Seleccionar página

Fuente: Ron Lach/Pexels

Todos colectivamente giramos fuera de control. Se manifiesta de manera diferente de persona a persona. Nos disparamos, nos impactamos visceralmente y tenemos la tendencia a reaccionar espontáneamente y, a menudo, sobreactuar. Perdemos de vista nuestra relación y nos volvemos estrechos hacia nuestros pensamientos y sentimientos. Muchos de nosotros nos volvemos defensivos, autoprotectores y cerrados. Debido a que todos somos tan únicos en nuestros pensamientos y sentimientos, la misma circunstancia puede ocurrir y dos personas pueden reaccionar y procesarla de manera muy diferente.

Comprender nuestros disparadores

Presentamos naturalmente con nuestra narrativa y pensamientos e ideas predeterminados sobre nosotros mismos, los demás y el mundo en general. Esto a menudo nos lleva a juzgar, criticar y sacar conclusiones falsas, lo que inevitablemente evoca pensamientos y sentimientos incómodos sobre nosotros mismos, otra persona o, a veces, ambos. ¿Con qué frecuencia tenemos una discusión y, antes de darnos cuenta, hemos perdido de vista el motivo de la discusión o nos encontramos en un abismo de exasperación porque estamos tan concentrados en expresar nuestro punto de vista que hemos dejado de escuchar y tratar de entender a la persona con la que estamos hablando?

Nuestros desencadenantes son un recipiente directo que facilita nuestra autoconciencia. Cuando nos disparamos y experimentamos esa punzada aguda, nos conectamos con nuestros valores, lo que es significativo para nosotros y la dirección que queremos que tome nuestra vida. Cuando nuestra mente se sale de control, podemos aprovechar la oportunidad de crecer a partir del proceso. A través de estos recordatorios, puede aprender a concentrarse en lo que es realmente importante para usted y actuar de una manera que fortalezca su compasión y confianza en sí mismo, en lugar de frustrarlas.

10 recordatorios relacionales cuando tu mente está fuera de control

  • Un desencadenante de mi(s) relación(es) pasada(s) puede estar extendiéndose a mi relación actual. Todos tenemos desencadenantes de relaciones. Estos a menudo se derivan de nuestra familia de origen y relaciones formativas. Tienes nociones preconcebidas sobre lo que te hace sentir notado, validado, seguro y apreciado entre muchas otras variables relacionales. Sus reacciones actuales pueden provenir de pensamientos y sentimientos no procesados, sus respuestas automáticas que son representaciones de habilidades de afrontamiento que sirvieron para «protegerlo» o su sistema nervioso simpático que se activa. Comprender mejor sus desencadenantes lo ayuda a evitar quedarse encerrado en su historia/narrativa y olvidar que existen otras posibilidades más allá de sus pensamientos y sentimientos actuales.
  • Nadie puede leer mi mente. Esperamos que los demás automáticamente nos entiendan o intenten hacerlo. Nadie podrá leer tu mente, por mucho que te gustaría que lo hicieran. Expresar cómo te sientes, en lugar de expresar tus pensamientos y sentimientos, es fundamental en cualquier relación.
  • Sea abierto y curioso en lugar de cerrarse y apagarse. Pregúntate si estás en un estado de conexión o de protección. Eso ayuda a enfocar su conciencia en sus pensamientos, sentimientos y sensaciones corporales y evaluar qué tan abierto está a escuchar, sanar y reparar.
  • Pregúntese: «¿Cuál es mi parte en esto? ¿Puedo aceptarlo, enfrentarlo y trabajar con él?» Cuando se trata de relaciones, todos tenemos un papel en la dinámica que se desarrolla. Está en nuestra naturaleza desviar y culpar, en lugar de compartir la responsabilidad por lo que no salió bien. Entonces tendríamos que enfrentar nuestras imperfecciones y partes no deseadas, y puede obligarnos a hacer un esfuerzo intencional para promover un cambio personal o decidir distanciarnos o dejar una relación. Nuestra propensión es evitar la incomodidad; nuestro desafío es sentirnos de esa manera pero permanecer comprometidos a pesar de los sentimientos.
  • No dejes que tus inseguridades impulsen tus comportamientos. Todos tenemos inseguridades personales que a veces sacan lo mejor de nosotros. En cuanto a las relaciones, tienden a acorralarnos para que hagamos amplias generalizaciones sobre quiénes y cómo somos. Es posible que a veces te encuentres pensando: «Espero que realmente no descubran cómo soy» o «Solo les gusto porque…». poner comportamientos.
  • Puedo ser consciente y reservar mis juicios porque no todo es lo que parece. Cuando tenga una reacción emocional intensa hacia alguien, reconozca que a menudo activa un juicio sobre su comportamiento y quiénes son. Etiquetar intencionalmente el juicio y ponerlo metafóricamente en reserva. Reconoce que no todo es lo que parece. Piense en cuántas veces juzgó mal, acusó falsamente o se equivocó sobre algo o alguien, solo para descubrir que se había equivocado. Todos hemos estado allí.
  • Los comportamientos de actuación no son un reflejo de quiénes son usted u otros fundamentalmente. Tú u otros pueden actuar mal y no ser malos. A menudo hacemos juicios generales y generalizaciones sobre nuestro comportamiento y el de los demás en lugar de reconocer que es solo un momento en el tiempo y parte de, no todo, quiénes son ustedes o ellos.
  • Evalúe si está “debiendo” y va por el camino de culpar, avergonzar o condenar. Apegarnos a nuestros absolutos de deberían, deberían o deben engendra pensamientos y comportamientos exigentes y controladores. No se espera que nadie piense, sienta y se comporte como tú. Trate de mantener la curiosidad y la flexibilidad, y comprenderse a sí mismo ya los demás, en lugar de exigir y hacer cumplir expectativas y reglas estrictas, a veces poco realistas.
  • Otra persona no necesita validar mis pensamientos, sentimientos o experiencia. La validación es un trabajo interno. A menudo escucho a personas decir que, a menos que la otra persona sienta y exprese remordimiento o tristeza por haber sido hiriente, entonces no se sentirá totalmente reivindicada y validada. El crecimiento ocurre desde adentro, no desde afuera. Es posible que otra persona no piense ni sienta como tú; de lo contrario, ¿por qué haría lo que hizo? Su validación proviene de tener una idea de lo que era contrario a sus valores y tener autocompasión por cómo eso podría haberlo impactado negativamente. La autovalidación puede ser: “Me siento triste porque me maltrataron, y mis valores dictan que todos merecen ser tratados con respeto, incluyéndome a mí”.
  • Intenta centrarte en los valores que subyacen al comportamiento. Cuando usted o alguien con quien está interactuando tiene una fuerte reacción, intente pensar o extrapolar qué valor es intrínsecamente importante y motiva su comportamiento o el de ellos. Algunos valores que se pueden oponer son la conexión, la confianza, la responsabilidad, la consideración, etc. Cuando obtenga esta comprensión, puede pasar del contenido a una conversación más profunda y significativa sobre lo que es realmente importante.
  • Debido a nuestras reacciones, dictadas por nuestra neurocognición, nuestras historias, la forma en que somos socializados, etc., hace que sea casi imposible ser consciente de nuestras acciones en todo momento. Todavía tenemos una responsabilidad personal con nosotros mismos y con los demás de estar conscientes y reflexionar, ser introspectivos y reaccionar con calma y atención. Deje que estos recordatorios relacionales lo ayuden a promover relaciones más maduras, enriquecedoras y satisfactorias.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies