Seleccionar página

La atención plena se menciona comúnmente, pero con frecuencia se malinterpreta. A menudo se discute como si fuera una sola cosa, pero en realidad es mejor pensar en la atención plena como una categoría que incluye una amplia gama de prácticas.

La atención plena se parece mucho a la palabra «deportes» o «las artes»: hay muchas actividades y disciplinas que encajan bajo su paraguas. Si alguien dijera: «Voy a hacer arte más tarde», es comprensible que te preguntes, «¿de qué tipo?». Deberíamos preguntarnos lo mismo cuando la gente habla de practicar la atención plena.

Podemos comenzar a comprender un poco mejor la categoría de atención plena cuando aprendemos sobre dos de las subcategorías más amplias de la atención plena: atención enfocada y prácticas de conciencia abierta. Al comprender las diferencias básicas entre estos dos grupos, podemos comenzar a pensar dónde encaja nuestra propia práctica, o por dónde queremos comenzar.

Fuente: Oluremi Adebayo/Pexels

atención enfocada

Las prácticas de atención enfocada le piden que mantenga la conciencia de un único punto focal durante la duración de su práctica. Hay muchas cosas diferentes en las que podría concentrarse, incluida su respiración, la llama de una vela, los sonidos que van y vienen en su entorno (o un sonido específico) y la sensación de sus pies en el suelo.

La mayoría de las prácticas introductorias se centran en la respiración con la idea de que siempre está contigo para que siempre puedas acceder a ella. Sin embargo, muchas personas luchan con la respiración como punto focal cuando comienzan a practicar la atención plena por primera vez. Puede luchar tratando de controlar su respiración, sentir un poco de pánico o tener otras experiencias desagradables.

Si ese es su caso, puede ser conveniente comenzar su práctica con otro objeto de atención. Alternativamente, si desea trabajar con la respiración, puede intentar prestarle atención de una manera más suelta, distante o relajada, tal vez simplemente sintiendo cómo su cuerpo se mueve y se balancea con el ritmo natural de su respiración.

Las prácticas de atención enfocada son excelentes para ayudarnos a perfeccionar nuestras habilidades cognitivas. Es posible que descubramos que es más fácil mantener nuestra atención en otras tareas a lo largo del tiempo, concentrarnos más fácilmente en nuestro trabajo y cosechar otras recompensas de una mayor autorregulación y concentración.

Conciencia Abierta

Las prácticas de conciencia abierta te invitan a relajar tu atención y ser consciente de lo que surja en tu experiencia. En lugar de pedirle que se concentre en una cosa, las prácticas de conciencia abierta crean un espacio interior donde todo lo que sucede aquí y ahora se puede experimentar de manera consciente.

Intentamos estar alertas a lo que sucede a nuestro alrededor y, dentro de nosotros, relajados. Cuando surgen pensamientos, intentamos ser conscientes de los pensamientos mismos. Cuando surgen emociones, intentamos ser conscientes de la experiencia de la emoción.

Cuando nos damos cuenta de las cosas en nuestro entorno, simplemente experimentamos lo que está sucediendo. Los pensamientos, sentimientos, sensaciones y el mundo que nos rodea, dejan de ser una distracción. En cambio, se les invita a la práctica: se convierten en experiencias de las que hay que estar conscientes en sí mismos.

Al comenzar por primera vez en las prácticas de conciencia abierta, puede ser útil notar mentalmente lo que está surgiendo para ayudarlo a permanecer en el momento. En lugar de quedar atrapado en un tren de pensamientos sobre una lucha en una relación, puedes decirte a ti mismo: “Noto que mi mente quiere pensar en mis luchas en la relación” o “Noto que me surge una sensación de miedo en este momento. ”

Las prácticas de conciencia abierta son particularmente buenas para ayudarnos a desarrollar ecuanimidad con los altibajos de la vida. Pueden ayudarnos a regular mejor nuestras emociones y sentirnos menos atrapados y abrumados emocionalmente. También pueden ayudarnos a tener más opciones sobre nuestras experiencias internas al aprender a dar un paso atrás y simplemente observarlas.

Lecturas esenciales de atención plena

Todavía hay otros tipos de atención plena. Algunas prácticas se enfocan en ser consciente de la mente misma o prácticas que implican inducir varios estados emocionales como el amor bondadoso. Sin embargo, la distinción entre práctica enfocada y abierta es una de las más fundamentales para la comprensión y aparece incluso en estos otros métodos. Con este entendimiento, que tu práctica de atención plena se vuelva más enfocada y abierta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies