Seleccionar página

gustavofrazao / Adobestock

Fuente: gustavofrazao / Adobestock

Es importante aprender a escuchar y a confiar en sus instintos. También es importante sopesar los hechos para asegurarse de considerar todas las opciones. La voz en sus entrañas es sabia y puede empujarlo a hacer algo que sea adecuado para usted cuando otra opción podría funcionar mejor. Tienes que escuchar tanto tu instinto como tu cabeza para calcular tu próximo mejor movimiento.

Primero, observe lo que cree que es cierto para tratar de discernir la realidad de las expectativas inventadas. Luego, puede averiguar qué información están tratando de decirle sus instintos y reacciones automáticas.

Evalúa tus pensamientos

Al igual que usted va en bicicleta o conduce un automóvil sin pensar, describe las circunstancias, las motivaciones de otras personas y su propio comportamiento utilizando suposiciones que elige creer como hechos sin pensar en sus pensamientos.

Normalmente, no verá automáticamente las suposiciones que afectan la forma en que enmarca una situación. No te darás cuenta cuando digas palabras como «nunca» o «nunca lo haré» o «absolutamente necesario». Encuentras razones para creer lo que dice tu cerebro incluso cuando habla en términos absolutos que no puedes probar.

El hombre venerado como el padre de la psicología estadounidense, William James, dijo: “Las creencias verdaderas son aquellas que son útiles para el creyente. Pocas cosas son absolutamente ciertas para siempre. La ciencia sigue descubriendo fenómenos que desmitifican lo que creíamos saber.

Lo que cree en un momento dado es solo una aproximación de la realidad basada en lo que ha aprendido en el pasado y lo que coincide con su imagen del bien y del mal. Cuando se le pide en la corte que «diga la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad», solo puede decir lo que cree que es verdad hoy.

Utilice estas técnicas para probar su lógica:

  • Escriba lo que cree que es cierto sobre una situación y lo que cree que sucederá en el futuro. Luego desafíe sus suposiciones. ¿Cómo sabes que es verdad? ¿Qué tan factuales son sus riesgos y recompensas percibidos por cada acción posible que pueda tomar?
  • Conviértete en el observador de tus propios pensamientos. Pregunte: “¿Qué me hace pensar de esta manera? ¿Qué creencia forma este pensamiento? ¿Cuánta presión me hace creer que mi hipótesis es cierta? «
  • Practica la «mente de principiante» para ver con nuevos ojos. Dite a ti mismo: “Si nunca antes hubiera visto esta situación, esta persona o esta cosa, ¿qué podría percibir? Si ya sabe qué es lo mejor que puede hacer y cómo van a ser las cosas, no habrá nada nuevo que ver. ¿Estás listo para aceptar una realidad diferente?
  • Chatea contigo mismo. Observe su impulso de defender, convencer o cerrar. ¿Puedes abrir tu mente a una nueva posibilidad? Pregunte a las personas que han tenido experiencias similares en el pasado qué piensan para ayudarlo a evaluar lo que sabe.

Escuchando tus instintos

Para tomar las mejores decisiones, observe sus sentimientos y nuestros pensamientos para que pueda leer lo que le dicen sus reacciones.

Cuando tenga una reacción (cambios en la frecuencia cardíaca, la respiración y la tensión muscular), deténgase, observe la reacción en su cuerpo y sienta curiosidad por saber por qué sucedió.

Respire profundamente y lleve su conciencia al centro de su cuerpo, justo debajo de su ombligo. Desde este punto de vista, observe el parloteo en su cabeza. Escuche cuando su cerebro le diga: «Están tratando de socavarme», «A mi jefe no le importa» o «No tengo forma de hacer esto y hacer feliz a mi familia también». ¿Tu instinto está de acuerdo con esta historia o hay algo más que debes considerar?

Enumere las cosas que más valora en la vida, como tener una familia feliz, estar sano, marcar la diferencia, tener paz mental, autosuficiencia, nuevos desafíos y prosperidad. Tus instintos dictan que tienes lo que más valoras. Pregúntese si necesita encontrar el coraje para seguir sus instintos, o si sus valores entran en conflicto y si necesita minimizar sus riesgos en este momento.

Cuando se sienta ansioso, impaciente o confundido, siga estos pasos para interpretar su reacción intestinal:

  • Respira y relaja tus músculos. Trate de sentir una emoción que abra la mente y el cuerpo (gratitud, amor, risa, curiosidad, compasión).
  • Pregúntese: «¿Qué me dice mi instinto?» Pregunte: «¿Mi reacción instintiva coincide con lo que más valoro?» ¿Tengo demasiado miedo de decir o hacer lo que dice mi instinto? No tienes que actuar ahora, solo fíjate.
  • Explore el contexto. ¿Me dicen otras personas qué hacer pero mis instintos se rebelan? ¿Qué reglas sociales me impiden escuchar mis tripas?
  • Dile a tu instinto lo que elijas ahora. Exprese su elección en voz alta y vea si su intestino se contrae o se relaja.
  • Sopesa la información antes de elegir

    Considere tanto lo que ha aprendido con su cabeza como con su instinto antes de dar el siguiente paso. Puede que no sepa cómo va a salir todo, pero al menos sabrá por qué hizo su elección. Luego, puede usar cualquier resultado que desee para ayudarlo a decidir qué hacer a continuación.