Seleccionar página

Los patrones de apego que experimentamos cuando somos niños tienen un impacto poderoso en nosotros a lo largo de nuestras vidas. Comprender nuestros apegos a nuestros padres u otros tutores influyentes puede darnos una visión increíble de por qué vivimos nuestras vidas hoy de la manera que lo hacemos y, en particular, cómo funcionamos en nuestras relaciones. Nuestras primeras relaciones sirvieron como modelos de cómo esperamos que funcione el mundo y cómo esperamos que se comporten los demás. Sin darnos cuenta, nos vemos llevados a recrear estos viejos modelos y dinámicas de nuestro pasado en el presente. Si hemos experimentado un patrón de apego inseguro (evitativo, ambivalente o desorganizado), es más probable que volvamos a experimentar inseguridad en nuestras relaciones más cercanas, especialmente con parejas románticas y con nuestros propios hijos.

Muchos de nosotros que experimentamos un patrón de apego inseguro temprano en la vida, sin saberlo, recrearemos experiencias tensas, hirientes o dolorosas en relaciones posteriores. Debido a que nuestros patrones de apego nos han dejado sintiéndonos inseguros e insensibles con nosotros mismos, es posible que no hayamos tomado las mejores decisiones en términos de las parejas que seleccionamos. A menudo elegimos personas con las que podemos reconstruir la dinámica de las relaciones de nuestro pasado, o las distorsionamos o las provocamos para recrear el clima emocional familiar en el que crecimos.

Para comprender nuestros patrones, es útil explorar las diferentes categorías de apego. Por ejemplo, si nuestro tutor no estaba disponible emocionalmente y no respondió a nuestra expresión de necesidades, es posible que hayamos desarrollado patrones de apego por evitación. Podemos tender a desapegarnos de nuestras necesidades, a avergonzarnos de tener necesidades y a tener una mala opinión de las personas que expresan necesidades. Si bien nuestra adaptación es tener patrones de apego de evitación / rechazo, tendemos a ser pseudo-independientes y a menudo estamos emocionalmente cerrados. En una relación, podemos resistir la cercanía o negar nuestras propias necesidades y no satisfacer las necesidades de nuestra pareja.

Por otro lado, si tuviéramos un padre que respondiera de manera inconsistente a nuestras necesidades, podríamos haber desarrollado patrones de apego ansiosos. Este tipo de padre respondió a nuestras necesidades a veces, pero en otras ocasiones actuó en función de sus propias necesidades al tener un hambre emocional de nosotros. Aprendimos a transmitir agresivamente nuestras necesidades de apego, a expresar nuestra angustia en voz alta y a aferrarnos a nuestros padres, a menudo gritando y gritando por su atención, pero nos sentimos vacíos. Es posible que nos hayamos convertido en adultos con un apego preocupado y tendemos a sentirnos ansiosos, inseguros, sospechosos y / o reactivos en nuestras relaciones adultas. En cada uno de estos casos, podemos ver cómo nuestras primeras adaptaciones pueden dañarnos o limitarnos tanto en la forma en que nos tratamos como en nuestras relaciones con los demás.

La buena noticia es que, como adultos, es posible desarrollar un apego seguro y ganado, un tema que cubriré en detalle en un próximo seminario web de dos partes, «Cómo ayudar a los clientes a desarrollar un apego seguro». Aquí, describiré tres formas clave de comenzar a sanar de nuestros primeros problemas de apego.

1. Crea una narrativa coherente

La investigación sobre el apego nos dice que para liberarnos de un ciclo de apegos tensos, necesitamos encontrarle sentido y sentir todo el dolor de nuestro pasado. Como explicó Daniel Siegel en su libro Mindsight, “El mejor indicador de la seguridad del apego de un niño no es lo que les sucedió a sus padres cuando eran niños, sino cómo sus padres dieron un significado a esas experiencias infantiles”. Por lo tanto, para reparar nuestra capacidad de apego y desarrollar una mayor seguridad interior como adultos, debemos estar preparados para crear lo que Siegel llama una «narrativa cohesiva» de nuestra experiencia.

«Resulta que simplemente haciendo ciertos tipos de preguntas autobiográficas, podemos descubrir cómo la gente le dio sentido a su pasado, cómo sus mentes moldearon sus recuerdos del pasado para explicar quiénes son en el presente», dijo. en Mindsight. . “Las respuestas que la gente da a estas preguntas fundamentales también revelan cómo esta narrativa interna, la historia que se cuentan a sí mismos, puede limitarlos en el presente y también puede hacer que transmitan a sus hijos el mismo legado doloroso que estropeó sus propios comienzos. días ”. En otras palabras, si podemos enfrentar nuestra historia y darle sentido, podemos cambiar el curso de nuestras vidas, nuestras relaciones y los patrones de apego que transmitimos a nuestros hijos.

Contar nuestra historia de manera coherente puede ayudarnos a resolver “traumas grandes y pequeños” en nuestras vidas. Si bien la gente puede pensar que el trauma es algo inusual o que amenaza la vida, la verdad es que la mayoría de nosotros hemos experimentado un trauma, ya sea un «gran trauma». ”, Una pérdida grave, abuso o evento que amenaza la vida, o un “Trauma pequeño”, un evento que puede no parecer tan dramático, pero que nos conmovió al causarnos angustia, miedo o dolor y cambió la forma en que nos vemos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea. Si no le damos sentido a nuestra experiencia, es probable que seamos desencadenados y afectados por nuestro trauma de formas de las que no somos conscientes, pero que nos causan un dolor considerable.

2. Elija una pareja con un estilo de apego más saludable

Otro enfoque para crear más seguridad en nuestros apegos adultos es involucrarnos con alguien que tenga un estilo de apego más saludable que el nuestro y que permanezca en la relación a largo plazo. Cuando desarrollamos un apego seguro a alguien que tiene un modelo de apego saludable, podemos desarrollar una mayor seguridad interior a medida que experimentamos activamente un nuevo modelo de cómo funcionan las relaciones.

Lecturas esenciales de archivos adjuntos

Por ejemplo, si un padre disponible intermitentemente nos ha dejado con mucha ansiedad, incertidumbre o celos en nuestras relaciones adultas, podemos ganar seguridad al estar con alguien que sea tranquilo y consistente. Si hemos crecido manteniéndonos y evitando la cercanía, tener una pareja que sea asertiva, receptiva y atenta puede permitirnos ser más vulnerables o confiados. Por supuesto, muchos de nosotros hemos experimentado apegos inseguros y muchos de nosotros nos enamoraremos de personas que han experimentado inseguridad. Estas situaciones están lejos de ser desesperadas. No siempre tenemos que depender de otra persona para satisfacer nuestras necesidades o ayudarnos a recuperarnos del pasado. Podemos trabajar dentro de nosotros mismos para desarrollar la seguridad interna y así tener relaciones más sólidas y saludables con los demás.

3. Ve a terapia

Una tercera forma increíblemente valiosa de desarrollar un apego seguro es la terapia. Una buena relación terapéutica permite a una persona formar un vínculo seguro con el terapeuta. Tener una experiencia emocional correctiva con alguien que siempre puede proporcionar una base segura y nos permite sentir y dar sentido a nuestra historia es un regalo que puede beneficiarnos en todas las áreas de nuestra vida.

Cada uno de nosotros soportó el dolor al principio de nuestra vida, incluso aquellos de nosotros que sentimos que crecimos con patrones de apego seguros. Cada uno de nosotros ha experimentado rupturas de relaciones y traumas, grandes y pequeños. Como resultado, cada uno de nosotros se beneficiaría del proceso de crear una narrativa cohesiva y formar vínculos más seguros, ya sea en una relación interpersonal o terapéutica. Cualquiera que sea nuestra historia, el desarrollo de la seguridad nacional es un proceso que nos da más libertad para convertirnos en nosotros mismos y vivir nuestras vidas y relaciones al máximo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies