Seleccionar página

Es común criticar a las personas por ser «débiles de voluntad». Este término se aplica ampliamente: a una persona que abandona su dieta, a un soldado que deja de hacerlo a la mitad del entrenamiento básico o a un alcohólico que no deja de beber. Esto plantea un par de preguntas. Primero, ¿qué significa decir que alguien es débil de voluntad? En segundo lugar, ¿por qué exactamente se supone que esto es una crítica?

Comience con la primera pregunta. El filósofo Richard Holton ha argumentado que existen, de hecho, dos fenómenos muy diferentes que han sido descritos como «debilidad de la voluntad».

Fuente: Polina Tankilevich/Pexels

Inconsistencia Versus Cambiabilidad

Por un lado, «voluntad débil» puede usarse para describir actuar en contra del mejor juicio de uno. Si creo que no debo comer una segunda galleta, y la como de todos modos, entonces soy «débil de voluntad» en este sentido: mis acciones son inconsistentes con mis juicios profesados. Llame a esto la «visión de inconsistencia» de la debilidad de la voluntad.

Por otro lado, puede usarse para describir una especie de vacilación en las elecciones de uno. Si resuelvo no comer una segunda galleta, y luego cambio de opinión y decido comerme una de todos modos, entonces tengo «voluntad débil» en este sentido: mi voluntad cambia de una elección a otra. Llame a esto la «visión de la mutabilidad» de la debilidad de la voluntad.

Holton observa que los filósofos han tendido a respaldar el punto de vista de la inconsistencia. Pero él argumenta que es la visión de la mutabilidad la que está más cerca de nuestra concepción ordinaria de la debilidad de la voluntad, y la que más merece ese nombre. Después de todo, la debilidad de la voluntad es, en primer lugar, una propiedad de la voluntad, es decir, de las elecciones que hacemos y las intenciones que formamos.

Pero considere ahora nuestra segunda pregunta. ¿Por qué alguien que es débil de voluntad en este sentido merece críticas? ¿Qué es exactamente lo que se supone que es malo en la debilidad de la voluntad?

Si la opinión de inconsistencia fuera cierta, entonces esta pregunta podría tener una respuesta. Podría decirse que actuar en contra de lo que uno juzga que debe hacer es irracional, y la irracionalidad atrae críticas. Pero si la debilidad de la voluntad implica simplemente hacer cambios en las propias intenciones, ¿cuál es la crítica? Después de todo, no hay irracionalidad en un cambio de planes.

Holton reconoce allí que hay un elemento inherentemente evaluativo en nuestros juicios aquí. Él observa que juzgamos a alguien como débil de voluntad cuando hace un cambio que, «según los estándares de un buen proponente», no debería haber hecho. En este sentido, los juicios de debilidad de la voluntad apelan invariablemente a nuestros propios juicios sobre cuándo es bueno o adecuado realizar un cambio de intención. No obstante, deberíamos, sugiere Holton, aceptar este aspecto evaluativo de los juicios de debilidad. De hecho, argumenta, es una virtud de su explicación que puede explicar el «estigma» asociado con la debilidad de la voluntad.

Sin embargo, podríamos sacar una conclusión más amplia y más tolerante de la perspectiva de la mutabilidad. Si la debilidad de la voluntad es simplemente una propensión a revisar las propias intenciones más fácilmente que otras personas, entonces no hay nada intrínsecamente malo en tener una voluntad débil, al igual que no hay nada intrínsecamente bueno en apegarse a las propias intenciones, pase lo que pase.

En ciertos casos, tener una voluntad débil puede hacer que el éxito sea menos probable. Muchos de los premios de la vida son para aquellos que están dispuestos a comprometerse con planes a largo plazo y cumplir con sus compromisos (piense en la facultad de medicina o en las cuentas de jubilación), y es menos probable que alguien con voluntad débil gane estos premios. Pero, de nuevo, alguien cuya voluntad es más cambiante puede estar más atento a los beneficios más contingentes y efímeros de la vida.

La comparación entre la voluntad débil y la fuerte, desde este punto de vista, es simplemente una comparación entre dos formas que puede tomar la voluntad humana, ninguna inherentemente mejor que la otra. No es necesariamente malo ser «débil de voluntad», y debemos dejar de hablar como si lo fuera.

Diversidad Volitiva

Este es un punto filosófico, pero tiene consecuencias prácticas. Considera la adicción. Está bien documentado que la adicción es una condición estigmatizada y que los prejuicios contra las personas con adicciones están arraigados y generalizados. Esta es un área en la que una actitud más tolerante hacia lo que podríamos llamar «diversidad volitiva» puede ser útil. Si aprendemos a tener una visión más ecuménica de la diversidad volitiva, entonces podríamos aprender a tener una visión más comprensiva de las condiciones, como la adicción, que implican patrones de elección e intención que pueden resultar desconcertantes para un observador externo.

Reflexionando sobre el lenguaje utilizado

Estas observaciones también deberían llevarnos a ser más reflexivos sobre el lenguaje que estamos usando. Hemos llegado a reconocer que ciertos términos para describir la vida intelectual y volitiva de las personas son intolerables y deberían ser reemplazados por un lenguaje más descriptivo. Considere el término deplorable «débil mental». Aunque apenas se usa ahora, este término disfrutó de una enorme popularidad, alcanzando su punto máximo alrededor de 1920, antes de caer rápidamente en desgracia, como lo indica este Google NGram:

Visor de Google Ngram

Google NGram de «débiles mentales»

Fuente: Visor de Google NGram

¿Qué tenía de malo «débiles mentales»? A primera vista, este término combinaba una afirmación descriptiva (que había algo diferente en los patrones cognitivos de ciertas personas) con una calumnia insultante sobre las personas que se ajustaban a esa descripción. Reconociendo esto, mantuvimos el reclamo descriptivo mientras abandonamos el insulto, por lo que ahora se favorecen términos más precisos como «discapacidad intelectual».

Si bien ese término ha caído en desuso, «voluntad débil» parece estar alcanzando su punto máximo, o tal vez acaba de pasar su punto máximo:

Visor de Google Ngram

Google NGram de «voluntad débil»

Fuente: Visor de Google NGram

A pesar de su popularidad comparativa, quiero sugerir que la estructura lingüística de «débil voluntad» es muy similar a la de «débil mental». Combina una afirmación descriptiva —que hay algo distintivo en las tendencias volitivas de ciertas personas— con una denigración innecesaria e inexacta de las personas que se ajustan a esa descripción. Es de esperar, como puede sugerir el gráfico anterior, que «de voluntad débil» esté ahora comenzando su propio deslizamiento hacia la obsolescencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies