Seleccionar página

En todo el mundo, las personas luchan contra la insatisfacción con la imagen corporal. Desde los Estados Unidos hasta Brasil y la India, se estima que el 70 % de las personas no están contentas con su apariencia física, aunque la razón exacta puede diferir entre géneros y culturas1-3.

En algunos casos, la insatisfacción con la imagen corporal se convierte en un trastorno dismórfico corporal (TDC), que se caracteriza por la percepción distorsionada de una persona sobre el tamaño y la apariencia de su propio cuerpo. Se estima que BDD afecta al 2 por ciento de la población general en los Estados Unidos, pero los médicos e investigadores creen que la prevalencia está muy subestimada4. Una de las principales preocupaciones sobre la insatisfacción con la imagen corporal y el TDC es que a menudo sirven como precursores o síntomas de otras enfermedades mentales, como los trastornos alimentarios, la ansiedad, la depresión e incluso el suicidio.

Es ampliamente aceptado que estamos viviendo una crisis de enfermedades mentales, hecho que se corrobora con el aumento de las puntuaciones de depresión y ansiedad (incluso antes de la pandemia) y el aumento de las tasas de suicidio, especialmente entre niños y jóvenes. Según el Instituto Nacional de Salud Mental, el suicidio es una de las 3 principales causas de muerte entre las personas de 10 a 34 años en los Estados Unidos y, con mayor frecuencia, es causado por problemas de salud mental, como el TDC.

Si bien el TDC y la insatisfacción con la imagen corporal (denominados colectivamente «dismorfia corporal» en el futuro) no afectan a todos ni son la única causa de todas las enfermedades mentales, es una experiencia que afecta a la mayoría de las personas en todo el mundo. Por lo tanto, mejorar la forma en que las personas se relacionan con sus cuerpos podría ser una forma efectiva de contrarrestar el aumento de las enfermedades mentales.

Fuente: Kat Smith/Pexels

Solo me di cuenta de que la insatisfacción con la imagen corporal era tan generalizada cuando me recuperé de mi propia dismorfia corporal con la que había luchado durante mi trastorno alimentario. Si bien encontré reconfortante que un cierto grado de insatisfacción con la imagen corporal fuera normal, también pensé que era muy perturbador lo desconectados que nos hemos vuelto de nuestros propios cuerpos y la importancia que le hemos dado a nuestra apariencia. Pienso entonces que no quería vivir así.

Una gran parte de mi trabajo actual gira en torno a ayudar a las personas a descubrir cómo pueden reunirse con sus cuerpos. Hago esto a través de la investigación, el entrenamiento y la escritura. En esta publicación y en las futuras, me sumerjo en las raíces multifacéticas de cómo nos relacionamos con nuestros cuerpos y por qué algunas personas desarrollan dismorfia corporal. Aprenderemos sobre experiencias vividas, la ciencia subyacente y los tratamientos más efectivos.

En esta publicación, quiero abordar cómo llegamos a donde estamos ahora: un mundo de personas molestas con sus cuerpos.

Separación de mente y cuerpo.

Popularmente, hablamos de nuestros cuerpos como separados de nuestras mentes, en términos dualistas, un concepto arraigado en las palabras del francés del siglo XVII para filosofar Descartes. Esta es una de las razones por las que hemos separado la salud mental de la salud física, aunque en realidad ambas son físicas. A veces, lo que consideramos salud física (p. ej., dolor de espalda) es causado por problemas “mentales” (p. ej., estrés). Una consecuencia de esta disociación es que nuestros cuerpos han sido sustraídos de nuestra identidad, y en su lugar se han convertido en una herramienta de reconocimiento.

autoconciencia del cuerpo

¿Cómo integramos nuestro cuerpo con nuestra mente? En neurociencia, los estudios han encontrado que la autoconciencia corporal está arraigada en nuestro cerebro y es lo que nos da la sensación de ser quienes somos5,6, tanto física como mentalmente. Hay tres componentes que componen la autoconciencia de nuestro cuerpo:

  • Propiedad del cuerpo físico: Así es como percibes tu cuerpo desde el exterior. Si bien el proceso es subconsciente, puede ser modulado por una entrada consciente (por ejemplo, lo que ves). La estimulación eléctrica de ciertas áreas del cerebro puede manipular si una persona piensa que una parte del cuerpo le pertenece o no.
  • Interocepción: esta es la forma en que su cerebro percibe las sensaciones que ocurren dentro de su cuerpo. Curiosamente, este es uno de los factores clave que son disfuncionales en personas con dismorfia corporal y trastornos alimentarios (así como muchas otras enfermedades).
  • Evaluación cognitiva: Este es un proceso consciente de identificar y etiquetar nuestras sensaciones internas. Es a través de una evaluación cognitiva que construimos una “idea mental” de quiénes somos y cómo nos vemos. Este proceso psicológico a menudo se aprovecha en los entornos de terapia para ayudar a las personas a cambiar sus imágenes corporales distorsionadas.
  • La propiedad del cuerpo, la interocepción y la evaluación cognitiva están mediadas por regiones cerebrales únicas y similares7. Esto puede explicar por qué una persona puede tener un defecto en un solo componente (por ejemplo, la propiedad del cuerpo), con consecuencias para su autoconciencia corporal. Dichos fenómenos están bien estudiados en personas con daño cerebral distinto, y nos sumergiremos en eso en publicaciones futuras. Sabemos que las personas con dismorfia corporal generalmente tienen una capacidad reducida para notar y etiquetar con precisión sus sensaciones internas8. En algunos casos, es posible que ni siquiera identifiquen su cuerpo como propio.

    ¿Cómo falla la autoconciencia corporal en las personas con dismorfia corporal? ¿Cómo nos disociamos tanto de nuestros cuerpos que ya no podemos sentir con precisión cuándo late nuestro corazón o etiquetar cómo nos sentimos durante los momentos de tristeza, felicidad, hambre o sed?

    Para abordar estas preguntas, he abordado la literatura de investigación, discutido con científicos y entrevistado a personas que han vivido con desafíos dismórficos corporales. Esto es lo que he aprendido hasta ahora, y tenga la seguridad de que continuaremos volviendo a estos puntos en futuras publicaciones:

    Supresión de sentimientos

    “Me di cuenta de que, durante años, había olvidado por completo sentir mi cuerpo”. — sobreviviente de cáncer de 25 años de Italia

    Una idea que me resuena particularmente es que la dismorfia corporal es el resultado de un largo período de represión de nuestros sentimientos, lo que disminuye nuestra conciencia interoceptiva. En lugar de sentir nuestro estado interno, dependemos de señales externas.

    Un adelanto: los experimentos han demostrado que las personas con trastornos alimentarios son más susceptibles a sentir una mano falsa como propia6. Profundizaremos más en este tema que suena extraño en publicaciones futuras, pero el mensaje importante aquí es que las personas con trastornos alimentarios están menos conectadas con sus propios cuerpos y es más probable que dependan de lo que ven (en este caso, la mano falsa ).

    Obviamente, esto presenta un problema, porque si tienen una percepción visual distorsionada de su cuerpo, se integrará en su autoconciencia corporal. Este círculo vicioso puede mantener a las personas en un estado de insatisfacción corporal agravante.

    Falta de una autoimagen mental

    “Siempre he meditado todos los días. Me conecta con mi mente y mi cuerpo”.—una mujer de 36 años que vive en Níger y es musulmana practicante

    ​También es posible que las personas con dismorfia corporal nunca hayan aprendido a sentir su estado interno. Esta incapacidad sería una barrera para etiquetar con precisión sus sentimientos y construir una imagen mental de sí mismos. La falta de una imagen mental de ti mismo dificultará la precisión interoceptiva y hará que confíes más en las señales externas.

    ideales distorsionados

    “Si nunca me hubiera mirado en el espejo, de hecho creo que sería realmente increíble”.—una mujer estadounidense que vive en Bélgica, 42 años

    Por último, la idealización cultural y social de los tipos de cuerpo puede distorsionar nuestra comprensión cognitiva de cómo debería ser un cuerpo. Nuestra evaluación cognitiva e imagen mental pueden señalar constantemente los errores entre nosotros y el ideal cultural, lo que en última instancia conduce a una exageración de nuestras diferencias que perjudicaría nuestra capacidad para percibir nuestras sensaciones internas. Esta idea parece resonar particularmente bien con las personas que no se “sienten como en casa” en sus cuerpos. De alguna manera, la propiedad de su cuerpo se ha perdido.

    Un hallazgo revelador es cómo las partes del cuerpo falsas pueden integrarse tan fácil y rápidamente en nuestra conciencia interoceptiva y respuestas emocionales9. En otras palabras, nuestras mentes pueden cambiar rápidamente la forma en que integramos nuevas partes del cuerpo en nuestra autoconciencia corporal. Este tipo de resultado implica que cuando luchamos contra la dismorfia corporal, sentimos nuestros cuerpos no como son, sino como creemos que son. Al disociar nuestras mentes de nuestros cuerpos, nuestra sociedad ha moldeado nuestros cuerpos en un producto de nuestras mentes. Pero hay una parte de tu cerebro que es importante para fusionar tu cuerpo con tu mente: la ínsula anterior. ¿Podemos aprovechar la función de la ínsula anterior para pensar en nuestros cuerpos como parte de lo que somos, en lugar de una representación de lo que somos?

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies