Seleccionar página

Patty Brito/Unsplash

¿Cómo definirías el amor? ¿Es ese salto de emoción en tu estómago cuando ves a alguien que te importa mucho, la unidad cósmica que sientes cuando haces el amor? ¿O ese eterno tirón en tu corazón cuando tus hijos depositan toda su confianza en ti? Tal vez sea el vínculo familiar que experimentas con tus padres, amigos o hermanos o el estado trascendente al que a veces puedes acceder en meditación profunda.

Es probable que sean todas estas cosas y más. Fundamentalmente, el amor verdadero es nuestro estado de ser más natural. Como nos han dicho los místicos durante años, sólo queda el amor cuando todo lo demás se despoja.

Cuando su hijo está enfermo, el instinto sale a la luz. No es necesario consultar a un médico para saber que necesitan sentirse seguros, cálidos, protegidos y amados. Probablemente los acueste en la cama junto con algunas palabras tranquilizadoras y cualquier cosa que los ayude a sentirse mejor. Es la extensión de nuestro amor y cuidado lo que activa su propia capacidad de curación.

Como adultos, tendemos a ignorar o suprimir esta necesidad de conexión y cuidado, impulsados ​​en cambio por nuestras responsabilidades. La teoría es que dejar de lado nuestras necesidades emocionales nos hace más lógicos, productivos e incluso maduros. ¿Pero es eso realmente cierto? ¿Qué pasa si hemos tirado al bebé con el agua del baño y también hemos aprendido a ignorar lo que ya sabemos en el fondo de nuestro corazón: que expresar el cuidado amoroso por nosotros mismos y por los demás es el poder curativo más fundamental disponible para todos nosotros?

Como médico, siempre me ha parecido extraño que el amor sea aceptable y bienvenido incluso en prácticamente todos los campos excepto en la ciencia y la medicina. Una búsqueda de literatura científica sobre el amor como fuerza curativa arroja solo unos pocos resultados. ¡Somos tan aprensivos con la palabra L! Sin embargo, ya hemos reconocido que el amor tiene muchos sabores, y quizás algunas de sus cualidades aún nos sean desconocidas.

Vale la pena recordar que hace solo unos pocos cientos de años, los científicos estaban desconcertados por los patrones dentro de las limaduras de hierro que generaba un imán. La curiosidad científica finalmente llevó al descubrimiento de un campo magnético. Tal vez sea hora de aplicar esa misma curiosidad a este estado natural de amor puro y cómo afecta los resultados de curación.

A lo largo de mis años en medicina, he aprendido a aceptar un «sentido de mí mismo» profesional que es profundamente insuficiente para apoyar un proceso de curación efectivo. La formación médica enseña que el rigor científico es la única vía aceptable para ampliar nuestra comprensión y nuestro conocimiento en el campo. Debo admitir que el científico y el maestro dentro de mí se emocionan con ese pensamiento, y el emprendedor está encantado con las posibles oportunidades comerciales que presenta en forma de píldoras y dispositivos diseñados para lograr resultados de salud definidos. Pero, ¿y si los resultados de salud que definimos y las medidas que aplicamos son demasiado superficiales?

Superficial porque el rigor científico solo acepta la evidencia contundente como verdad y no nos permite ponderar lo desconocido para otra cosa que no sea una hipótesis de investigación. Superficial porque los profesionales de la salud trabajan en un sistema de salud sobrecargado que está impulsado por emergencias sin tiempo suficiente para dar un paso atrás y reflexionar profundamente. Superficial porque mostrar cualquier vulnerabilidad frente a colegas o pacientes se siente peligroso y ‘poco profesional’.

Si fuéramos verdaderamente científicos y reflexionáramos sobre lo desconocido el tiempo suficiente para estudiar el amor como un campo generativo que nos conecta a todos, tal vez descubriríamos sus propiedades curativas. ¿Cómo podría eso cambiar nuestra definición de salud y resultados de salud? ¡Ese es un cambio de paradigma que me encantaría ver!

Cuando nos tomamos el tiempo necesario para amarnos a nosotros mismos lo suficiente como para nutrir y proteger nuestra propia vitalidad y luego nos presentamos sin ideas preconcebidas, curiosos por aprender de las personas que han depositado su confianza en nosotros, a menudo ocurre un cambio profundo. Aquí es donde cruzas el puente entre lo que sabes y lo que sientes. Al abrir nuestras mentes y corazones, caminamos junto a nuestros pacientes en un viaje de sanación compartido, marcando la pauta para una alianza terapéutica genuina. En esta dimensión, la atención centrada en el paciente cobra vida como una experiencia más que como un eslogan sobre las puertas del hospital.

¿Cómo podemos prepararnos lo suficientemente bien para ofrecer amor como medicina?

  • Reconectar con nuestros valores más profundos. Muy pocas personas seguirían o mantendrían una carrera médica con todos sus sacrificios sin una profunda motivación para cuidar a los demás. Recordar este impulso inicial y recordar las historias que cimentaron su compromiso lo ayudará a reconectarse con su propósito, brindando más claridad y energía a su experiencia diaria.
  • Enciende la luz. Prepárate para sentirte incómodo. A menudo, nuestras sombras acechan en el fondo, saboteando silenciosamente nuestros esfuerzos. La integración se vuelve posible cuando puedes invitarlos a todos a la luz y escuchar sus perspectivas con compasión.
  • Perdonándonos por ser falibles. Con la muerte, el descrédito y el enjuiciamiento como resultados potenciales, no es de extrañar que los profesionales médicos teman cometer errores y traten de desarrollar un escudo de infalibilidad. Los errores, sin embargo, son inevitables y, a través del perdón, nos permitimos ser humanos, accediendo a niveles más profundos de sanación y soberanía personal.
  • Darnos permiso para amar. El amor no es solo un sentimiento; es nuestro estado natural más común. Permitirse amar significa relajarse en ese estado tan a menudo como sea posible. Al enfocarse en su corazón y abrirse a la curiosidad, podrá sintonizarse sin esfuerzo con los demás. A su vez, se sentirán vistos y cuidados. Se creará un campo de resonancia entre ustedes que profundizará la confianza mutua y aumentará el potencial para restaurar la salud.
  • Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies