Qué hay detrás de la melancolía

Qué hay detrás de la melancolía

Seguro que en algún momento de tu vida te has sentido melancólico/aLa melancolía es una sensación que se asocia a la tristeza, aunque en ocasiones implica revivir en buenos recuerdos.  La melancolía lo que hace es que nos hace recordar que nos falta algo en la actualidad que en su momento existió, algo que fue agradable y que ya no podemos recuperar.

Por este motivo, la melancolía es un sentimiento ambivalente, ya que por un lado puedes sentir cierto placer por recordar el pasado, pero al mismo tiempo sufres por que ya no lo tienes y lo has perdido. Por este motivo, años atrás era considerado un trastorno.

La melancolía como experiencia humana es algo que ha existido desde los principios de la humanidad, si bien la forma en la que la sociedad valora esa experiencia ha ido cambiando con el paso de los años.

De hecho, Hipócrates, en la Antigua Grecia, consideraba que la melancolía era uno de los cuatro humores que componían el cuerpo, a la que consideraba la “bilis negra”, el peor de todos. Esto lo decía por que contenía pneuma, la cual daba origen a enfermedades y llevaba a las personas a pasar de la tristeza a la ira.

Por este motivo, la melancolía siempre se ha asociado a la depresión, una concepción de la melancolía que se mantuvo hasta el renacimiento.

En la Edad Media, por su parte, la melancolía era considerada un sinónimo de pereza y tristeza, y es por ello por lo que era considerada uno de los pecados capitales, aunque posteriormente fue eliminado de la lista. En el Renacimiento empezó a ser asociada con la locura creativa y la genialidad.

No fue hasta el siglo XVII cuando empezó a aparecer el término depresión propiamente dicho, y hasta el siglo XX no se separó de la melancolía para tener una identidad propia.

Qué hay detrás de la melancolía

El término melancolía también ha sido utilizado para poder hacer referencia a uno de los cuatro tipos de temperaramente que existen y que servirían para poder definir la manera en la que las personas reaccionan a los estímulos del entorno. De esta manera, quienes tienen un temperamento melancólico suelen contar con un sistema nervioso más sensible.

Las personas con un temperamento melancólico son introvertidos y analíticos, no les gustan los cambios, sufren cambios emocionales bruscos, son perfeccionistas, tienen una gran capacidad de concentración y tienen una gran sensibilidad emocional.

Además, por sus propias características son más propensas a padecer distimia, que es un trastorno afectivo en el que se muestran sentimientos de desesperanza, cansancio, dificultad para concentrarse y para tomar decisiones, falta de energía, baja autoestima,etc.

Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre con la depresión, una persona que padece distimia, no tiene un penamiento recurrente sobre la muerte ni deja de tener la capacidad de experimentar placer. Una persona que lo padece tiene un estado de ánimo melancólico pero este no le impide continuar con su día a día , mientras que una persona con depresión puede llegar a verse muy afectado y no poder continuar con su vida de manera normal.

Qué hay detrás de la melancolía

Que hay detrás de la melancolía

Independientemente del tipo de temperamento, la melancolía es un estado que toda persona puede experimentar. El estar en alguna ocasión decepcionado, triste, abatido, desanimado y nostálgico es una experiencia normal y no significa que se esté pasando por un estado patológico. El verdadero problema surge cuando este estado permanece en el tiempo o se le añaden otros síntomas.

Si la mente de una persona viaja continuamente al pasado en la búsqueda de recuerdos de otras épocas y compañías puede deberse a que sientes que algo falta en tu presente y que no estás completamente satisfecho. Por este motivo detrás de la melancolía suele esconderse una carencia, es decir, se mira hacia atrás para buscar algo a lo que aferrarse porque en el presente se tienen carencias.

Además, tras la melancolía puede esconderse la creencia de que el pasado fue mejor, lo que puede dificultar el presente y que sea complicado aceptar que la vida continua.

El lado positivo de la melancolía

Aunque la melancolía, como ya hemos mencionado, ha sido relacionado en muchas ocasiones con la depresión y sentimientos negativos, también tiene diferentes beneficios, entre los cuales cabe destacar los siguientes:

  • Mayor objetividad: La melancolía puede ayudar a la hora de de tomar mejores decisiones, siendo más objetivos y poniendo en práctica diferentes estrategias de procesamiento de información más apropiadas.
  • Estimula la creatividad: La melancolía ayuda a conseguir tener una mente con mayor creatividad.
  • Mejora la memoria: La melancolía también potencia la memoria. De hecho, se estima que se puede potenciar el recuerdo y la memoria en hasta cuatro veces más de lo normal.

Qué hay detrás de la melancolía

Cuando la melancolía puede llegar a ser peligrosa

La melancolía no es un sentimiento negativo por mucho que se pueda pensar que es así. Cuando en la memoria se recuperan a personas , lugares y situaciones pasadas se activa nuestra memoria y también podemos encontrar diferentes recuerdos positivos que hacen posible que podamos seguir adelante en nuestra vida.

El principal problema de la melancolía ocurre cuando esta permanece demasiado tiempo en la persona y, en lugar de vivir el presente, se dedica a vivir continuamente en el pasado, con el pensamiento y sentimiento de que en el futuro no habrá nada mejor.

Esto hace que existe el riesgo de que, de forma inconsciente, se estén abriendo las puertas a una insatisfacción, así como a la depresión.

De esta manera, la melancolía puede llegar a ser peligrosa para aquella persona que la padece, ya que puede acabar derivando en un problema de depresión, pudiendo ser esta de diferente gravedad. Por este motivo, llegado el caso de que la melancolía pueda llegar a ser un problema, deberá ser tratada por un profesional.

No obstante, como hemos mencionado, en la gran mayoría de los casos es normal y no llega a suponer ningún problema para quienes la sienten más allá del sentimiento de tristeza puntual que puede llegar a padecerse.

Enviar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies