hombres aprenden a no llorar como parte del patriarcado psicológico y la socialización que atraviesan cuando eran niños.

El llanto bloqueado también tiene sus efectos:

  • Rango limitado de emociones. Con el tiempo, cuando deja de acceder al extremo inferior del rango emocional (como la tristeza, la desesperanza y la desesperanza), también puede perder el acceso a niveles más altos de alegría. Empiezas a extrañar las profundidades y las alturas de la vida.
  • Lanzamiento de catarsis limitado. Cuando el conducto está bloqueado, no puede haber una liberación emocional y comienza a reprimir los sentimientos difíciles, que con mayor frecuencia impregnan el comportamiento pasivo-agresivo.
  • Menos empatía de los demás. Cuando nunca lloras, la gente asume que todavía estás bien y te ofrecen menos empatía cuando sientes la necesidad de hacerlo.
  • No estás creciendo. Dado que la gente asume que aún te está yendo bien, asumen que no necesitas ayuda ni desafío.

¿Cómo entonces dominar el arte del llanto relacional?

Con un poco de conciencia y esfuerzo, puede encontrar el lugar adecuado para llorar en su relación, lo que ayudará a agregar profundidad, emoción, empatía y cercanía.

Empiece por compartir este artículo con su pareja. Habla de ello y piensa qué tipo de pregonero eres. Luego siga los siguientes pasos.

Si eres un llorón excesivo:

  • Prepara el suelo para bloquear el llanto. Acuerde con su pareja que llorar no detiene la conversación. Incluso si las lágrimas caen por tu rostro, eso no significa que la conversación tenga que terminar.

  • Recuérdele a su pareja que no tiene que curarse, curarse o quejarse. Tu dolor no es responsabilidad de ellos. Solo necesitan escuchar.

  • Sea curioso y verbalice los sentimientos detrás de las lágrimas en vivo. Cuando comience a sentirse emocional, transmita en vivo (autoexposición) lo que le está sucediendo en este momento. Haga contacto visual para que no se sienta demasiado avergonzado y comience a hablar: ¿Cuáles son sus pensamientos y sentimientos? ¿Qué desencadena tus lágrimas? A menudo, lo que se esconde detrás de las lágrimas no son necesariamente sentimientos de dolor. En realidad, puede ser enojo, miedo, una sensación de estar abrumado, frustración, entusiasmo o decepción. Al verbalizar sus sentimientos, puede «nombrarlos para dominarlos». También te ayudará a entablar una conversación difícil y a calentar tu relación.
  • Tomará tiempo. El agua aún puede fluir, pero con el tiempo notará que puede sentir fuertes sentimientos y sostener crisoles calientes sin (o con) lágrimas.

Si eres un pregonero atascado:

  • Crea espacios seguros para explorar el dolor. Puede ser cuando esté solo, en la naturaleza o con un amigo o amante. Organice un espacio en el que no se sienta juzgado.
  • Permítete sentir el dolor. No se enamora de ello. Está bien. Recuerda que la clave de tu alegría está en tu dolor.
  • Expresa tu dolor. Transmita en vivo lo que está sucediendo (doliendo) en su corazón. Si se atreve, intente colocarse en una posición físicamente vulnerable (como ser abrazado o en posición fetal), que a veces puede evocar sentimientos en exhibición.
  • No hagas contacto visual cuando llores. Hacer contacto visual puede hacer que se sienta muy consciente y se sienta incómodo o incómodo. Simplemente «disfruta» del grito; déjalo pasar a través de ti.
  • Tomará tiempo. Llevará tiempo volver a conectar su cerebro y sus patrones, así que espere un progreso lento. Incluso una sola lágrima es un buen comienzo.

Una vez que usted y su pareja aprendan a no caer en ninguno de los extremos, el espacio de relación entre ustedes será lo suficientemente húmedo para sentirse pero lo suficientemente sólido para pensar.

Aprender el arte del llanto relacional te ayudará a encontrar el medio feliz de sentirte sin ser inundado, de pensar sin ser un robot.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies