Seleccionar página

Laboratorio de personajes, usado con permiso

Hoy, le pedí a Seth J. Gillihan que compartiera su Sugerencia de la semana.

A principios de este año, estaba muy emocionada de reunirme con mi hermano menor y su familia por primera vez desde la pandemia y conocer a mi nuevo sobrino. Entonces, cuando nos acomodamos en la sala de estar para ponernos al día, no podía entender por qué de repente quería huir. Mi hermano y yo tenemos una relación cercana y amo a su esposa.

Cuando este miedo me invadió, me di cuenta de que no había compartido mucho tiempo en persona con nadie fuera de mi hogar en más de tres años. Soy propenso a la ansiedad social en este tipo de situación, y había aumentado desde que no tenía práctica para enfrentarla.

Resulta que mi reacción fue exactamente lo que prediría la investigación. En un estudio clásico de tres fases, a los participantes se les mostraron imágenes, algunas de las cuales fueron seguidas de una descarga eléctrica «molesta pero no dolorosa». Como era de esperar, los participantes desarrollaron una respuesta de miedo a las imágenes emparejadas.

A continuación, a los participantes se les mostraron las mismas imágenes sin sobresaltos, y sus respuestas de miedo disminuyeron considerablemente. En ausencia de daño, aprendieron a no tener miedo.

¿Qué sucedió en la fase final, cuando los participantes fueron evaluados nuevamente sin recibir descargas? Es de esperar que muestren poco miedo ya que han aprendido que las imágenes no significan que están a punto de recibir un golpe molesto. Pero eso no es lo que pasó. En cambio, su miedo regresó.

Cuando te enfrentas a lo que temes y no pasa nada malo, sientes menos miedo. Pero eso no significa que tus ansiedades se borren para no volver jamás. Cuando no ha enfrentado un miedo por un tiempo, su cerebro adopta por defecto la suposición más segura, lo que significa estar en guardia ante el peligro.

No reacciones al miedo inesperado de los demás con críticas, como «¡Pensé que ya habías superado esto!»

Enfrente sus miedos de manera consistente y en múltiples contextos, lo que minimiza una respuesta ansiosa, y ayude a los jóvenes en su vida a hacer lo mismo. Vencer el miedo no significa deshacerse de él de una vez por todas. Significa decidir enfrentarlo tantas veces como sea necesario para que nada se interponga en el camino de vivir la vida que desea.

Con coraje y gratitud,

set

Seth J. Gillihan es psicólogo clínico y autor, más recientemente, de Mindful Cognitive Behavioral Therapy: A Simple Path to Healing, Hope, and Peace.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies