Seleccionar página

Fuente: chalermphon_tiam/Shutterstock

La buena noticia es que, a estas alturas, somos muy conscientes de las principales tensiones en nuestras vidas y recurrimos al autocuidado para contrarrestarlas. La mala noticia es que también hay muchos estreses ocultos que están activando la producción de adrenalina, y como no somos conscientes de ellos, nos resulta difícil contrarrestarlos.

Es hora de cambiar eso. Aquí hay cuatro desencadenantes principales del estrés oculto y cómo aliviar esa tensión.

1. Cambios en la Rutina. ¿Sabías que cualquier cambio, incluso un buen cambio, aumenta la adrenalina? El cambio significa que no podemos predecir lo que vendrá después, lo que reduce nuestro sentido de control y elección. Dado que nuestros cerebros están conectados para estar preparados para lo inesperado, el cambio significa que nuestro cerebro se pone en alerta máxima. Entonces, aceptar cambios como el fin de algunas restricciones de COVID, volver a ver a amigos y familiares, asistir a bodas y graduaciones, comenzar a construir una familia y regresar a la oficina, pueden significar síntomas de estrés no deseados.

Los cambios pueden provocar problemas para conciliar el sueño o permanecer dormido. Podemos volvernos hipervigilantes y sobresaltarnos fácilmente, ser hiperactivos y nerviosos e hiperventilar.

Además de los efectos físicos después de un cambio de rutina, hay efectos psicológicos y emocionales porque el trastorno nos recuerda a los anteriores, como cuando teníamos un nuevo maestro o un nuevo vecino, y nos volvimos a sentir como un niño inseguro. Buscamos la isla del orden en el océano del cambio.

Por lo tanto, busque la rutina y cree horarios lo más rápido posible durante los tiempos de cambio, ya que nos tranquilizan cuando podemos predecir lo que vendrá después. Si puede aumentar su sentido de control, su nivel de adrenalina comenzará a disminuir y los síntomas de estrés disminuirán.

Encuentre formas de quemar la adrenalina extra caminando, trotando, bailando e incluso limpiando el armario. Los tiempos de cambio son tiempos de mucho trabajo, pero no espere hasta que las cosas se calmen para reducir la adrenalina. Aquí es cuando necesita alivio y cuando puede practicar la prevención de los síntomas del estrés.

2. Ansiedad social. Es tu día. Está siendo ascendido, brindando por su hermana, informando sobre su proyecto, dirigiéndose a los miembros de su comité, incorporando nuevo personal o incluso siendo entrevistado. Intentas sentirte orgulloso, pero todo lo que sientes es ansiedad. Te preocupas de hacer una declaración tonta y del escrutinio público en general. ¡Te sientes expuesto!

Siéntase cómodo sabiendo que la glosofobia, el miedo a hablar en público y la ansiedad social crean estrés para aproximadamente el 75 por ciento de la población, las mujeres un poco más que los hombres. Es un estrés oculto generalizado porque con tanta frecuencia conocemos gente nueva a través del trabajo, en celebraciones, con amigos de amigos o incluso cuando tratamos con nuevos médicos y su personal.

Cada vez que sienta que se pone tenso en previsión de una interacción social, intente sustituirlo por una imagen mental de usted mismo relajado mientras se comunica o socializa.

Los estudios encuentran que funciona porque nuestro cuerpo escucha a nuestro cerebro. Nuestro cerebro también escucha a nuestro cuerpo. Por lo tanto, si se encuentra tenso, intente respirar como si estuviera relajado, lento y constante, o practique la meditación consciente. Si no tiene tiempo, busque un lugar privado y haga saltos de tijera hasta que haya quemado parte de la adrenalina adicional que genera el estrés y envíe más oxígeno a su cerebro. Reconocer este estrés oculto es el primer paso, pero reducirlo es igual de importante.

3. Angustia por el éxito. ¿Por qué el éxito se consideraría estrés oculto? Uno pensaría que sería el antídoto contra el estrés. Pero con el éxito vienen expectativas crecientes y nuevos roles; en otras palabras, el cambio y el cambio siempre son estresantes. Además, a medida que sube la apuesta, la ansiedad por el rendimiento suele aumentar, pueden surgir problemas de derechos y el siguiente paso puede ser impredecible o incluso más difícil.

Es posible que se enfrente a los celos y pierda parte de su sistema de apoyo. Si te comparas con los menos afortunados, el éxito puede hacerte sentir culpable y esperar supersticiosamente un desastre. Disfrutar del éxito sin estrés requiere práctica.

Puede practicar imaginando el mejor resultado, no el peor. Si sus pensamientos se alejan de apreciar su éxito, vuelva al presente. Si está pasando por un tratamiento de fertilidad, por ejemplo, las profecías positivas no arruinarán el embarazo y las negativas no la protegerán de la decepción.

Incluso si las cosas no salen como usted quiere, no se agota preocupándose, observando y esperando antes de pasar al siguiente paso. Si las cosas salen bien, practica quedarte en el aquí y ahora y aceptarlo.

4. Voltaje de televisión. Aunque la mayoría de nosotros encendemos la televisión para relajarnos y escapar, también es una fuente importante de estrés oculto porque ver eventos perturbadores en la televisión tiene muchos de los mismos efectos que ver el evento en persona. Puede que estemos viendo una comedia, pero un boletín de noticias sobre un tiroteo masivo, un pico de COVID o un huracán es suficiente para estimular nuestra producción de adrenalina y crear una sobrecarga de desastres.

Un estudio de la Universidad de Stanford1 encontró que después de ver un informe en vivo sobre el terrorismo, el 90 por ciento de nosotros tendrá síntomas de estrés, el 70 por ciento tendrá algo de depresión, el 40 por ciento tendrá dificultad para concentrarse y el 33 por ciento tendrá insomnio.

Desafortunadamente, en este tipo de respuesta al estrés, las hormonas de lucha o huida siguen circulando las 24 horas del día, los 7 días de la semana, y nuestro cerebro y cuerpo permanecen en alerta hasta que nos sentimos emocional y físicamente agotados.

Para recuperarse del agotamiento, programe descansos y pausas del estrés varias veces al día. Cada descanso puede ser tan breve como cinco minutos. Para su cuerpo, use el descanso para cualquier actividad que sea repetitiva, así sabrá exactamente lo que viene después.

Intente mecerse, trotar, coser, caminar o bailar, cualquier cosa que restablezca la respiración relajada. Para tu cerebro, ríete. Transmita una farsa, comparta un meme o cree un TikTok. La risa apaga el miedo y la ansiedad. Relaja los músculos. Regula la presión arterial. Aumenta las endorfinas que elevan el estado de ánimo. Nos ayuda a dormir más profundamente.

¿Qué podría ser mejor para contrarrestar el estrés oculto que la risa? Nada.

Independientemente de sus niveles de estrés, es importante reconocer la fuente del estrés y dónde pueden estar los ocultos. Nuestras mentes y cuerpos están destinados a lidiar con el estrés en los sprints, no en un maratón completo.

Tómese unos minutos para recordarse a sí mismo que tiene el control de cómo lidiar con el estrés. Con el tiempo, encontrará que esos mecanismos de afrontamiento se activarán automáticamente. Puede que no siempre sea perfecto, pero un paso en la dirección correcta puede hacer maravillas para tu mente y tu cuerpo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies