Seleccionar página

Fuente: Alexas_Photos/Pixabay

En los últimos años, los científicos han prestado mucha atención a cómo las plataformas de redes sociales (p. ej., Facebook, Twitter) pueden estar asociadas con resultados negativos, incluida la polarización política y la angustia psicológica. Existe un punto de vista popular de que las aplicaciones de redes sociales son muy malas para la salud mental y la armonía social. Como he escrito antes, creo que este punto de vista es infundado y equivocado.

Un artículo influyente en esta área de investigación aparentemente muestra evidencia de esas afirmaciones basadas en datos muestreados justo antes de las elecciones intermedias estadounidenses de 2018. Informa los resultados de un experimento en el que los investigadores pagaron a algunas personas para desactivar Facebook durante aproximadamente un mes. Los investigadores compararon a este grupo en varias variables de resultado clave (como la felicidad) con un grupo de control que usaba Facebook normalmente. Este artículo ha sido citado 392 veces (hasta junio de 2022) y a menudo se menciona en conversaciones entre periodistas no académicos, expertos y comentaristas sobre los supuestos daños que las aplicaciones de redes sociales causan a nuestra cultura. Pero la mayor parte de los comentarios se basan en malentendidos sobre lo que realmente revelan los datos.

Mito #1: El grupo de tratamiento (los que desactivaron Facebook) estaba menos polarizado políticamente que el grupo de control (los que usaban Facebook normalmente).

Los autores del estudio utilizaron varias medidas diferentes de polarización. Esto es importante, ya que existe una gran diferencia entre la polarización cognitiva y la polarización emocional. La polarización cognitiva es el grado en que las personas no están de acuerdo en temas específicos (p. ej., la política de aborto), mientras que la polarización emocional es cuánto nos desagradamos unos a otros (es decir, cuánto dicen los votantes demócratas que odian a los republicanos, y viceversa). Durante mucho tiempo se ha culpado a las aplicaciones de redes sociales por aumentar el segundo tipo de polarización (emocional) al presionar a las personas y hacer que se “indignen” más con sus rivales políticos.

Pero en el experimento, el grupo de tratamiento no fue significativamente diferente del grupo de control en términos de polarización emocional. Huelga uno contra la afirmación de que si solo apagáramos las redes sociales, nos odiaríamos menos.

Sin embargo, los investigadores encontraron que hubo una disminución en el otro tipo de polarización (cognitiva), lo que significa que hubo menos desacuerdo sobre temas específicos cuando las personas dejaron de usar Facebook. Volveremos sobre este punto más adelante.

Mito n.º 2: hubo una diferencia en la cantidad objetiva de tiempo dedicado a actividades sociales fuera de línea para el grupo de tratamiento en comparación con el grupo de control.

Una noción popular es que las aplicaciones de redes sociales tienen un efecto de «tecnoferencia» en nuestras vidas sociales. Es decir, las aplicaciones como Facebook hacen que las personas se sientan infelices porque hacen que pasemos menos tiempo con los demás (especialmente con nuestros seres queridos) en persona. Los autores del estudio informaron que los participantes en el grupo de tratamiento que no usaban Facebook pasaban más tiempo haciendo actividades sociales (pasar tiempo con familiares/amigos) en comparación con el grupo de control.

El problema con esta interpretación es que la mayoría de las personas son notoriamente malas a la hora de estimar cuánto tiempo dedican a diversas actividades, y esto es especialmente cierto para las actividades en línea como el uso de las redes sociales. Algunos estudios muestran que menos de un tercio de los participantes informaron con precisión su tiempo frente a la pantalla. Sabemos esto en base a investigaciones que miden objetivamente el uso de las redes sociales con aplicaciones para teléfonos inteligentes que realizan un seguimiento de cuánto tiempo pasan las personas en esas aplicaciones. Esta discrepancia entre el uso real y el percibido es un gran problema si queremos saber si el uso de las redes sociales realmente desplaza el tiempo que normalmente pasaríamos fuera de línea con otras personas.

Dado esto, soy un poco escéptico de que los datos de los autores del estudio realmente muestren un aumento objetivo en el tiempo dedicado a actividades fuera de línea para el grupo de tratamiento. Sería más exacto concluir que los participantes sintieron que pasaban más tiempo haciendo actividades sociales fuera de línea. Los autores del estudio utilizaron una medida adicional de interacción social, en la que pidieron a las personas que enumeraran la cantidad de personas que vieron en persona y la cantidad de actividades fuera de línea en las que participaron. Esas variables no fueron significativamente diferentes para los grupos de tratamiento y control. Sólo la percepción del tiempo empleado fue diferente.

Mito #3: El estudio muestra evidencia de que las aplicaciones de redes sociales son adictivas.

Los autores del estudio informan un hallazgo de que, en promedio, el grupo de tratamiento (que desactivó Facebook) estaba más feliz en comparación con el grupo de control. No tengo calificaciones con esto. El bienestar subjetivo fue diferente en las dos condiciones. Los autores también informaron que fue un desafío para los participantes en el grupo de tratamiento mantener su desactivación después de que terminó el estudio, aunque pensaron que hacerlo sería bueno para su salud mental. Después de solo una semana, alrededor del 90 por ciento de las personas en el grupo de tratamiento reanudaron su uso de Facebook. Los autores notaron que debido a que las personas del grupo de tratamiento volvieron a usar un producto que sabían que los hacía sentir menos felices, esto sugiere una cualidad adictiva de estas aplicaciones.

Esta parte es la que más me irrita porque ni siquiera se acerca a cómo funciona realmente la adicción. La adicción es un fenómeno muy complejo que se deriva de predisposiciones genéticas, la naturaleza fisiológica y química de las sustancias (a menudo drogas), factores interpersonales como la negligencia o el abuso, y factores ambientales como la privación económica o la adversidad.

Los autores del estudio también encontraron que aquellos en el grupo de tratamiento tenían mucho menos conocimiento sobre los eventos actuales y las noticias. Esto podría explicar fácilmente el aumento en la felicidad de aquellos que dejaron de usar Facebook, y también podría explicar la disminución en la polarización de los problemas. Cuando los participantes no prestaban atención a lo que sucedía a su alrededor, se sentían mejor y tenían menos temas en los que estar en desacuerdo con otras personas. Es muy extraño culpar a las aplicaciones de redes sociales por tener un efecto perjudicial en la salud mental de las personas cuando lo que realmente hace que las personas se sientan angustiadas son todas las cosas terribles que suceden en el mundo (por ejemplo, el cambio climático, los prejuicios, la violencia).

Imaginemos que tomé un gran grupo de estudiantes de secundaria que tienen el hábito de hacer muchas tareas estresantes o aburridas durante horas todos los días, y pagué a la mitad de ellos (el grupo de tratamiento) para que dejaran de hacer la tarea por completo. un mes. Pude documentar cómo estos estudiantes se sentían significativamente más felices en comparación con la otra mitad de los estudiantes (grupo de control) que seguían haciendo la tarea normalmente. Luego, después de que terminó el período de estudio, los estudiantes del «grupo de desactivación de tareas» volvieron a hacer casi la misma cantidad de tareas que antes de que comenzara el estudio, aunque admiten que hacer menos (o ninguna) tarea los haría sentir más felices. Como investigador, ¿debería entonces concluir que la tarea es “adictiva”? Por supuesto que no. Eso sería una afirmación ridícula de hacer. El comportamiento humano es mucho más complicado.

A veces hacemos cosas que nos hacen sentir felices aunque esas cosas sean malas para nosotros en otros aspectos. Y a veces hacemos cosas que no disfrutamos porque pueden ser buenas para nosotros de otras maneras. Y en muchos casos (como con la tarea), los estudiantes no tienen más remedio que obedecer, para que no enfrenten un castigo.

Y luego tenemos las redes sociales, que probablemente pertenecen a una categoría única de actividades no adictivas en las que nos involucramos para conectarnos virtualmente con otros, y sentimos muchos tipos diferentes de emociones en el proceso. Pero nuestras creencias sobre las redes sociales pueden terminar influyendo en cómo nos sentimos con respecto a ellas. Si creemos que estamos consumiendo un producto no saludable todos los días, y luego este producto no saludable se elimina de nuestra vida diaria, es posible que nos sintamos mejor debido al poder de la sugestión. Los científicos llaman a esto un “efecto nocebo”, que es como el inverso de un efecto placebo.

El efecto nocebo se basa en el poder de la sugestión y es particularmente fuerte para la electrónica y la tecnología. Esto se popularizó en el programa «Better Call Saul», en el que el personaje Chuck afirma tener «sensibilidad electromagnética», lo que provoca reacciones alérgicas a cosas como bombillas o baterías. Pero los científicos han demostrado que estos síntomas alérgicos en realidad no son causados ​​por la electricidad. Son causados ​​por la creencia de que la electricidad no es natural ni saludable. Lo mismo puede estar sucediendo cuando las personas dejan de usar Facebook (u otras aplicaciones de redes sociales) e informan que se sienten más saludables. Es básicamente un efecto nocebo.

En conclusión, los autores del estudio del artículo de 2020 informaron sobre un experimento ambicioso y, en cierto modo, muy valioso. Es lamentable que su trabajo haya sido malinterpretado y mal entendido. Su estudio no muestra de manera concluyente que las redes sociales sean adictivas, ni que abandonarlas haga que las personas sean objetivamente más sociables o reduzca la polarización emocional. Puede ser que las personas se sientan más felices cuando dejan de usar aplicaciones como Facebook, pero esto puede explicarse por el poder de la sugestión. Además, el discurso dominante sobre estos temas se ha descarrilado y está plagado de inexactitudes fácticas, percepciones erróneas sobre la investigación y, en algunos casos, una falta fundamental de sentido común básico y lógica sobre los procesos psicológicos. Intentemos, como dicen los niños, hacerlo mejor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies