Seleccionar página

Recientemente escribí una publicación en Instagram sobre cómo navegar entre la privacidad y el secreto en las relaciones íntimas. Insté a la gente a hacer la siguiente distinción: la privacidad crea intimidad, mientras que el secreto erosiona la privacidad.

La privacidad está ocupando un área que no se está observando. La privacidad nos recuerda nuestra soberanía y nuestra separación. La privacidad promueve la intimidad porque nuestra conexión con nosotros mismos sienta las bases para nuestra conexión con los demás. La soledad nos alimenta para que podamos alimentarnos unos a otros. Cultivar un mundo privado (por ejemplo, a través de un diario, actividades en solitario y el reino de las fantasías eróticas) nos ayuda a ser mejores socios íntimos. De esta manera, la privacidad es consensual: los socios están de acuerdo en que valorar una cierta separación respalda su unidad.

El secreto, por otro lado, no es consensual. El secreto implica elecciones que hago sin tu conocimiento, elecciones que pueden causar daño. La intimidad se construye en el espacio entre socios, pero los secretos nos impiden ser vistos, conocidos y comprendidos por completo. La energía que dedico a esconderte mi secreto es una energía que no dedico a la presencia, la empatía y la sintonía. La intimidad no se puede construir cuando hay partes de ti que están intencionalmente ocultas a la vista.

El impacto de las primeras violaciones a la privacidad

Había anticipado que la gente discutiría conmigo la complejidad de navegar entre la privacidad y el secreto. Y lo hicieron. Lo que no había anticipado era cuántas personas compartirían que luchan como adultos en las relaciones íntimas porque un padre había leído su diario sin su consentimiento cuando eran niños. Me enfermé del estómago leyendo comentarios como este:

  • «Mi mamá leyó mi diario y escribió comentarios humillantes en los márgenes».
  • «Mis hermanos leyeron mi diario y se lo mostraron a mis padres».
  • «Mi pariente encontró mi diario y lo tiró».

Cada una de estas historias terminaba con una línea como esta: «Fue hace décadas y nunca más llevé un diario». «

Mientras me sentaba con el impacto duradero de una violación temprana de la privacidad y la cantidad de autocomprensión (y, por lo tanto, la privacidad) se pierde cuando uno se siente incapaz de crear un espacio privado para sí mismo, decidí seguir con una publicación que animaba a los padres a permitir que sus hijos y adolescentes tengan un espacio privado sagrado para explorar sus pensamientos y sentimientos sin temor a represalias.

Esto ha llevado a varios padres a compartir conmigo historias de cómo descubrieron la tendencia suicida de su adolescente, la adicción a las drogas o el comportamiento de corte simplemente porque eligieron abrir y leer su diario. Tiene sentido que cuando un padre está preocupado por la salud y la seguridad física de su hijo, su instinto sea buscar el único lugar en el que creen que su hijo podría estar ocultándole información. Pero esta acción puede hacer que su hijo sospeche de usted y no quiera o no pueda confiar en los demás en el futuro.

Leer o no leer

Si planea leer el diario de su hijo adolescente, su primer paso es aclarar su motivación. Lo más probable es que quieras leerlo porque conoces a tu adolescente y algo anda mal contigo. Actúan de una manera que te molesta y te confunde. Tal vez ha intentado invitar a una conversación y ha sido bloqueado por el enfurruñamiento o la irritabilidad de su adolescente. Si es así, es posible que se sienta atrapado en una esquina. Al considerar si leer o no el diario de su hijo adolescente, le insto a que tenga en cuenta lo siguiente.

La diferenciación puede ser tanto normal como dolorosa: la adolescencia es una época en la que nuestros hijos comienzan a diferenciarse de nosotros. Anhelan autonomía e independencia … y privacidad. Dos cosas pueden ser ciertas a la vez: (1) su deseo de privacidad es normativo desde el punto de vista del desarrollo, y (2) su incomodidad con su necesidad de privacidad es normativo. Cada etapa del desarrollo de un niño presenta a los padres un nuevo conjunto de sentimientos y desafíos. Aquí hay algunas preguntas para aumentar la conciencia de su relación:

  • ¿Qué le parece cuando su adolescente está pidiendo a gritos un espacio para sí mismo?
  • ¿De qué estás sufriendo en esta nueva dinámica?
  • ¿Qué te recuerda esto de tu pasado?

Cuanto más pueda explorar con curiosidad y compasión cómo se siente acerca del comportamiento de su adolescente, más podrá optar por responder en lugar de reaccionar.

La dinámica de las relaciones merecen su atención: cuanto más actúe su adolescente fuera de la norma, más estresado y ansioso se sentirá usted. Cuanto más estresado y ansioso se sienta, más se echará atrás y / o se reirá de usted su adolescente. El ciclo puede cobrar vida propia. Su mayor ansiedad puede hacer que busque el control y la certeza que imagina que proviene de leer su diario. Los invito a considerar otras formas de conexión.

  • Habla con un terapeuta familiar que pueda guiarte hacia un tipo diferente de conversación.
  • Cambia tu parte de «el baile». Deja de perseguir por un tiempo. Concéntrese en otras formas de conectarse, como una actividad compartida.
  • Resista la tentación de reaccionar. Si su hijo adolescente se abre a usted, responda primero con empatía y validación, en lugar de resolver problemas.
  • Cuidate. Cuanto más estresados ​​y agotados nos sentimos, más «codificamos» el mundo que nos rodea como peligroso y fuera de control (incluido el mundo de nuestra relación con nuestro adolescente).

Cuando cambias tu enfoque de «¿Qué estás escondiendo?» «Para» ¿Cómo estamos conectados? Está creando un colchón de positividad que lo hará sentir más accesible para su adolescente.

La advertencia tecnológica

Si la agenda y el teléfono son espacios para una mayor autonomía y salidas creativas, lo que está en juego es obviamente mucho más en línea que en papel. Tiene sentido que un padre quiera monitorear el uso de Internet y evitar que su hijo acceda a material inapropiado o inseguro. Los adolescentes más jóvenes, en particular, se benefician de cierta supervisión, ya que su desarrollo carece de la capacidad para crear límites seguros y ejercer un buen juicio. Se podría argumentar que los padres a menudo pagan las facturas del teléfono y es posible que deseen asegurarse de que los mensajes de texto se envíen correctamente. El término medio tecnológico es una revista protegida con contraseña, lo que justifica la mayor libertad que ofrece una revista impresa en comparación con la vigilancia más estricta que ofrecen las redes sociales.

Acuerdos de confidencialidad

Debido a que había tanto interés en este tema, me comuniqué con mis compañeros maestros y médicos del Instituto de la Familia para obtener sus consejos sobre cuándo sería apropiado leer el periódico o el teléfono de un niño. Espero que estas palabras puedan proporcionarle algún tipo de «guía»:

  • Crea reglas básicas. La prevención es la mejor medicina. Cuando su hijo compre un periódico, hablen juntos sobre los límites. Por ejemplo, dígales que no lo leerá a menos que le preocupe el riesgo de sufrir un daño grave a sí mismo oa otra persona. Esto le dice a su adolescente que su diario es un espacio privado y describe un escenario limitado pero muy específico en el que cruzaría esa línea de privacidad. Otro trato que podría hacer es que nunca lo leerá sin preguntarles primero.
  • Hable con su hijo adolescente sobre sus preocupaciones. Hable con su hijo adolescente sobre el estrés y la ansiedad que siente en respuesta a los cambios que observa. Puede preocuparse y respetar la independencia de su hijo adolescente. Si su hijo adolescente está experimentando algo que se beneficiaría de una conversación amorosa y empática, su disposición a liderar con cuidado contribuirá en gran medida a abrirlos a usted.
  • Validar. Busque oportunidades para enviar mensajes de validación (“Entiendo”) y tranquilizadores (“Te amo pase lo que pase”) a su hijo sobre las dificultades que encuentra en situaciones cotidianas. Éstos sientan las bases para que se abran a las situaciones más extraordinarias.

La investigación confirma lo que muchos de nosotros ya sabemos: escribir en un diario nos ayuda a explorar nuevos pensamientos y sentimientos, a deshacernos de los problemas que pesan mucho en nuestra mente y a reflexionar sobre nuestras fantasías y sueños. Llevar un diario proporciona un espacio íntimo para que los adolescentes expresen abiertamente pensamientos que pueden encontrar confusos, vergonzosos o incluso vergonzosos. Cuando un adolescente mantiene la esperanza de que le espera esta salida, es posible que se sienta lo suficientemente cómodo como para compartir todo, desde detalles personales sobre su último enamoramiento hasta pensamientos aterradores y controvertidos.

Romper la confianza de su adolescente leyendo su diario puede crear un efecto dominó que durará toda la vida. Acceder a pensamientos o sentimientos privados en un momento en el que su adolescente está tan emocionado de tener su propio espacio puede enviarle sin darse cuenta el mensaje de que la intimidad dentro de una familia o relación existe, no. Cuando su adolescente se convierte en adulto y comienza a explorar sus propias relaciones íntimas, se lleva este mensaje consigo. Entonces, antes de tomar la decisión de leer el diario de su adolescente, piense en las consecuencias duraderas.

Para este artículo, recibí comentarios de los siguientes médicos del Instituto de la Familia de la Northwestern University: Allen Sabey, Shari Rogers, Chrishane Cunningham, Aaron Cohn. Gracias también a mis asistentes graduadas, Megan Gaumond y Samantha Hardy, por su ayuda con este puesto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies