Seleccionar página

El único yo auténtico que existe es el que está presente hoy, justo en este mismo segundo. Tus acciones y reacciones en este momento reflejan toda tu vida de programación. Gran parte de nuestra programación es menos que ideal, pero es lo que existe. La búsqueda de su “yo auténtico” es inútil, consume mucha energía mental y resta valor a su capacidad para crear la realidad que desea.

Fuente: cada historia de perros/AdobeStock

Una definición de “yo auténtico”

Hay 225 millones de visitas en Google para el término «auténtico yo». Aquí está la definición de Google.

Tu yo auténtico es quien realmente eres en el fondo. La parte de ti a la que no le importa lo que piensen los demás. La autenticidad ocurre cuando sus palabras, acciones y comportamientos coinciden constantemente con su identidad central.

El problema surge con el término «identidad central». Lo que sea que sea para ti consiste en una «historia» que has creado sobre tu lugar en la vida. Desarrollamos nuestra propia voz interna sobre quiénes somos y tenemos estándares de cómo debemos ser y actuar. Entonces se vuelve frustrante cuando no podemos estar a la altura de ellos. Es más probable que nos involucremos en comportamientos destructivos a pesar de que sabemos mejor, y el ciclo continúa.

¿Qué pasaría si la programación central de su vida fuera la del abuso y el caos sin mucho modelado de valores fuertes? ¿Qué pasa si tienes poca idea de cómo es el buen comportamiento y las relaciones saludables? No pediste una entrada disfuncional; la naturaleza de esto también puede bloquear su capacidad de dar un paso atrás y mirarlo de una manera que permita el cambio. ¿Este comienzo te convierte en una mala persona? No. Pero tratar de estar a la altura del ideal de un yo auténtico sería desalentador, frustrante y casi imposible.

Tu «yo auténtico»

Tu yo auténtico está justo aquí, frente a ti. Es la suma de la programación de su vida de sus padres, hermanos, compañeros, maestros, empleadores, normas sociales y el mundo del marketing. En otras palabras, eres el producto de lo que todos los demás te han dicho que seas. Todos estos mensajes son interiorizados y se convierten en tu propia voz interior diciéndote cómo debes ser. El resultado es mucho ruido en tu cerebro de juicio propio y el de los demás. Lo llamamos “autoestima”. Es un desajuste de su poderoso cerebro inconsciente frente a su cerebro consciente. Es interminable y te desgasta.

en su brillante libro Livewired, David Eagleman señala que los seres humanos dependen únicamente de sus padres para la supervivencia física en comparación con la mayoría de los mamíferos. Un bebé está completamente indefenso y no puede sobrevivir por sí solo durante muchos años.2

kieferpix/AdobeStock

Fuente: kieferpix/AdobeStock

El cerebro emocional es aún más complejo en el sentido de que disponemos de un lenguaje con infinidad de posibilidades. Estamos programados por cada momento de nuestras vidas, lo que significa que ninguno de nosotros es el mismo. Los humanos le damos sentido a todo, y no hay dos personas que puedan mirar un objeto físico de la misma manera. Los pensamientos y conceptos son mucho más complejos, y nos descargamos primero con conceptos concretos, luego con ideas abstractas, y no desarrollamos un pensamiento filosófico profundo durante muchos años.

Estamos completamente a merced de nuestro entorno en cuanto a lo que ingresa a nuestro cerebro. Lo que se vuelve más problemático es que los pensamientos y los ideales se perciben como reales para una persona determinada como un automóvil o una mesa.3 Se convierten en nuestra versión de la realidad o filtro de vida. Una vez que esta lente de la vida está configurada, se refuerza a lo largo de la vida, a menos que elija tomar conciencia de ella y cambiarla.

¿Quién eres tú?

Entonces, somos quienes el mundo nos ha dicho que debemos ser. Tenemos patrones de comportamiento programados que son la base de nuestra existencia. La mayoría de ellos resultan de la necesidad básica de sobrevivir. A pocos de nosotros se nos enseña cómo nutrir la alegría. ¿Quienes somos?

Eres quien eres hoy. Puede verse a sí mismo tomando conciencia de a qué reacciona, qué lo pone ansioso y enojado, cuáles son sus comportamientos y actitudes hacia usted mismo y los demás, cuánta responsabilidad personal asume por sus acciones y qué nivel de compasión y empatía siente. para otros.

Por ejemplo, la mayoría de nosotros sabemos que la compasión es una buena idea. Pero, ¿qué pasa cuando estás molesto? Puede decir o hacer cosas de las que no está orgulloso, y la compasión se va por la ventana. Es porque la compasión es una construcción consciente y la ira surge automáticamente de tu cerebro inconsciente. Es un desajuste de un millón a uno. Esa reacción en el momento es quién eres porque algo en el presente te conectó con algo amenazante (o percibido como tal) en el pasado. Estás allí y no aquí. También es quien eres.

«Ama a tus enemigos»

En su libro The Way to Love, Anthony DeMello tiene un capítulo llamado “Ama a tus enemigos”. Él señala que si alguien te enoja, debes agradecerles. El problema no son ellos, sino tú. Sus palabras o acciones desencadenaron en ti una respuesta que te permite tener más conciencia de lo que hay dentro de ti. La excepción, por supuesto, es el abuso físico o emocional. La ira es una reacción protectora necesaria.

Tu verdadero yo auténtico

Todo esto suena desafiante, pero hay mucha esperanza una vez que te das cuenta de cómo la complejidad y la profundidad de la programación de tu vida se están desarrollando hoy. La palabra clave es “conciencia”. Una vez que sea consciente de cómo su pasado se desarrolla continuamente en el presente, puede dirigir su atención hacia donde desea que se desarrolle su cerebro. Continúa cambiando cada segundo: el término es «neuroplasticidad». La conciencia crea el «espacio» que necesitas para redirigir tu atención. Cualquier cantidad le permitirá comenzar su viaje hacia su nueva vida. La secuencia es 1) conciencia 2) separación 3) reprogramación.

A medida que aprende a asumir la plena responsabilidad de cada una de sus acciones sin juzgar, puede crear cualquier realidad que desee al tomar mejores decisiones de manera constante. Esta nueva persona en evolución sigue siendo tu yo auténtico. Simplemente no tienes que seguir buscándolo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies