Seleccionar página

El hermano adolescente de mi amigo tenía un grave problema con la bebida. Salía tarde, volvía a casa borracho en las noches de escuela y tenía un accidente con el coche de la familia. El problema era tan grave que toda la familia: el padre, la madre, las 3 hermanas y el hermano fueron a terapia. Una vez en terapia, el terapeuta se centró en la madre. El terapeuta pasó varias sesiones preguntando a la madre cómo crió a su hijo y preguntándole al hijo por qué estaba enojado con su madre. Después de varias sesiones centradas en el conflicto madre-hijo, el terapeuta le dijo a toda la familia que la madre era la causa de que Kevin bebiera.

Existen varias teorías sobre la adicción. Todos son imperfectos. Todas son explicaciones parciales. Sin embargo, todo terapeuta tiene ciertos prejuicios. Estos prejuicios influyen en su terapia, como en el caso del hermano de mi amigo. Por esta razón, es importante conocer y desafiar las teorías de la adicción. El terapeuta que le dijo a la madre de mi amiga que ella hizo que su hijo bebiera alcohol fue influenciado por el psicoanálisis.

Según Freud, iniciador de la teoría psicoanalítica, la personalidad se compone de tres componentes: el ello, el superyó y el yo. El ello es instintivo, impulsivo e infantil. Quiere la satisfacción inmediata de necesidades, deseos y anhelos. En el caso del alcohólico, el identificador tiene sed de alcohol. El superyó a veces se ve como el padre o la conciencia. Es el componente moral de la personalidad. El superyó distingue lo «bueno» de lo «malo» y su función es controlar los impulsos del ello. Finalmente, el ego es similar al adulto y media entre el ello y el superyó.

La ansiedad es una fuerza impulsora en la teoría psicoanalítica. La ansiedad indica una amenaza, pero puede abrumar al ego. Cuando la ansiedad es abrumadora, una persona se basa en mecanismos de defensa como la negación, la evitación, la racionalización, la regresión, la proyección, etc. como se mencionó en mi publicación anterior. La negación, en particular, es común entre los drogadictos que con frecuencia niegan tener un problema.

Una visión psicoanalítica contemporánea del abuso de sustancias es que es una defensa contra la ansiedad (Thombs, D. 2006). Los adictos a las drogas abusan del alcohol u otras sustancias para protegerse contra la ansiedad abrumadora y otras emociones dolorosas como la soledad y la depresión. Un acrónimo común en los círculos de adicción a las drogas es HALT, que significa hambriento, enojado, solo y cansado. Estas son emociones que conducen a la vulnerabilidad y la consiguiente adicción. Desafortunadamente, cuando se usa alcohol para prevenir situaciones que provocan ansiedad, el abusador nunca crece. Nunca desarrolla mecanismos de afrontamiento adecuados. En cambio, simplemente agarran la botella (¿O … tal vez es una fijación oral?). Por ejemplo, el bebedor solitario que se sienta en la cama todo el día viendo televisión evita ir a una entrevista de trabajo, hacer nuevos amigos y aprender a lidiar con el rechazo. El alcohol se usa para reducir la ansiedad y prevenir situaciones de amenaza.

Para el terapeuta de Kevin, fue su madre quien lo sobreprotegió, cedió a su identidad y causó su borrachera. Varias sesiones después, Kevin todavía no había dejado de beber, todavía eludía la responsabilidad por su comportamiento, pero el resto de la familia culpaba a mamá y ella se sentía muy, muy culpable.

Thombs, D. (2006). Introducción al comportamiento adictivo. Nueva York: Guilford Press.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies