Seleccionar página

Fuente: ambermb/Pixabay

Montar a caballo nos ayuda a aprender a manejar el miedo durante todo tipo de actividades. Los caballos pueden dar miedo por varias razones:

  • son enormes El caballo promedio pesa 1,200 libras y mide más de cinco pies de alto hasta el hombro, con la cabeza y el cuello elevándose hacia arriba desde allí. Un casco puede aplastar todo tu pie.
  • Tienen una tremenda velocidad y agilidad. Los caballos son animales de presa: sus cerebros y cuerpos están diseñados para escapar girando y corriendo en un abrir y cerrar de ojos.
  • Caballos y jinetes participan en deportes extremos. Imagínese galopar hacia una pared de ladrillos que ni siquiera puede ver y permanecer sobre un caballo mientras ella vuela sobre la parte superior, de pie sobre un estribo de media pulgada a 40 millas por hora en una carrera, volcando tanto hacia los lados alrededor de un barril. que su pierna está arando la tierra, o andando por senderos cuando una banda de ciclistas de montaña cuesta abajo toma una curva ciega y casi derriba a su caballo.
  • Todos los ciclistas experimentan miedo en algún momento. El miedo es algo que tenemos que dominar en todas las áreas de la vida a menos que planeemos sentarnos en el sofá desde el nacimiento hasta la muerte. Para muchas personas, es aterrador iniciar amistades, caminar sobre un techo, ir a una entrevista de trabajo o hablar en público.

    Cómo manejar el miedo

    Uno de los medios más efectivos para dominar el miedo en cualquier deporte o actividad humana es aprender acciones físicas concretas para el manejo del miedo con anticipación. Estas acciones se colocan en una caja de herramientas mental que se puede implementar cuando la mente se vuelve ansiosa. Un ejemplo fácil es contar. Cuando un caballo avanza, los jinetes aprenden a contar en voz alta esos pasos equinos (“uno, dos, tres, cuatro…”).

    Este simple conteo aleja suavemente la atención del jinete del miedo y hacia el conteo. Hace que el caballo, que está escuchando el conteo, se mueva de una manera más rítmica y consistente. Distrae al caballo y al jinete tensos de otros ruidos que podrían causar una respuesta de sobresalto y causar problemas.

    Respirar al compás de los pasos del caballo es otra acción de la caja de herramientas. Se puede hacer sin alterar el ritmo respiratorio normal del ciclista. Algunas personas inhalan cada dos pasos que da el caballo, luego exhalan durante los siguientes dos pasos. Otros pueden inhalar cada tres pasos, digamos, y exhalar cada cuatro. Tailor respira por ti y por el tipo particular de ansiedad que experimentas.

    Una de mis técnicas cerebrales favoritas para el miedo a caballo consiste en contar hacia atrás. Para muchas personas, contar “uno, dos, tres, cuatro” es demasiado simple como para generar distracción mental. Estas son personas que pueden contar en voz alta mientras piensan en silencio: «¡Estoy a punto de morir!».

    Les doy un número inicial, como 100. Cuentan de tres en tres, por ejemplo: “100, 97, 94, 91, 88…” Hacer esto al compás de los pasos del caballo proporciona un excelente grado de distracción mental del miedo. Puedes ajustar la dificultad de este ejercicio mental. Es más fácil contar de tres en tres desde 100 que desde 3782. También es más fácil contar hacia atrás de dos en dos que de siete en siete. Elige la variante que mejor se adapte a tus necesidades.

    Las acciones físicas concretas funcionan mejor que los pensamientos mentales.

    Es más fácil recordar una acción encarnada cuando lo que está en juego se vuelve aterrador y la física de montar a caballo se ve favorecida por ciertos movimientos encarnados. Lo mismo es cierto para casi cualquier deporte o actividad.

    Por ejemplo, el centro de gravedad de un jinete es mucho más alto que el del caballo. Eso significa que un pequeño movimiento de él puede hacer que vueles hacia arriba como un corcho de champán y luego aterrices con fuerza después de una caída de 15 pies desde el cielo. Para evitar esto, y mantener abiertas las camas de los hospitales, les recuerdo a los ciclistas que mantengan sus talones fuertemente presionados cuando estén asustados. Esto baja su centro de gravedad, por lo que es menos probable que vuelen hacia arriba o se caigan cuando el caballo hace un gran movimiento. Pero también sirve como una herramienta de manejo del miedo que se puede sacar cuando los ciclistas se ponen nerviosos. Es algo que realmente pueden hacer para recuperar la sensación de control mental.

    Otra acción física es mantener la parte superior del cuerpo vertical. Hay una reacción natural al miedo que hace que los ciclistas adopten una posición fetal. La cabeza y los hombros se inclinan hacia adelante, los ojos miran hacia la tierra, la espalda se redondea y las manos y las rodillas se mueven una hacia la otra mientras los músculos se contraen. La posición vertical del cuerpo es mucho más segura y también permite una respiración adecuada. Pero nuevamente, el punto crítico aquí es que sentarse más alto le da al ciclista un punto de concentración física que alivia el miedo.

    Puede adaptar una caja de herramientas para el manejo del miedo a cualquier deporte o actividad.

    No tiene que involucrar caballos. En su interior, almacena técnicas bien practicadas como contar hacia adelante, respirar y/o contar hacia atrás mientras realizas la acción que te asusta. Conecta la acción física de tu deporte con los movimientos físicos de tu cuerpo, como hago yo con los pasos equinos y las respiraciones humanas. Agregue a la gestión del miedo la física de su actividad: tal vez brazos extendidos, ojos hacia adelante y rodillas dobladas para bajar su centro de gravedad en el patinaje sobre hielo, o sus pies al ancho de los hombros con las manos relajadas y el pecho abierto mientras habla en público. Practique estas técnicas con anticipación, no solo como acciones que mejoran su habilidad sino también como acciones que reducen su miedo.

    Solo el acto de aprender acciones físicas específicas y mantenerlas en nuestras cajas de herramientas de miedo es útil. Significa que cuando tenemos miedo, hay cosas específicas y concretas que podemos hacer. Esto nos da una sensación de control sobre la situación, que pronto se transforma en dominio sobre el miedo. Por el contrario, decirle a alguien: “No tengas miedo”, es ridículamente inútil. ¡Llene su caja de herramientas en su lugar!

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies