Seleccionar página

Hay muchas cosas de las que preocuparse mientras está despierto en la cama por la noche. Un estudio reciente ha agregado algo más a su lista: evitar el cáncer. Muchas personas no duermen bien por la noche debido a un trastorno del sueño no diagnosticado.

Se han documentado más de ochenta tipos diferentes de trastornos del sueño en la literatura médica. Probablemente conozcas a alguien con uno de estos trastornos. Estudios recientes han documentado que, desafortunadamente, a la mayoría de las personas nunca se les diagnostica correctamente un trastorno del sueño. Por esta razón, la prevalencia y la comorbilidad integral de los trastornos del sueño siguen estando subestimadas.

Varios estudios recientes han descubierto un vínculo entre los trastornos del sueño y el deterioro de la función cognitiva diurna o los trastornos del estado de ánimo. Pero, un estudio recientemente publicado investigó si tener un trastorno del sueño es un factor de riesgo independiente para el cáncer.

El estudio inscribió inicialmente a 144 581 personas a las que se les había diagnosticado un trastorno del sueño ya 823 450 personas a las que no se les había diagnosticado un trastorno del sueño. En última instancia, los investigadores siguieron a cerca de dos tercios de estos participantes durante 12 años.

Los trastornos del sueño se clasificaron en apneas del sueño y no apneas. Este último grupo se dividió en diferentes tipos de insomnios. Se confirmó que todos los sujetos tenían un trastorno del sueño preexistente al menos dos años antes de recibir un diagnóstico de cáncer. Los grupos de sujetos finales también se equilibraron por sexo, edad, años de diagnóstico de su trastorno del sueño, nivel de ingresos, urbanización, estado general de salud, enfermedad de Parkinson, asma, hiperlipidemia, hipertensión, cirrosis hepática, diabetes, EPOC, tabaquismo, consumo de alcohol. y obesidad. Este es el primer estudio que investigó los efectos de los trastornos del sueño preexistentes a largo plazo sobre el riesgo de desarrollar todos los tipos de cáncer.

Los investigadores determinaron que el riesgo de todos los tipos de cáncer, incluido el cáncer de mama y de ovario, era significativamente mayor para los sujetos con un trastorno del sueño que para los que no tenían un trastorno del sueño. De acuerdo con investigaciones anteriores, ser hombre y tener más de 65 años también fueron factores de riesgo significativos para desarrollar cáncer.

¿Qué puede explicar el aumento del riesgo de cánceres, particularmente los de mama y ovarios?

Algunos estudios han sugerido que la producción reducida de melatonina puede desempeñar un papel en los efectos cancerígenos de los trastornos del sueño. La cantidad de melatonina liberada cada noche disminuye linealmente con el envejecimiento. Además, la obesidad, la disfunción de las vías de señalización de los estrógenos y la interrupción de los ritmos circadianos pueden provocar una pérdida del ritmo normal en los sistemas neuroendocrino e inmunitario.

Poco después de quedarse dormido, la glándula pineal libera melatonina. La melatonina tiene muchas funciones, incluido el control de aspectos del ritmo circadiano y los ciclos de sueño. También se cree que la melatonina puede reducir la progresión del cáncer a través de muchas vías biológicas diferentes, incluida la estimulación del sistema inmunitario y la prevención de la proliferación celular.

La melatonina puede tener acciones antiestrógenos a través de su capacidad para suprimir la producción de estrógenos. Algunos autores han especulado que la falta de melatonina podría explicar por qué las mujeres con trastornos del sueño, en particular las mujeres mayores, son más vulnerables al cáncer de mama y de ovario. Además, las mujeres con problemas subjetivos del sueño pueden tener niveles más altos de biomarcadores inflamatorios que los hombres con trastornos del sueño. Es probable que el aumento de los niveles de proteínas proinflamatorias también contribuya significativamente al riesgo de cáncer.

Si cree que no está durmiendo bien, hágase evaluar pronto. Su proveedor de atención médica puede ayudarlo a obtener el tratamiento que podría reducir significativamente su riesgo de cáncer.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies