Seleccionar página

Fuente: Ronald W. Pies, MD

Ronald W. Pies, MD, es Profesor Emérito de Psiquiatría y Profesor de Bioética y Humanidades, SUNY Upstate Medical University; Profesor Clínico de Psiquiatría, Facultad de Medicina de la Universidad de Tufts; y editor en jefe emérito de Psychiatric Times (2007-2010). Es autor de múltiples libros sobre psiquiatría, filosofía, religión y psicoterapia.

Mark Ruffalo (MR): Dr. Pies, usted es uno de los defensores de la psiquiatría más conocidos en el mundo de hoy, y su trabajo ha sido una gran inspiración para mí y para muchos otros que ven el gran valor de la profesión. ¿Puede contarnos un poco sobre lo que lo atrajo de la psiquiatría cuando era joven y estudiante de medicina?

Ronald Pies (RP): Gracias por esa amable presentación, Dr. Ruffalo. Esclarecer y apoyar la psiquiatría, a menudo eliminando parte de la maleza ideológica destructiva, ha sido una de mis principales preocupaciones durante casi 40 años. Se podría decir que fui «criado» para el campo, ya que mi madre era trabajadora social psiquiátrica y protegida del Dr. Albert Ellis. Durante mis años universitarios en Cornell, me intrigaba la interacción de la neurobiología y la psicología, y su conexión con los trastornos emocionales. En la facultad de medicina, tuve algunos maestros destacados que presentaban la psiquiatría como una ciencia ampliamente humanista, lo que me atraía mucho. Como dijo una vez uno de mis mentores en la residencia, algo irónico: «¡En psiquiatría, puedes hacer biología por la mañana y teología por la tarde!»

MR: Sé que durante su residencia en SUNY Upstate Medical University, uno de sus profesores fue el difunto Dr. Thomas Szasz, a quien a menudo se describe como un antipsiquiatra. ¿Le importaría contarnos un poco sobre su relación con el Dr. Szasz, cómo comenzó, cómo evolucionó y si ustedes dos alguna vez pudieron encontrar algún «punto en común»? ¿Estás de acuerdo con alguna de las principales ideas expuestas por Szasz?

RP: Primero, déjame decirte que es difícil para mí ser objetivo con respecto al hombre que llegué a conocer como «Tom», ya que nuestra relación era bastante tensa e intensa. Mi primer contacto con Szasz fue durante mi tercer año en la facultad de medicina. Ya tenía la intención de ingresar a la psiquiatría y, como millones de personas en todo el mundo, era muy consciente del renombre y la notoriedad de Szasz. Su obra seminal, El mito de la enfermedad mental (1961), había existido durante más de 15 años y yo la conocía bien. Busqué una reunión con Szasz, por curiosidad, admiración y, debo admitirlo, solo un poco de intención contradictoria. Pero encontré al hombre bastante encantador, en su forma cortés del «viejo mundo»: ¡de hecho me sirvió té en su oficina! Pero una vez que ingresé a la residencia, mi profundo desacuerdo con la tesis del «mito de la enfermedad mental» de Szasz creó mucha tensión entre nosotros. Y, sin embargo, siempre sentí un afecto peculiar por el hombre, y me gusta pensar que solo tenía un destello de afecto por mí. ¡En los últimos años de su vida, nos referíamos cariñosamente como «compañeros de esgrima»! Y encontré mucho que admirar en lo que usted ha llamado con razón el «… enfoque inquebrantable de Szasz en la autonomía y la autodeterminación de los pacientes psiquiátricos…» (Ruffalo, 2018). También estuve de acuerdo con la oposición de Szasz a la llamada «ayuda médica para morir», correctamente denominada suicidio asistido por un médico, como se describe en su libro Fatal Freedom: The Ethics and Politics of Suicide. Allí, su distinción entre «derechos» y «libertades» resultó crucial en mi propio pensamiento sobre este tema.

MR: La historia de la psiquiatría está marcada por varias vacilaciones importantes entre las teorías biológico-orgánicas y psicosociales de los trastornos mentales. Las décadas de 1990 y 2000 fueron una era de gran entusiasmo en la psiquiatría biológica, pero me parece que en la última década el péndulo está oscilando hacia un enfoque más pluralista. Por ejemplo, la mayoría de los residentes a los que enseño tienen un gran interés en la psicoterapia y la psiquiatría psicodinámica. ¿Tiene alguna predicción sobre el futuro de la psiquiatría, tanto a corto como a largo plazo?

RP: Las predicciones siempre son arriesgadas, pero estoy de acuerdo contigo en que la psiquiatría se está alejando lentamente de la llamada «revolución biológica» de la década de 1990 hacia un modelo más equilibrado y pluralista de enfermedad y tratamiento. De hecho, el «modelo biopsicosocial» de Engel ha estado, y sigue estando, en el centro de la psiquiatría académica, al menos durante los últimos 40 años, a pesar de las fuerzas impulsadas por el mercado que han socavado en gran medida su aplicación (Pies, 2016). Durante la próxima década o dos, veo que la psiquiatría evoluciona hacia una subespecialidad dentro del pliegue más amplio de «neurociencia clínica y medicina conductual». Creo que la psiquiatría dependerá cada vez más de los enfermeros practicantes, los especialistas en enfermería clínica y los profesionales de la salud mental que no son médicos para la mayoría de las necesidades de los pacientes. Sospecho que la mayoría de los psiquiatras tenderán a manejar casos complejos y resistentes al tratamiento que requieren la integración de psicofarmacología sofisticada con un componente psicodinámico y/o cognitivo-conductual.

MR: ¿Cuál cree que es el concepto erróneo más dañino de la psiquiatría hoy en día?

RP: Desafortunadamente, hay muchos conceptos erróneos dañinos, pero quizás el más dañino es la noción de que los psiquiatras habitualmente ignoran los aspectos psicosociales de la enfermedad mental y solo están interesados ​​en los «desequilibrios químicos», un mito que me he esforzado por disipar durante la última década. (Pasteles, 2022). Si lee atentamente la introducción del DSM-5, está claro que los psiquiatras tienen prohibido hacer un diagnóstico oficial del DSM sin una formulación cuidadosa del caso biopsicosocial (Pies, 2021).

MR: Como sabe, he llegado a estar de acuerdo con su opinión de que la enfermedad se caracteriza mejor como un problema que causa una combinación de sufrimiento y deterioro funcional en el individuo afectado que puede o no estar asociado con alguna anormalidad biológica demostrable. Sin embargo, esta definición abre la puerta a la caracterización de toda una serie de problemas no médicos, como la pobreza y el racismo, como enfermedades. ¿Cómo explica esto su punto de vista?

Lecturas esenciales de psiquiatría

RP: Sí, muchas veces he escuchado esta crítica a mi visión de la enfermedad; es decir, que el «sufrimiento y la incapacidad» pueden ser el resultado de la pobreza, el terrorismo, el desastre ecológico, etc. Pero creo que nuestro uso en el «lenguaje ordinario» del término «enfermedad» aclara fácilmente esta objeción. Por ejemplo, la mayoría de la gente reconocería que una persona secuestrada y torturada por terroristas experimentará sufrimiento e incapacidad, pero pocos llamarían a esta condición «enfermedad». Normalmente imputamos «enfermedad» a una condición en la que el sufrimiento y la incapacidad no están evidentemente relacionados con algún desencadenante externo evidente, como una herida de bala, un terremoto, un accidente automovilístico, etc. Y como nos recordó el famoso filósofo Ludwig Wittgenstein, ¡no hay nada de malo en el lenguaje ordinario!

MR: Muchas gracias, Dr. Pies, por acceder a esta entrevista y también por su ayuda y orientación al comienzo de mi propia carrera. Has sido un gran mentor y amigo. ¿Qué sugeriría a los lectores como un buen «manual» o introducción a su pensamiento sobre la psiquiatría?

RP: Muchas gracias por esta oportunidad, Dr. Ruffalo, y por el privilegio de colaborar con usted en varios proyectos en los últimos años. Dado que he estado en esta cosa llamada psiquiatría durante casi 40 años, es difícil señalar una fuente o «manual» que refleje mi visión general de la profesión. Pero supongo que mi escritura sobre el «modelo biopsicosocial» es un buen lugar para comenzar (Pies, 2016). Una pieza de fácil acceso que cubre gran parte de este territorio se encuentra en Psychiatric Times (Pies, 2020). Y de nuevo, Mark, ¡gracias por fomentar este intercambio!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies