Seleccionar página

Se ha escrito tanto sobre el estrés que se podría pensar que ya se ha dicho todo lo que se puede decir. Pero hay temas que no son ampliamente reconocidos y sin embargo tienen importancia tanto científica como para el individuo.

Fuente: David Garrison/Pexels

El estrés tiene múltiples componentes. Hay «factores de estrés», eventos y condiciones que inician el estrés; mediadores cognitivos, como la percepción e interpretación de estresores; respuestas al estrés, como emociones negativas y cambios fisiológicos; actividad de afrontamiento, nuestros esfuerzos mentales y conductuales para manejar los factores estresantes y sus efectos subjetivos; y los resultados, como la enfermedad.

No todo está en tu cabeza

Están sucediendo muchas cosas allí, y se vuelve más complejo cuando analiza el afrontamiento, lo que puede ser importante para determinar los resultados del estrés. La lista de posibles respuestas de afrontamiento es muy larga y ha habido desacuerdo sobre la mejor manera de categorizar las diferentes formas de afrontamiento como un medio para crear una mayor claridad conceptual.

Por ejemplo, el afrontamiento se ha descrito como centrado en el problema o centrado en la emoción, dependiendo de si está dirigido directamente a la situación estresante o a la forma en que nos hace sentir. Alternativamente, el afrontamiento se ha descrito como comprometido o desvinculado, dependiendo de si implica abordar activamente el estrés o evitarlo, lo cual podría involucrar un problema o un enfoque emocional.

Estas complejidades han causado consternación entre algunos científicos, como cuando un presentador en una conferencia, burlándose de las múltiples facetas del estrés y el afrontamiento, afirmó que “todo en la vida es estresante y todo lo que haces es afrontamiento”.

Esta complejidad tiene un corolario muy importante: no existe un método preferido para medir el estrés. Algunos implican contar la cantidad de eventos estresantes que una persona ha experimentado recientemente. Otros consisten en calificaciones de la propia sensación de que las cosas han sido impredecibles, fuera de control y, bueno, cuán «estresado» se siente uno. Aún otros evalúan la percepción de que las condiciones actuales, como las asociadas con la ocupación o la vida familiar de uno, plantean demandas excesivas pero brindan poca libertad para manejarlas mejor. El estrés también se ha medido en términos de respuestas fisiológicas a factores estresantes de laboratorio o de la vida real, incluidos cambios en la actividad cardiovascular y la secreción de hormonas del estrés.

Así es: probablemente no sepa cuánto estrés está bajo

Aquí está el problema: las listas de verificación de autoinforme, las escalas de calificación y las medidas fisiológicas utilizadas en la investigación del estrés no se correlacionan mucho entre sí. Una persona puede informar con precisión que está muy estresada sin mostrar cambios proporcionales en la actividad fisiológica; otro puede mostrar precisamente el patrón opuesto (Newton & Contrada, 1992). De ello se deduce que usted no es plenamente consciente de su nivel de estrés. De hecho, no tienes un (único) nivel de estrés. Puede saber si se siente estresado; pero eso no proporciona una indicación precisa de lo que el estrés le está haciendo a su cuerpo. Y aunque no sentirse estresado es generalmente algo bueno, lo que el estrés le hace a nuestro cuerpo puede ser más importante para la salud.

Por lo tanto, saber qué es el estrés y cómo afrontarlo no es suficiente. También sería útil saber qué está pasando dentro de nuestros cuerpos.

Fuente: Andrea Piacquadio/Pexels

Fuente: Andrea Piacquadio/Pexels

El estrés agudo, causado, por ejemplo, por un conflicto interpersonal o un peligro físico extremo, produce aumentos en la frecuencia cardíaca, la presión arterial y otras respuestas cardiovasculares que pueden contribuir a la enfermedad cardíaca. La investigación sobre esto a menudo se discute en términos de sus posibles implicaciones para las personas.

pixabay/pexels

Fuente: Pixabay/Pexels

Pero no existe una manera fácil para que una persona pueda medir esas respuestas fisiológicas. Es poco probable que su percepción o respuesta emocional subjetiva a los factores estresantes interpersonales y ocupacionales proporcione una indicación precisa. Es casi como tratar de medir sus niveles de colesterol sérico, un factor de riesgo para enfermedades del corazón, solo a través de la introspección.

¿Estás haciendo muy poco para controlar el estrés? ¿O demasiado?

Podría ser posible lidiar con esta incertidumbre en casos extremos en los que una persona está demasiado preocupada por el estrés o no lo está lo suficiente. Estoy al tanto de investigaciones que proporcionan una forma bien validada de identificar a tales individuos. Pero si nunca se le ocurrió que el estrés podría estar dañando su cuerpo, puede ser conveniente comenzar a examinar todos los componentes del estrés lo mejor que pueda para ver si puede estar ignorando un problema de estrés para que pueda comenzar a pensar en formas. de tratar con eso.

Por otro lado, si tiene estrés en el centro de su pantalla de radar, obsérvelo continuamente y emplee regularmente varias técnicas de manejo del estrés, bien por usted. Solo asegúrese de no enfatizar demasiado el estrés y descuidar otros factores relacionados con la salud que pueden merecer una mayor atención. Ya sabes, los sospechosos habituales, como la dieta, el ejercicio, el sueño y la atención médica cuando está indicado.

El estrés no es una experiencia de igualdad de oportunidades, pero es un jugador de equipo

Otra estrategia es identificar sus objetivos de salud y trabajar hacia atrás a partir de ahí. El estrés no juega un papel igualmente importante en todas las condiciones médicas (Cohen, Murphy y Prather, 2019). Por ejemplo, la evidencia es más sólida para los trastornos cardiovasculares que para el cáncer. Haga un poco de tarea y evalúe su estado de riesgo para varias condiciones potencialmente relacionadas con el estrés.

Es importante conocer el estado de riesgo general porque el estrés no actúa unilateralmente para producir un problema de salud física dado. Pero tal vez actúe como un punto de inflexión. Si su perfil de riesgo para un trastorno relacionado con el estrés en particular es alto, basado en factores distintos al estrés, entonces, además de atender a otros factores de riesgo, el estrés puede ser un enfoque más importante para usted de lo que ha supuesto.

Debemos tener cuidado de no exagerar ni subestimar el impacto del estrés en nuestra salud física. Deberíamos revisar todos los componentes del estrés lo mejor que podamos en lugar de un solo indicador. Y deberíamos tratar de identificar las formas de enfermedades relacionadas con el estrés a las que podemos ser más vulnerables.

Si ha estado asumiendo que está libre de estrés, tiene el estrés bajo control o es inmune a sus efectos, tal vez debería mirar más de cerca. Por otro lado, si el estrés y su manejo son tan importantes que dominan su actividad diaria, tal vez relájese un poco, o al menos asegúrese de no perderse otras buenas formas de invertir tiempo y energía.

No todo en la vida es estresante, pero mucho lo es. Hay cosas que deberíamos estar haciendo además de lidiar con el estrés. Pero tenemos que darle al diablo lo que le corresponde.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies